Siguenos en:
Miércoles
 20 de Noviembre de 2019
Santa Cruz
Los policías lo dieron por muerto
Taxista sufre un infarto, choca y salva de milagro
Paramédicos de Udem estuvieron casi media hora practicándole reanimación cardiaca. Está internado en el Japonés.
Sábado,  24 de Mayo, 2014
Taxista-sufre-un-infarto,-choca-y-salva-de-milagro-
Ref. Fotografia: Susto y milagro. El hombre estuvo echado inconsciente en un camilla donde los paramédicos lo reanimaron.

El milagro se puso de lado para el taxista Marcelo Araúz Vargas, que ayer por la mañana sufrió un preinfarto cuando circulaba por el Parque Industrial llegando a impactar frontalmente su vagoneta Toyota Corolla placa 1743-RLI contra un jeep Suzuki color rojo placa 1024-CRP. Tras la colisión, el chofer de 58 años quedó convulsionando en el asiento del taxi y fue auxiliado inicialmente por Ludwing Hirahola, dueño del motorizado afectado. "Pensé que era epiléptico y intenté evitar que se muerda la lengua, pero estaba mal", señaló el protagonista. Paramédicos de Udem que llegaron a socorrerlo lo introdujeron en su ambulancia totalmente inconsciente por lo que procedieron a reanimarlo con masajes y choques eléctricos por casi media hora.

Oraron por su salud. Su esposa y sus familiares llegaron al poco tiempo, desesperados de ver la situación de Araúz postrado en una camilla plástica sin signos de vida. Una familiar que se echó a llorar, se alejó de la ambulancia y comenzó a orar hasta que sus plegarias fueron escuchadas y el hombre finalmente reaccionó y fue trasladado de urgencia al hospital Japonés. Mientras todo esto sucedía, los uniformados que atendieron el caso, dispersados a pocos metros del lugar del accidente lo daban por muerto. "Murió... no se pudo hacer nada", decía un policía. Los médicos señalaron que el chofer fue atendido oportunamente.

Su esposa contó que Araúz había salido como todas las mañanas de su domicilio a la central del radiomóvil donde trabaja a iniciar su jornada laboral. La mujer descartó que su marido sufra de ataques de epilepsia y agradeció a Dios que esté vivo.