Siguenos en:
Martes
 18 de Septiembre de 2018
Santa Cruz
En un crimen relacionado a una situación pasional
Un hombre mata a tiros a tres niños y se quita la vida
Conmoción. José Daniel Antelo Ruiz, de 38 años, no habría aguantado que su expareja lo deje y tomó la decisión de vengarse con los sobrinos de la mujer.
Sábado,  30  de Noviembre, 2013
Un-hombre-mata-a-tiros-a-tres-ninos-y-se-quita-la-vida
Ref. Fotografia: Drama. En la humilde vivienda del barrio Calmer, escena del crimen, el desconsuelo del papá y la abuela fue desolador.

Por motivos aún inexplicables, José Daniel Antelo Ruiz, de 38 años, exconcubino de Kindy Nogales Suárez, irrumpió ayer en una humilde vivienda de la urbanización Calmer del barrio El Fuerte y mató a tiros a sus tres sobrinos políticos, de entre ocho meses y cuatro años de edad. La tragedia ocurrió ayer, a las 12:30, cuando los menores almorzaban junto a sus abuelos maternos.

El sangriento crimen culminó  con el autor del hecho quitándose la vida con un tiro por debajo del maxilar. En tanto que los abuelos Fausto Nogales y María de Nogales fueron evacuados al hospital Japonés con varias heridas graves.

Los detalles del hecho.
Los cuerpos de los menores fueron trasladados al mediodía de ayer a la morgue del hospital San Juan de Dios. Según el informe forense, Alexis (4), Massiel (2) y Alexia (8 meses) Justiniano Nogales fueron acribillados sin piedad alguna con un tiro en la cabeza, cada uno.

Francisco Melendres, vecino de la zona, relató que el pistolero ingresó de manera violenta.

"Cuando llegamos al lugar, los niños estaban muertos, el mayorcito sentado con la cabeza en su plato de comida, el segundo pegado a la mesa y la bebecita se encontraba en su hamaca. Los abuelos moribundos en el piso y el asesino muerto", relató.

Según  el informe preliminar del fiscal, Freddy Durán, el autor del hecho utilizó dos armas de fuego, una de calibre 22 y otro de 38. "Los niños murieron con  tiros en la cabeza con arma de calibre 22 y  este sujeto se quitó la vida con un 38", informó.

Los primeros indicios. Las primeras conclusiones que hace tanto la Policía y el Ministerio Público, dan cuenta de un crimen pasional de complejas situaciones. El drama familiar está aún en proceso de investigación.

Hasta donde pudo establecer El Día, según los testimonios recogidos de la propia familia, se presume que el asesino, Daniel Antelo (esposo hasta hace un año atrás de la tía de los menores), una hora antes del hecho había enviado dos mensajes de texto al teléfono celular de su exmujer: "Si no vuelves conmigo, atenete a las consecuencias"; "Como no quisiste volver, vas a llorar más".

El fiscal Durán mencionó que el sujeto había amenazado a la tía de los menores una hora antes y a eso del mediodía llevó a cabo su venganza a causa de su ruptura pasional.  Ningún familiar del hombre apareció para reclamar su cuerpo en la morgue.

Gisela Nogales Suárez y Alexander Justiniano, padres de los niños, entre llantos y congoja expresaron su desconsuelo por  un hecho el que sus hijos no tenían nada que ver. "Por qué hicieron todo esto", exclamaron ambos.

Entrevista
Alexander Justiniano
Padre de Familia

‘Somos víctimas de todo esto’

Para Alexander Justiniano y Gisela Nogales, sus hijos Alexis, Massiel y Alexia, eran los únicos tesoros de su vida. Ellos aún no encuentran consuelo, por el destino tan cruel que tuvieron sus “angelitos”.

P. ¿Qué cree que pasó?

A.J.: Este señor era cuñado de mi mujer. Como rompieron la relación con su esposa, la única que podía salvar el pellejo era mi cuñada, pero no así cobrándose con mis hijos. No se puede abusar de la manera más cruel de mis niños.

P. ¿Él vivía con su cuñada?

A.J.: No sé exactamente cómo vivía. Él tenía una relación con la hermana de mi esposa mucho tiempo. Pero se separaron porque no pudieron conllevar una vida normal.

P. ¿Cuál era su conducta?

A.J.: Solo mi cuñada debe responder. Él parecía un tipo normal. Yo no sé por qué tomó esa decisión de vengarse con mis hijos. Yo trabajo humildemente y mi esposa también, nosotros somos víctimas de todo.

Tragedia
Un drama familiar que no tiene explicación

Padres.  Los padres de los tres niños, Alexander y Gisela, cada uno se ganan la vida, el primero de taxista y la esposa de cajera de una entidad bancaria.

Cuidado. Todos los días, por motivos de trabajo, los tres niños quedaban al cuidado de los abuelos maternos en el barrio Calmer.

Heridos. Hasta el cierre de esta edición, los malheridos abuelos aún estaban en terapia intensiva del hospital Japonés.

Acerca del autor:
Ismael--Luna-Acevedo
Ismael Luna Acevedo
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día