Siguenos en:
Miércoles
 28 de Octubre de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Internacional
31 Muertos en dos ataques
Tiroteo reabre debate sobre armas, Trump se ve en una disyuntiva sobre el control de estas
Polémica. Tras las muertes ocurridas en dos ciudades de EEUU, hasta el presidente se ha visto abierto a endurecer un poco más el control de armas.
Viernes,  9 de Agosto, 2019
Tiroteo-reabre-debate-sobre-armas,-Trump-se-ve-en-una-disyuntiva-sobre-el-control-de-estas
Ref. Fotografia: Protestas. La llegada de Donald Trump a El Paso, tras la masacre. generó controversia por su retórica anti inmigración

Después de cada matanza, EEUU se sumerge en el mismo ritual: algunos sectores de la sociedad piden restringir la venta de armas, mientras que otros -encabezados por la Asociación Nacional del Rifle (NRA)- ven su derecho amenazado y arremeten contra cualquier intento de limitarlo. 

La visión de Trump. El último fin de semana, en menos de 24 horas y a más de 2.500 kilómetros de distancia entre sí, dos hombres blancos usaron fusiles de asalto para disparar contra los vecinos que compraban en un centro comercial de El Paso (Texas) o se divertían en una zona de ocio de Dayton (Ohio), dejando en total 31 muertos.

Para el presidente de EE.UU., Donald Trump, el problema no es la capacidad de sus conciudadanos para comprar armas diseñadas para la guerra, sino los desequilibrios mentales de "unos monstruos".

Hasta ahora, la Administración Trump ha hecho dos propuestas: la aprobación de leyes estatales que permitan a un juez prohibir la posesión de armas a personas con enfermedades mentales y la imposición de la pena de muerte para aquellos que cometen crímenes de odio o tiroteos masivos.

Esa última propuesta se produce justo cuando las autoridades de El Paso investigan si el tiroteo que ocurrió en esa ciudad puede ser considerado "un crimen de odio".

Minutos antes de comenzar a disparar, el autor del tiroteo en El Paso, Patrick Crusius, supuestamente publicó en internet un manifiesto racista en el que aseguraba que su ataque, que ha dejado 22 muertos, era una "respuesta a la invasión hispana de Texas", estado fronterizo con México.

El documento usa el lenguaje que el mandatario ha empleado en varias ocasiones para referirse a la comunidad hispana, especialmente en sus discursos de campaña. Trump ha llamado "animales" a los inmigrantes y ha afirmado que la inmigración procedente de Latinoamérica es una "invasión" contra EE.UU.

Frente a ello, gran parte de la veintena de candidatos demócratas a las elecciones de 2020 han echado la culpa a Trump y lo han acusado de estar promoviendo el racismo.

Polémica permanente. Incluso, en un comunicado, el expresidente Barack Obama instó el lunes pasado a los estadounidenses a "rechazar por completo el lenguaje que sale de la boca de cualquier líder que alimente un clima de miedo y odio o normalice sentimientos racistas", en un comentario que parecía aludir a Trump, aunque no lo mencionaba por su nombre.

El martes, Trump se dio por aludido y respondió a Obama con una cita del presentador Brian Kilmeade de la cadena conservadora Fox.

"El presidente Obama tuvo 32 tiroteos masivos durante su mandato. No mucha gente dijo que Obama estuviera fuera de control", afirmó el mandatario citando a Kilmeade y tratando de hacer frente a quienes lo acusan de haber incitado al odio con su discurso contra la inmigración.

Entretanto, miembros del Gobierno de Trump, como el secretario interino de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, aprovecharon para solicitar más recursos para combatir el terrorismo doméstico.

La Asociación de Agentes del FBI se hizo eco de esas peticiones y consideró este martes que el Congreso debe tomar medidas para que los delitos que comenten los nacionalistas y supremacistas blancos dentro de EE.UU. sean considerados igual de graves que aquellos que perpetran los yihadistas en el extranjero.

"Los actos de violencia que buscan intimidar a la población civil o influir o afectar las políticas del Gobierno deben ser perseguidos judicialmente como terroristas domésticos sin importar la ideología que esté detrás de ello", afirmó en un comunicado la asociación, que agrupa a 14.000 policías federales en activo o retirados.
 
Peligro constante. De esa forma, Estados Unidos ha vuelto a sustituir el debate sobre el control de armas por discusiones en torno al terrorismo doméstico o la posesión de pistolas por parte de quienes sufren enfermedades mentales.

En EEUU, donde viven 319 millones de personas, las pistolas exceden el número de habitantes. En concreto, la proporción de armas por cada 100 personas asciende a 120, según recoge "The Small Arms Survey", un estudio elaborado por el Instituto de Altos Estudios Internacionales de la Universidad de Ginebra (Suiza).

31 muertos 
hubo en dos ataques; 22 El Paso, Texas, y otros 9 en Dayton, Ohio.

120 pistolas 
por cada 100 habitantes existe en promedio en Estados Unidos.


Hay ocho veces más armas por habitante que Europa

En Estados Unidos, el número de armas por cada 100 personas asciende a 120, según recoge “The Small Arms Survey” -un estudio elaborado por el Instituto de Altos Estudios Internacionales de la Universidad de Ginebra (Suiza)-, una cifra muy superior a la registrada en la Unión Europea (UE), donde no se alcanzan las 15 armas por cada centenar de habitantes. 

Los tiroteos masivos del pasado fin de semana en El Paso (Texas) y Dayton (Ohio), que se saldaron con un total de 31 víctimas mortales, avivan de nuevo el debate entre líderes políticos en ese país por una reforma del control y uso de armas en EEUU. 

Mientras que el presidente estadounidense, Donald Trump, condena "el fanatismo y el supremacismo blanco" e insta a aplicar la "pena de muerte" con ejecuciones “más rápidas” para los autores de tiroteos masivos, líderes demócratas piden un mayor control de armas y aseguran que el discurso de Trump promueve ideologías radicales.

Asociación del rifle mantiene su postura inalterable

La Asociación Nacional del Rifle de EE.UU. (NRA, en sus siglas en inglés) salió ayer al paso de las críticas hacia su organización después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, se haya mostrado abierto en las últimas horas a endurecer el control de armas.

"La postura de la NRA es que aquellos que han sido hallados por un juez como un peligro para sí mismos o para otros no deben tener acceso a las armas de fuego. Pero, debe haber pruebas reales, y no podemos sacrificar los derechos constitucionales de nadie sin el debido proceso", indicó el grupo conservador.

La NRA, uno de los grupos de presión con más poder de EE.UU., publicó este comunicado en Twitter después de que Trump dijera este miércoles que está "muy a favor" de ampliar los procesos de verificación de antecedentes previos a la compra de armas.

Varios medios locales han asegurado en las últimas horas que Trump ha mantenido contactos con los líderes del Congreso para fortalecer los controles para la tenencia de armas ante la creciente presión social generada por los últimos tiroteos indiscriminados.

 

 

 

EFE eldia@eldia.com.bo
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día