Siguenos en:
Lunes
 19 de Noviembre de 2018
Internacional
La visita del Papa a Chile se complica con más violencia mapuche
Miércoles,  17  de Enero, 2018
La-visita-del-Papa-a-Chile-se-complica-con-mas-violencia-mapuche
Ref. Fotografia: El papa Francisco saluda a las miles de personas que llegaron para recibirlo en la región de La Araucanía. (Foto Prensa Libre: EFE)

La visita del Papa a Chile, que hace semanas parecía un viaje sin mucha trascendencia, se complica a cada paso. Después de una intensa jornada en Santiago, dominada por los abusos sexuales en la Iglesia chilena, por los que Francisco pidió perdón, el segundo día, en Temuco, la capital de la Araucanía y corazón del conflicto mapuche, también se torció por la quema de otras tres iglesias católicas y una evangélica protagonizada con toda probabilidad por grupos de este pueblo originario, el más importante del país, que reclama estas tierras tanto en Chile como en Argentina desde que fue arrasado a finales del siglo XIX. Además otro grupo quemó tres helicópteros en una empresa de la zona y otro que intentó cortar la carretera hirió a un agente de bala en un enfrentamiento. Estos grupos reclaman la devolución de tierras que ahora están en manos privadas.

Los ataques incendiarios son frecuentes en la región de La Araucanía, donde en los últimos años se cuentan más de cien atentados contra maquinaria forestal y templos religiosos, brotes de violencia en los que han muerto varios comuneros, policías y agricultores. También han caído mapuches a manos de la policía, el último en Argentina, Rafael Nahuel, por un disparo. El conflicto enfrenta desde hace décadas a las comunidades mapuches que reclaman tierras ancestrales con empresas forestales o agrícolas. Antes de la llegada de los conquistadores españoles en Chile en 1541, los mapuches ocupaban estas tierras desde el río Biobío hasta 500 kilómetros más al sur. A finales del siglo XIX, tanto en Chile como en Argentina se produjeron campañas de conquista y exterminio y los mapuches perdieron todas sus tierras. Solo en Chile se calcula que murieron 10.000 de los 190.000 que había en 1881, cuando el Estado respondió con crudeza a un levantamiento mapuche y entregó sus tierras a colonos europeos.

Esta tensión y el miedo de Chile a un atentado contra el Papa provocó que toda la zona de Temuco se volviera un terreno militarizado. Hasta 4.000 agentes se desplegaron para evitar que sucediera nada, y lograron que el recorrido del Papa fuera tranquilo pero a fuerza de desplegar un impresionante dispositivo. Desde el aterrizaje en el aeropuerto de Temuco hasta el aeródromo de Maqueue, la carretera estaba rodeada de carabineros y vehículos blindados, los que lo convertía casi en una zona de guerra.

En este ambiente de gran tensión, el Papa ofreció su multitudinaria misa en la zona más pobre de Chile, en la que trató de calmar los ánimos y ejercer de mediador entre los mapuches que reclaman sus tierras y el Estado chileno, que combate con dureza los ataques e incluso les ha aplicado la ley antiterrorista, algo que ha recibido el rechazo internacional. Francisco se colocó claramente del lado de los derechos de los mapuches, y llenó la misa de gestos hacia ellos. Arrancó en su lengua, lo que provocó un enorme aplauso, mientras un grupo de miembros de este pueblo originario con sus vestidos tradicionales cantaba y ofrecía una ceremonia en honor del Pontífice en medio de la misa. Y después se reunión con algunos de sus representantes. Pero a la vez que defendía su causa y su derecho a reclamar las tierras que le fueron arrebatadas a sus antepasados, les exigía que pongan fin a la violencia, aunque no hizo una mención expresa a la quema de iglesias.

El Papa puso al mismo nivel dos tipos de violencia: la del Estado que incumple las promesas hechas a los mapuches y la de los grupos que atacan y queman todo tipo de instalaciones, lo que en ocasiones ha provocado incluso muertos. Para buena parte de la opinión pública chilena y argentina –el territorio reclamado está en los dos países- estos son terroristas que hay que combatir con la mayor dureza. Para el Papa argentino son grupos que deben frenar ya la violencia pero que reclaman un derecho legítimo y que deben ser escuchados./El País

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día