Siguenos en:
Miércoles
 11 de Diciembre de 2019
Internacional
El antisocial dejó dos collarines de explosivos
Pesadilla familiar amaga con hacer explotar a niños
Aterrador. Se trata del trabajador de una familia de comerciantes en Cotoca que planificó sustraer $us 300 mil a sus empleadores y usó a los hijos de carnaza.
Martes,  5  de Diciembre, 2017
Pesadilla-familiar-amaga-con-hacer-explotar-a-ninos-
Ref. Fotografia: Detenido. Personal del Daci detuvo al sospechoso.

El fin del ilícito era obtener 300 mil dólares por la venta de una lujosa vivienda, pero la situación se salió de control porque el negocio no se concretó. Un empleado de limpieza de una familia de comerciantes en el municipio de Cotoca fue presentado ayer como el antisocial que ingresó a robar y para atemorizar a sus víctimas dejó colocado dos collares de supuestos explosivos a niños de 4 y 6 años. Luis Camacho, familiar de los afectados, relató que la pesadilla de su hermana Lidia y su cuñado Estanislao se inició a las 3 de la madrugada, después que el delincuente, quien resultó ser su trabajador de limpieza, ingresó encapuchado hasta el inmueble por una puerta corrediza que él dejó sin candado premeditadamente para concretar su ilícito.

Vivieron una pesadilla. En el interior, los primeros en ser reducidos fueron los hijos de los comerciantes, a quienes les colocó supuestamente explosivos caseros  en el cuello haciendo creer a los padres que se detonaban a través de un celular si no entregaban los 300 mil dólares. La madre, al escuchar ruidos en la habitación de sus pequeños despertó, pero en el trayecto fue reducida y maniatada junto a su pareja por el encapuchado. A partir de ese momento, comenzó su tormento para que le entregaran dinero. “Creemos que Alex escuchó una charla de mi hermana que iba a vender una casa en 300 mil dólares y planificó todo para quedarse con la plata”, indicó. El sospechoso, para no dejar evidencia alguna en la vivienda, arrancó el cerebro de la computadora que alimenta las cámaras de seguridad y las quemó en la parrilla.

Aterrados. Los padres desesperados acudieron ayer hasta la Felcc de Cotoca por auxilio, para que especialistas en explosivos les retiraran los collares que le dejó el malhechor antes de abandonar la vivienda.  Efectivos de Bomberos y antiexplosivos, a la cabeza del comandante José Aguilar, socorrieron a la familia y descartó que sean letales los artefactos que les dejaron en el cuello. "Desther", un perro antiexplosivo, fue utilizado en la operación. "Los menores están sanos y salvos, no hay tal explosivo letal", dijo Aguilar. Agentes del Departamento de Análisis Criminal e Inteligencia (DACI) indagaron y determinaron que la persona que ideó el robo y la manera de intimidar fue el empleado de las víctimas, cuya madre trabaja con los comerciantes hace 5 años. La aprehensión de Alex F.I. ocurrió ayer por la mañana cuando se presentó a trabajar como si nada hubiese ocurrido. En la entrevista policial, el sospechoso entró en contradicciones y acabó admitiendo haber planificado solo el robo. No obstante, los hermanos fueron entregados a la Defensoría de Cotoca para que reciban asistencia sicológica y evitar traumas debido que ellos presenciaron la agresión a sus padres. 

4 Mil bolivianos
Logró sustraer el empleado de un ropero de la casa de sus víctimas.

El Día / Redacción eldia@eldia.com.bo