Siguenos en:
Lunes
 24 de Septiembre de 2018
Internacional
Evaluación internacional de alumnos PISA
América Latina sucumbe en educación
Debilidad. La pobreza, la desigualdad, la mala calidad, son cosas que hay que mejorar. Bolivia no participa de esta evaluación internacional.
Domingo,  11  de Diciembre, 2016
America-Latina-sucumbe-en-educacion
Ref. Fotografia: Registro. En el año 2000, el Simecal hizo la última medición de la calidad educativa en el país.

Una vez más los países de Asia ocupan los primeros lugares en educación a nivel internacional.

Singapur domina ampliamente en los resultados divulgados esta semana del Programa para la Evaluación Internacional de los Alumnos, PISA por sus siglas en inglés.

Las pruebas, que se realizan cada tres años, midieron el desempeño en ciencias, lectura y matemáticas de más de 500 mil adolescentes de 15 años en 72 países.

El PISA es el más extenso programa comparativo de sistemas educativos en el mundo y está liderado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que define sus escalas de puntaje con una media de 500 puntos

América Latina sigue rezagada. A pesar de algunas mejoras en ciencias y matemáticas, por ejemplo, en Perú y Colombia, los países de América Latina siguen teniendo un desempeño muy lejano al de las naciones a la cabeza. 

La mejor posición fue para la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con el lugar 38 en ciencias, y la peor para República Dominicana, número 70 en ciencias y matemáticas. 

(Un analista de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) explicó que no dio resultados para Argentina en general porque el bajo número de colegios participantes no permitió obtener resultados estadísticos robustos).

El escollo de la desigualdad. Pueden mejorarse muchas cosas en la educación en América Latina. Pero Andreas Schleicher, director de educación de la OCDE y coordinador de las pruebas PISA, asegura que hay un "elefante en la sala", un problema grave y dominante del que pocos hablan.

"Ese problema es la desigualdad, y a decir verdad, la desigualdad en Latinoamérica es en su mayor parte diseñada", dijo Schleicher a BBC Mundo.

"Básicamente, si vienes de una familia con recursos vas a un gran colegio, tal vez privado, te gradúas, y luego el gobierno te da mucho dinero cuando ganas uno de los escasos lugares en las universidades públicas. Te irá bien".

Sleicher agrega que si uno viene de una familia pobre acaba en una escuela en desventaja, con profesores menos preparados, rara vez tendrá la oportunidad de una educación superior o acabarás en una institución privada de poco prestigio pagando por su cuenta para obtener un título mediocre.

Carrera de maestro, estática en la región. No se trata solo de pagar mejores salarios, según Schleicher.
"Algunos países de América Latina pagan bastante bien a los maestros. Me refiero a hacer que la profesión sea mucho más atractiva intelectualmente", dice.

Esto significa ofrecer más oportunidades para que los profesores colaboren e invertir más en la profesionalización.

Para Shleicher esos elementos faltan en la región: "En América Latina cada maestro es tratado igual y los gobiernos creen que saben lo que los maestros deberían hacer". Agrega que en la mayoría de los países latinoamericanos la profesión de maestros y profesores es muy estática. Es una forma de trabajo industrial, como una fábrica.

Enseñar pocas cosas pero en profundidad. Los sistemas con mejor desempeño se enfocan en tres cosas, según Shleicher.

En primer lugar exigen rigor, es decir, la exigencia a los alumnos es muy alta.

En segundo lugar, se enfocan en aprender pocas cosas, pero "muy, muy bien".

Y en tercer lugar hay un elemento que Schleicher llama coherencia, o progresión en el aprendizaje.

"En América Latina los libros de texto son más grandes que en Japón, pero lo importante es enseñar poco en profundidad", señaló.  "A menudo lo que vemos en América Latina es que los estudiantes no aprendieron algo en cuarto grado, y eso mismo vuelve a aparecer en forma distinta en quinto y en sexto", señala.

Fundamentos
Pobreza, educación y exigencias

 

Pobreza. Si vienes de una familia pobre y tu única oportunidad en la vida es tu educación, si no te dan fundamentos básicos en ciencia, matemáticas y lectura nada te salvará

Tiempos difíciles. "En el pasado las economías de América Latina fueron generosas, podías encontrar un trabajo sin grandes habilidades. Esto es mucho, mucho más difícil hoy en día", señala Andreas Schleicher, funcionario de la OCDE.

Exigencias. El mundo está cambiando rápido y la mayor preocupación es que las exigencias a los jóvenes están cambiando mucho más rápido que la calidad de la educación.

Ellas mejores. La evaluación del estudio Pisa arrojó como resultado que hasta el final de la escuela elemental chicos y chicas tienen un nivel de rendimiento académico similar -con una leve ventaja a favor de ellas.

Lectura sí, números no. Las chicas, por ejemplo, superan ampliamente a los muchachos en materia de lectura, su interés por la literatura es mayor en la secundaria; tanto en el horario escolar como en su tiempo libre ellas se acompañan de un libro.

Matemáticas. Los muchachos, en cambio, no se toman tan a pecho eso de hacer las tareas, y aunque leer tampoco es lo suyo, en conocimientos matemáticos rebasan de lejos a las jóvenes. Ellas no quieren tener que vérselas con números.

En el documento Pisa de la OCDE quedó claro que las niñas obtienen notas inferiores a las de los niños porque ellas mismas dudan de sus capacidades y no porque carezcan de ellas.

Punto de vista

Álvaro Puente
Analista

"No quieren que se sepa cómo estamos en Bolivia'

"Con la reforma educativa, se hizo en Bolivia una especie de contraloría, que no dependía de ningún ministerio que se llamaba Simecal (Sistema de Medición de la Calidad de la Educación) creado en 1997 y duró hasta el 2003; en ese tiempo, el Ministerio de Educación no sabía nada del tema, el Simecal llegaba a cada colegio y realizaba una prueba de matemáticas sencilla, manejo del lenguaje y otro test muy simple de ciencias naturales.

La última medición que se hizo fue en el año 2000 y en esa época fueron algo más de 500 promociones de Santa Cruz que participaron y creo que el 2% del alumnado aprobó, el resto dio como insuficiente o aplazado. El promedio más alto de un colegio aprobó con 38 de 70% del calificación máxima.

Asustados por el resultado que arrojó la prueba, lo que se hizo en Bolivia fue no volver a medir la calidad de la educación; nunca más el Simecal volvió a realizar otra prueba. Fue tal la vergüenza del Ministerio de Educación, que suprimieron el Simecal.

Ahora, es política del gobierno que la educación sea la encargada de cambiar la cultura del país, ahora nadie puede formar a los maestros, solo el gobierno y esto se convierte en un instrumento ideologizante ya que no les importa la calidad educativa y no quieren que nadie las mida. Estos señores lo único que quieren es que no se sepa cómo estamos en educación'.

AFP, BBC MUNDO eldia@edadsa.com.bo
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día