Siguenos en:
Lunes
 9 de Diciembre de 2019
Internacional
Luego de los comicios en Argentina
La inflación será la difícil tarea del próximo gobierno
Momento. Según analistas, la siguiente administración tendrá la complicada misión de desactivar la imparable presión inflacionaria.
Domingo,  18 de Octubre, 2015
La-inflacion-sera-la-dificil-tarea-del-proximo-gobierno-
Ref. Fotografia: Contexto. Los argentinos ven con escepticismo el futuro inmediato de la economía marcada por una crisis profunda.

El próximo presidente de Argentina heredará una economía fragilizada por la baja de las exportaciones, falta de inversiones y una inflación que roza el 30%, aunque una batería de políticas de estímulo al consumo creó un clima de bienestar que envuelve las elecciones del 25 de octubre.

"Claro que vivir con inflación es un problema y, sí o sí, va a seguir habiendo inflación, sino no estaríamos en Argentina", dice resignada Mercedes Salto, de 58 años. 

Un situación incontrolable. En los últimos tres años la inflación oficial en Argentina superó el 23% anual mientras que organismos privados la ubicaron en 30% o más. En 2015, el ministerio de economía calculó que cerrará en 14,5% y analistas económicos pronostican que rozará el 25%.

El aumento vertiginoso de precios no es nuevo en Argentina. En 1975 una espiral de hiperinflación produjo alzas de hasta 100% en un día, y en 1989, durante el mandato de Raúl Alfonsín (1983-89), los salarios fueron devorados por el récord de 1.923% de inflación anual.

Ahora "necesitamos un cambio, porque tantos controles del Estado sumado a los subsidios sociales que no generan más trabajo, solo más gasto público, no ayuda a que este país progrese", dice enojada Ana Castillo, farmacéutica de 40 años, en el centro de Buenos Aires.

Ansiedad y esperanza. A menos de ocho días de las elecciones que pondrán fin a la era iniciada en 2003 por el matrimonio de Néstor Kirchner y su esposa Cristina (2007-2011, 2011-2015), no hay tanto clima de campaña política como fervor consumista en las tiendas antes del Día de la Madre, fecha que los argentinos celebran este domingo, el tercero de octubre. 
"Los argentinos siempre votamos con el bolsillo, pero esta vez la inflación no está en la agenda de campaña porque la gente no la considera como un grave problema, aunque lo es", dijo Juan Germano, director de la consultora Isonomía.

En criterio de los expertos. Analistas vaticinan que sea cual fuere el próximo presidente deberá imponer cambios para corregir una política económica agotada por el estancamiento, con un déficit fiscal que ronda el 6% del PIB y muy pocas inversiones.

Según Paladini "remediar la inflación tiene costos de corto plazo" que ningún candidato está dispuesto a pagar. "Si bien tener un 25% o 30% de inflación es grave, el electorado piensa que mientras los salarios suban en igual medida, todo estará bien", finalizó.

Contexto
El electorado parece no percibir los rigores de la gran inflación

 

Situación. Si el encarecimiento de la vida no mueve a los electores, el valor de la moneda sí es un factor sensible. Sobrevaluada a 9,49 pesos por dólar, en el mercado paralelo se cotiza a casi 16 pesos por divisa. Según Paladini "los argentinos hemos desarrollado una tolerancia innata a la inflación, pero el dólar es otra cosa".

Oficialismo. El oficialista y favorito Daniel Scioli prometió seguir con el control gradual de la moneda mientras el opositor de derecha, Mauricio Macri, propone eliminar de un plumazo toda restricción, cuyo debate aún deja más incertidumbres.

AFP eldia@edadsa.com.bo