Siguenos en:
Jueves
 17 de Octubre de 2019
Internacional
En 1988 saludó a Juan Pablo II
El padre Penchi estrechará la mano del papa Francisco
Encuentro. Será en Don Bosco durante la reunión de consagrados.
Miércoles,  8 de Julio, 2015
El-padre-Penchi-estrechara-la-mano-del-papa-Francisco
Ref. Fotografia: Reposo. Se lastimó la cadera y esto le impide seguir trabajando para la Iglesia, pero espera recuperarse pronto.

El padre Eduardo Penchi se prepara para estrechar la mano del segundo Papa que conocerá en persona. En 1988 recibió a Juan Pablo II y ahora que está retirado, y recuperándose de una fractura en la cadera, mantiene firmes sus ánimos para asistir a la misa y al encuentro de religiosos que se llevará a cabo en el colegio Don Bosco, donde el papa Francisco asistirá para conversar con sus colegas.

En primera fila para la misa. Hace poco menos de 3 meses el padre Eduardo Penchi sufrió un accidente que dejó como saldo una cadera fracturada, que fue necesario operar y colocar placas de acero para que sus huesos se solidifiquen. Pasa el tiempo leyendo, escribiendo columnas de opinión, mientras se moviliza en una silla de ruedas. Las personas que lo atienden en el asilo de ancianos ubicado sobre la avenida Beni lo han seleccionado para que forme parte del grupo de personas de la tercera edad que estará junto al Papa en la misa. 

Conocer al Papa lo emociona. "Espero que no llueva para poder asistir a la misa", comentó el padre a El Día. Su avanzada edad no acompaña la lucidez con la que se expresa y conlleva sus días de jubilación. "Es una gran emoción poder conocer al papa Francisco y compartir su mensaje de fe y esperanza para los bolivianos", comenta.

El padre llegó a Bolivia en la década de los años '60, donde fue asignado a varias labores antes de ser nombrado párroco de la iglesia La Santa Cruz, ubicada en el barrio del mismo nombre. "Tengo mucho cariño por esta tierra en la que he trabajado muchos años a favor de los necesitados".

Carmelo Franco trabajó junto a él muchos años y ahora en su tiempo libre asiste al hogar para cuidarlo, él también está emocionado por conocer al Papa.