Siguenos en:
Viernes
 22 de Marzo de 2019
Internacional
Tribuna
El origen y el uso de la moneda
Lunes,  4  de Febrero, 2013

Aunque hubo una época en la cual las sociedades no contaban con moneda y debían recurrir al trueque de bienes, hoy en día es impensable un mundo moderno sin la utilización de la moneda; la cual en sentido estricto se refiere al dinero acuñado en una pieza metálica en la que se estampan diversos signos reconocibles, entre los que figuran su valor, pero en sentido general se habla de moneda para hacer referencia a cualquier forma de dinero.

En el capítulo IV de La Riqueza de las Naciones, Adam Smith plantea que la moneda “se convirtió en un instrumento universal de comercio en todas las naciones civilizadas, y por su mediación se compran, venden y permutan toda clase de bienes”, precisamente porque tenía la liquidez para poder subdividirse en partes con un valor cada vez más pequeño y amoldarse a los requerimientos que tenían los agentes económicos. Cuando utilizamos moneda para realizar intercambio de productos, estos deben tener valor de uso y valor de cambio, es decir, deben ser utilidad para quien los compra, pero deben tener la cualidad de poder intercambiarse por otro a una tasa de intercambio llamada precio, el cual viene a ser una medida del valor del bien.

En Bolivia, la moneda llamada boliviano es de curso legal y forzoso (Ley 901), ya que dentro del territorio nacional nadie puede negarse a recibir un pago en bolivianos, debido a que el mismo tiene el respaldo del Estado tanto legal, como económico. Esa moneda o dinero boliviano que se encuentra en poder del público, también llamada masa monetaria, es controlada continuamente por el Banco Central de Bolivia buscando dar liquidez a los agentes económicos, pero también precautelando que dicha liquidez no cree demasiadas presiones inflacionarias, ya que el fantasma de la hiperinflación vive en los recuerdos de quienes la sufrimos en la década de los ochenta.

De acuerdo con estadísticas semanales del BCB al 25/01/2013 tenemos en efectivo y en cuentas corrientes un monto de 42.335 millones de bolivianos, el cual creció en 19,1% durante el 2012 generando pocas presiones inflacionarias que van acordes al programa monetario del BCB.

Es menester que las autoridades monetarias de Bolivia continúen revisando cotidianamente el valor que le damos a nuestra moneda y de cómo dicho valor se plasma en las relaciones comerciales que realizamos a diario, para poder anticiparse a posibles situaciones donde los agentes económicos prefieran una divisa en vez del boliviano, lo cual podría desencadenar fuertes presiones a la elevación del tipo de cambio nominal (dar cada vez más bolivianos por un dólar), dañando la confianza en nuestra moneda, aunque beneficiaría al sector exportador no tradicional.

Como pueden observar, una medida económica no tiene siempre todo mal o todo bueno, solo depende en qué lugar nos toca recibirla.
Hasta el próximo capítulo de La Riqueza de las Naciones de Adam Smith...

autor : José-Antonio-Montaño-Jordán
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día