Siguenos en:
Jueves
 17 de Octubre de 2019
Portafolio
La fugaz guerra deja huellas profundas
Una herida que aún no sana
Análisis. La inicial fortaleza argentina se derrumbó rápidamente.
Lunes,  2 de Abril, 2012

Para entender el conflicto de Malvinas, hay que remontarse a enero de 1833, cuando un navío militar británico, el "Clio", tomó el control de las islas, desencadenando un conflicto que tiene ya 180 años. El comandante del "Clio", John James Onslow, se presentó el 2 de enero en Port Louis ante el teniente coronel argentino José María Pinedo, quien lo acogió a bordo del navío argentino "Sarandí" y le anunció que al día siguiente tomaría el control de las islas.

La bandera argentina ondeaba en Port Louis desde 1820. Después de la partida del "Clio", gauchos argentinos liderados por Antonio Rivero se sublevaron y asesinaron a William Dickinson, la autoridad que habían dejado los británicos.
El Reino Unido recién volvió a tomar el control de las islas en enero de 1834.

Casi 150 años después. En 1982 gobernaba Argentina una dictadura encabezada por el comandante de Ejército, Leopoldo Fortunato Galtieri. La crisis económica era latente, así que la posibilidad de recuperar las islas Malvinas supuso una oportunidad de fortalecer políticamente el régimen en torno al sentimiento nacionalista.

Es así que tras una escalada de roces diplomáticos, el 1 de abril las tropas argentinas salen hacia Malvinas y entran a la 1.30 del 2 de abril en Port Stanley, su capital, llamada Puerto Argentino, por los sudamericanos.

Tras una escaramuza en la que murió el capitán de marina, Pedro Giachino, a las 9.30, el gobernador de las islas Rex Hunt, aceptaba la rendición y era deportado primero a Uruguay y luego al Reino Unido.

La respuesta británica llegó el 5 de abril, con el envío de tropas por tierra mar y aire. Un momento clave fue el hundimiento del barco General Belgrano, el 2 de mayo. A partir de allí Gran Bretaña tomó ventaja.

El informe Rattembach recientemente desclasificado y divulgado revela que Argentina se lanzó a la guerra sin preparación ni organización. Pese a tener el control y cierta paridad de fuerzas terrestres y pese a lograr varias victorias, terminó capitulando y firmando un cese de hostilidades el 14 de junio de 1982, 74 días después.

"'Si Gran Bretaña tiene argumentos legítimos debería dialogar con Argentina'.

Adolfo Pérez Esquivel
Premio Nobel de la Paz

'El mundo está en una situación tan compleja, que ver un subcontinente como zona de paz es un ejemplo'.

María Emma Mejía
Secretaria General de Unasur


Margaret Thatcher

La dama de hierro. La primer ministra británica atravesaba un mal momento por sus impopulares medidas económicas, pero emergió de la guerra como paladín de la democracia y liberadora de la pequeña población de las Falklands (denominación británica), que hoy apenas suma unas 3.000 personas, en su mayoría súbditos británicos.

Nació el 13 de octubre de 1925, como Margaret Roberts.

En 1979 fue electa primera ministra del Reino Unido, cargo que ocupó hasta 1990.

Leopoldo Galtieri

El Dictador. La dictadura del general Leopoldo Galtieri, jefe de turno del régimen instalado en 1976, se cavó su propia fosa al invadir las islas la madrugada del 2 de abril de 1982, en lo que fue considerado como "una aventura militar, sin preparación ni organización", según el Informe Rattenbach, nombre del general argentino que dirigió la investigación.

Nació en 1926 y murió en 2003.

Asumió de facto la Presidencia de su país entre 1981 y 1982 durante el denominado Proceso de Reorganización Nacional.

Alfredo Astiz

El capitulador. Aunque es más conocido por su papel de torturador de la dictadura, que le valió el apodo de "El ángel de la muerte", Alfredo Ignacio Astiz, nacido en 1953, vivió una parte de la historia de Malvinas, al rendirse ante los capitanes británicos Pentreath y Barker.

Este hecho, considerado una cobardía militar, sumado a su implicación en violaciones de derechos humanos, lo convirtieron en uno de los personajes más controvertidos de Argentina. Está condenado a cadena perpetua.

Julian Thompson

El Comandante. Fue uno de los cuatro comandantes que dirigieron al Ejército británico. Él estaba encargado de la Marina, que fue clave para que el Reino Unido gane la guerra, sobre todo con la caída del General Belgrano, el buque argentino que resguardaba el ingreso a las islas. Thompson recientemente hizo unas declaraciones que generaron un gran debate en su país, aconsejando que se militaricen las islas Malvinas. El excomandante considera que una guerra hoy la ganaría Argentina.

Juan Pablo II

El mediador. La visita de Juan Pablo II el 2 de junio de 1982 a Buenos Aires, fue clave para el fin del conflicto. El Papa había visitado el Reino Unido y se había entrevistado con el presidente estadounidense Ronald Reagan, en Roma, principal aliado de los británicos.

Para dejar bien en claro su papel neutral en el conflicto bélico anunció inesperadamente su visita a Argentina, que se organizó en dos semanas. Tres días después se firmó el cese de hostilidades entre ambos países.

EFE/AFP eldia@edadsa.com.bo