Siguenos en:
Lunes
 15 de Julio de 2019
Portafolio
Falta carne y maíz en el país con ‘soberanía alimentaria’
Productos básicos como la harina, aceite o leche escasean en la Venezuela de Hugo Chávez. Las grandes pulperías del Estado tienen en su mayoría vacíos los anaqueles. La gente tiene que recorrer varias tiendas para completar la canasta.
Domingo,  9 de Mayo, 2010

Leche, no hay; harina de maíz, tampoco; margarina y aceite de maíz, brillan por su ausencia; azúcar, no hay; carne de res, mucho menos. Ir al mercado en Venezuela supone emprender un largo recorrido.
Los supermercados, abastos y hasta locales estatales dan cuenta de que algunos productos escasean intermitentemente hace tiempo, levantando críticas sobre la promocionada “soberanía alimentaria”  de la revolución socialista del presidente Hugo Chávez.
Cada vez más venezolanos se quejan de que tienen que ir de un mercado a otro para adquirir un grupo importante de alimentos básicos y afirman que la variedad de marcas y presentaciones es cada vez menor. Así que hay que conformarse.
“Faltan muchos productos, sobre todo el azúcar, arroz, harina Pan (de maíz precocida) y se consigue lo que haya pero lo que uno en realidad quiere consumir, no lo consigue”, dijo Glenia Ebrat, una ama de casa de 64 años, que acudía al mercado en una  urbanización de clase media en Caracas.
"Consigues algo acá y tienes que ir a buscar lo otro en otro abasto o supermercado", agregó la mujer, quien afirmó que es muy visible la falta de productos derivados del maíz.
El encargado del local, Juan Capontes, dijo que la oferta por parte de los distribuidores ha disminuido en algunos rubros y que cuando los productos llegan vuelan de los estantes. Por el contrario, los precios suben como la espuma.
"¿La inflación? Eso sube todos los meses. Es fácil echarle la culpa al comercio, pero si a mí me venden barato yo vendo barato pero si me venden caro yo vendo caro", dijo, respondiendo a las acusaciones de algunos funcionarios que dicen que los altos precios son culpa de la especulación.
Los venezolanos, que viven sobre una de las reservas petroleras más grandes del mundo, están azotados por la mayor inflación del continente y una de las más altas del mundo, en momentos en que la economía está hundida en una recesión.
La inflación anualizada en alimentos fue del 23 por ciento, poniendo cada vez más presión en los bolsillos de la gente. Y pese a que el presidente Chávez suele asegurar que su país será una “potencia mundial” y que su Gobierno lucha para dar alimentos baratos al pueblo, algunos de sus proyectos banderas para hacerlo muestran que está lejos de ello.
“Allí hace falta de todo. Sólo hay arroz y café”, se quejó José Rodríguez saliendo de un PDVAL (mercado estatal), donde predominaban los anaqueles vacíos y las carencias eran disimuladas con latas de leche condensada.
Sí había un poco de café, frijoles negros, harina de maíz, arroz y atún enlatado, pero las neveras estaban vacías: sin leche, embutidos, ni queso y las verduras y hortalizas estaban más que mustias.
“A mí me gustaría que el presidente viniera a ver que es lo que está pasando realmente en Pdval. No hay casi nada. El pollo viene a veces y la carne casi nunca”, dijo una de las trabajadoras del mercado, que pidió el anonimato.
Pero Carmen Villalba, de 86 años, estaba feliz. "Aquí sí hay cosas para los pobres. Yo por 70 bolívares (27 dólares) llevo tres bolsas con arroz, harina y caraotas (porotos) negras (...) eso sí, no hay carne ni pollo", afirmó.
Y aunque el Gobierno se jacta de haber elevado la producción agropecuaria en 11 años de revolución, gremios privados denuncian que la 'recuperación' de latifundios, empresas de alimentos, frigoríficos, centrales azucareras y silos por parte del  Estado ha derrumbado la productividad local, poniendo al país a importar cada vez más alimentos.
En un intento por mitigar los problemas de abastecimiento, el Gobierno lanzó el viernes un operativo de "mercados a cielo abierto" para vender a precios subsidiados una amplia gama de productos de primera necesidad, entre ellos todos los que han  tenido fallas de suministro hace poco / agencias

La carne de la discordia

El gobierno de Venezuela aseguró  que no se "dejará chantajear" para autorizar un aumento en el precio de la carne, en medio de un cuadro de escasez azuzado por la detención de varios carniceros, acusados de especular con los precios.
Por varios días el producto ha sido difícil de conseguir en los anaqueles de supermercados, mercados populares y hasta centros de distribución oficiales.
A esto se añade que algunas carnicerías optaron por cerrar sus puertas, ante la posibilidad de que los comerciantes fueran procesados judicialmente por alguno de los delitos contenidos en la Ley de Acceso de las Personas a los Bienes o Servicios (ley del Indepabis) o la Ley de Seguridad Alimentaria.
En la mayor parte de las carnicerías y mercados, la carne cuesta el doble del precio regulado (a 14 dólares), pero el reciente arresto de unos quince carniceros en una instalación militar, acusados de especular, desató el temor del sector.
"No estoy vendiendo carne regulada porque pierdo un dineral y tampoco la vendo más cara porque resulta que ahora hasta puedo ir preso. Venderé sólo pollo y algunos cortes de cerdo", dijo un carnicero. Para paliar la situación, el Gobierno importará unas 30.000 reses mensuales desde Brasil, en un nuevo golpe a la producción local / agencias

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día