Siguenos en:
Viernes
 14 de Mayo de 2021
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Economía
Barlamentos
Evo incumplió, ¿alguno cumplirá?
Sábado,  4  de Enero, 2020

¿Cuándo se jodió Evo Morales?, preguntaba, igual que el personaje de Mario Vargas Llosa en Conversaciones en la Catedral, novela donde la iglesia no era tal, sino un boliche. Hoy la pregunta despertaría a la musa en otra obra de ficción, pero a la boliviana. El demagógico lema “Evo Cumple, Bolivia Cambia” promete destapar la hediondez de robos que dejarán chiquito a los del Fondo Indígena (Fondioc), que le achacan a la “pobrecita” Nemesia Achacollo.

No es para menos. En la época de vacas gordas que le tocó a Evo Morales ingresaron al país, entre 2006 y 2019, más de cuatro veces de reservas internacionales netas (RIN) por los precios altos del gas natural vendido y de minerales exportados, comparado con el magro ingreso de divisas hasta entonces. Como mestizo nuevo rico, en su presidencia hubo mucho alarde y mucha “mano a la lata”. Evo tiene “más culo que espalda”, decían; bueno, más suerte y poca honradez, digo yo.

En efecto, el “ahora nos toca” de alguna masista es prueba de que a la hora de robar, ni los indígenas se libraron. Se “emplearon” –yo diría que malgastaron– cuatro mil millones de la moneda nacional, y un acucioso crítico puntualiza que mil millones (casi 150 millones de dólares) fueron depositados en cuentas personales. ¡Qué festichola de nuevos ricos “originarios”!

No fueron solo mestizos “originarios” (léase “masistas”) robando a indígenas pobres. Los avivados blancoides de siempre –de afuera y de adentro–, inventaron nuevas formas de robar a la ciudadanía que, al final, siempre paga el pato del festín: el despojo de medios de comunicación mediante “recursos extorsivos”. Según denuncias de una senadora, aventureros venezolanos se aliaron a vivillos bolivianos, no para liberar un Alto Perú como hicieran Bolívar y Sucre, sino para asaltar, en la sede de gobierno, un par de canales de televisión y dos periódicos para ponerlos al servicio de la verdad palaciega, casi siempre una propaganda a favor del oficialismo.

La cosa es que 18 sindicados fungieron como representantes legales que, en 2008, se hicieron de ATB, La Razón, Extra y PAT. Intriga qué vericueto legal inhibe que violadores, ladrones y delincuentes de cuello blanco sean conocidos con  nombre y apellido en las publicaciones, salvo el venezolano Gill, sus familiares más cercanos (esposa y presumiblemente, hijos, y el periodista “penderegil” Iturri.

En casi 14 años de gobierno de Evo Morales, la economía del país entró en crisis, y expertos apuntan a la dependencia del gas natural y del endeudamiento externo para financiar proyectos no rentables. Entre 2014 y 2019 las reservas internacionales netas (RIN) cayeron en un 57%, de 15.123 a 6.460 millones de dólares: ¿no gastaron nada desde el año 2006? Yo culpo a la corrupción que caracterizó a su autocracia dizque indígena. El asalto ratero de mestizos “originarios” (léase “masistas”) a indígenas pobres del Fondioc es un ejemplo. Asombra la caradura del fugitivo ex mandatario y su corte de amarrahuatos aduladores al achacar a dos meses de interinato de la presidenta Añez por el descalabro.

Queda pendiente la pregunta ¿cuándo se jodió Evo Morales? Como muchos, tal vez la letra alfa de su decadencia empezó con su burla a la palabra del pueblo en el referendo del 21 de febrero de 2016 (el 21F), donde la mayoría de bolivianos le dijo NO a sus pretensiones prorroguistas. La letra omega de tal alfabeto griego fue la tragedia que no fue helena, sino medioambiental, en la Chiquitania: era autocrático abuso el repartir tierras protegidas a sus adláteres, y dejar que un incendio de un millón de hectáreas ardiese cinco veces más por su incapacidad, ¿o andinocentrismo?

Acertada la frase atribuida a Daniel Salamanca que generalizo a “en las espaldas de los bolivianos se pueden sembrar nabos”. No es una ocurrencia sobre la higiene de pobretones que no tienen agua corriente ni quien les refriegue el espinazo. Es una crítica sobre esta Bolivia, pueblo inocente y hermoso, ingenuo para abusos politiqueros, y bello en su diversidad ecológica y étnica. Sin embargo, como compuso Nilo Soruco, “nunca el mal duró 100 años, ni hubo cuerpo que lo resista”, así ciertos vanidosos hayan alardeado de quedarse medio milenio en el poder.

Preocupa que se peque de condescendiente tolerancia. No es correcto que, so pretexto de una imperfecta democracia, queden libres de polvo y paja los que hayan infringido las leyes. A menos que en este país de grandes desigualdades sociales, no separen el trigo de la paja. Que ladrones de cualquier tono de color de piel continúen la ronda de pillos que parece gobernar en esta patria.

En el mundo se esparce la plaga de la corrupción en los gobiernos. Ojalá que en Bolivia, el año 2020 inicie una etapa de buenas prioridades, y buen gobierno, para el bien de todos.

Acerca del autor:
Winston--Estremadoiro-
Winston Estremadoiro
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día