Siguenos en:
Domingo
 1 de Agosto de 2021
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Economía
Con motivo del Día Mundial de la Educación
Análisis del sistema educativo boliviano, expertos cuestionan formación docente
Adelanto. Una evaluación a la educación boliviana se llevará a cabo en el mes de noviembre. Los consultados exponen las debilidades del modelo educativo.
Domingo,  31 de Marzo, 2019
Analisis-del-sistema-educativo-boliviano,-expertos-cuestionan-formacion-docente
Ref. Fotografia: Estudiantes. Asisten durante 12 años a las aulas para recibir la formación básica.

Uno de los más grandes luchadores de la historia dijo una vez que la educación es el arma más poderosa que puede usarse para cambiar el mundo. Por supuesto, Nelson Mandela no solamente defendió la libertad y la justicia, sino también el derecho a la educación. Hoy en día, Bolivia presenta una tasa de analfabetismo del 2,4%. Además, con el programa “Bono Juancito Pinto”, cuya vigencia data desde el año 2006, se espera reducir los índices de deserción escolar presentes en la región. Sin embargo, la educación en el país es un asunto muy observado. Esto, debido a la ausencia de evaluaciones internacionales que midan la calidad educativa impartida en el territorio. Sobre ello, los expertos consultados presentan pautas y analizan la realidad del sistema educativo boliviano. 

¿Reacios a las evaluaciones?
En el año 1997, Bolivia participó, junto a otros 12 países, en el Primer Estudio Regional Comparativo y Explicativo (PERCE). El objeto de la evaluación fue generar indicadores cualitativos y diseñar recomendaciones políticas con los resultados obtenidos. No obstante, el país no participó en ninguno de los estudios subsiguientes. 

De hecho, en diciembre de 2013, el Ministro de Educación, Roberto Aguilar, dijo que el país no había participado de la prueba PISA (Programa Internacional para la Evaluación Estudiantil) porque era considerada una “imposición neoliberal”.

La prueba 2019. Sí, contra todo pronóstico este año se llevará a cabo una evaluación para determinar cuál es el estado de la educación boliviana. En mayo del año 2016 el país se adhirió al Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación (LLECE), principal mecanismo de monitoreo y seguimiento con el que cuenta la región.

El Ministro de Educación informó que Bolivia lleva adelante este proceso desde hace tres años. “El 2018 se realizó una prueba piloto y la prueba definitiva se realizará el mes de noviembre. Esta es la primera prueba oficial que brindará  resultados de la educación boliviana”, expuso Aguilar. 

Para el rector de la Universidad Mayor de San Andrés, Waldo Albarracín, cuantos más diagnósticos se realicen sobre la calidad de la educación en todos sus niveles, mayor será la información con la que pueda definirse estrategias, subsanar errores y corregir limitaciones. “Tiene que haber una evaluación rigurosa sobre cuánto se ha avanzado y si realmente el actual sistema de educación responde a la realidad boliviana. Todavía no se ha elaborado un diagnóstico completo y eso limita la búsqueda de alternativas de solución”, enfatiza Albarracín.

De manera similar, Éricka Bráñez, secretaria ejecutiva de la Federación de Maestros Urbanos Santa Cruz, opina que los resultados de una evaluación de la calidad educativa ayudarán a conocer cuáles son las debilidades y falencias de la educación boliviana. “Tiene que orientarnos a una mejora acorde a las necesidades. Que no discrimine a nadie. Es decir, considerar a los estudiantes de pueblos originarios, con discapacidad o talento extraordinario”, advierte Bráñez.

Sin embargo, Guillermo Mariaca, doctor en estudios culturales y profesor emérito de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), menciona que deben tomarse en cuenta las características de la evaluación. “El estudio ha sido solicitado relativamente a medidas. Es decir, no es una prueba que nos vaya a permitir comparar nuestra calidad educativa con el resto de países de América Latina. Lo que hará será medir ciertas características del diseño curricular boliviano. Aún si solamente nos permite evaluar relativamente sus características y los resultados del diseño, de algo servirá”, indica Mariaca.

Problemas en el sistema educativo boliviano. Las observaciones que realiza la secretaria ejecutiva de la Federación de Maestros Urbanos de Santa Cruz giran en torno a analizar el avance que está llevándose a cabo en los niveles de educación regular. Considera, además, que el sistema de educación superior presenta notables debilidades.

Con ella coincide Mariaca, que expone los que él considera los tres problemas centrales de la universidad pública. “El primer problema es que el porcentaje de la cantidad y la calidad de la investigación es enormemente baja. Debo señalar que la UMSA produce el 60 o 70% de la investigación que se realiza en el país. No solo porque tiene el más alto porcentaje de institutos de investigación, sino porque efectivamente los mismos hacen investigación”, revela Mariaca.

El segundo motivo es muy importante, puesto que gira en torno al grado académico que poseen los docentes en las universidades públicas bolivianas. “El porcentaje de profesores con postgrado y doctorado es muy bajo. En el conjunto de universidades del mundo del norte no existe un solo docente que no tenga, por lo menos, un doctorado. Este contraste es muy grave debido a que un doctorado implica que el profesor está formado en investigación. La característica de una universidad de calidad es la capacidad que tiene para producir contenido nuevo”, analiza el doctor en estudios culturales.

Sumado a ello, Mariaca sostiene que la universidad pública se ha aislado del país. “Ha utilizado a la autonomía como un pretexto feudal para separarse. Con el argumento de que la educación debe ser autónoma, se ha aislado de tal manera que el estado y la sociedad no tienen diálogo con ella. No le pueden demandar aquello que es necesario. Por lo tanto, la universidad no es capaz de responder a las demandas sociales y estatales”, argumenta Mariaca.

Ahora bien, el rector de la Universidad Mayor de San Andrés da a conocer que el único momento en el que el Gobierno se reúne con las universidades públicas es para discutir el presupuesto. “Que se reúna solo para eso cuando debería hacerlo para debatir de qué manera se puede contribuir al desarrollo del país, como podrían distribuirse las asimetrías sociales o de qué manera el Estado puede beneficiarse con la capacidad investigativa que tienen las universidades públicas. En esa lógica, creo que ese distanciamiento Estado-universidad es un perjuicio no solo de la educación superior, sino también de la vocación investigativa que deberíamos tener como país”, opina Albarracín.

La formación docente, un asunto verdaderamente importante. Esta no es la primera vez que se pone en manifiesto el tipo de formación que reciben los maestros bolivianos. Ya en el año 2012, Álvaro Puente, experto en educación, había expresado públicamente que no se debería “seguir perdiendo el tiempo con las normales”. Para él, los profesores deberían formarse, como todo el mundo, en la universidad.

“Mientras no se abra el espacio de las aulas, mientras no se abra la docencia a profesionales nuevos, a sangre nueva, mientras no sea el niño el que tiene el derecho a que le enseñen mejor y no el maestro el que tiene derecho a dictar una cátedra aunque sea un incapaz, no habrá cambio ni se podrá avanzar. Solo el Colegio Militar y la Normal tienen a todos sus egresados con trabajo asegurado”, expuso Puente en aquel entonces.

Hoy, Mariaca argumenta que el sistema de formación docente continúa siguiendo un modelo del siglo XIX. “Los profesores se siguen formando bajo un plan de estudios cerrado en las normales. Dicho plan no admite salidas, no admite modelos experimentales, no admite innovaciones en el sentido de que los profesores sean capaces de proponer variaciones en el programa”, afirma Mariaca.

Añade que en todos los estudios que hay sobre educación, el factor fundamental de la calidad educativa es el docente. “Hay un monopolio educativo sobre el Estado que se impone por el conjunto de la sociedad y del sistema educativo. En otras palabras, al ser nuestro modelo de formación docente y nuestro plan de estudios modelos estrictamente cerrados, se forma a los estudiantes desde una única perspectiva”, expresa el doctor en estudios culturales.

La secretaria ejecutiva de la Federación de Maestros Urbanos de Santa Cruz plantea que es un reto como país asumir la evaluación de la calidad educativa desde todos los actores que son parte de la educación. “Estamos hablando no solamente de profesores y estudiantes, sino también de las mismas autoridades y padres de familia. Considero que la evaluación debería, además de ser permanente, darse de forma interna con la participación de las estructuras gubernamentales a nivel nacional, departamental y municipal”, concluye Bráñez.

2015 Año
Se realizó una medición de la educación en La Paz con la herramienta PISA. Los resultados fueron bajos. 

70 Por ciento
de las investigaciones producidas en el país son realizadas por la UMSA. 

1997 Año
Bolivia participó en el Primer Estudio Regional Comparativo y Explicativo (PERCE). 

"Mientras no sea el niño el que tiene el derecho a que le enseñen mejor y no el maestro el que tiene derecho a dictar una cátedra aunque sea un incapaz, no habrá cambio ni se podrá avanzar"

Álvaro Puente
Experto en Educación

"Al ser nuestro modelo de formación docente y nuestro plan de estudios modelos estrictamente cerrados, se forma a los estudiantes desde una única perspectiva"

Guillermo Mariaca
Doctor en Estudios Culturales y Profesor Emérito de la UMSA.

"Tiene que haber una evaluación rigurosa sobre cuánto se ha avanzado y si realmente el actual sistema de educación responde a la realidad boliviana."

 

Waldo Albarracín
Rector de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA).

"Considero que la evaluación debería, además de ser permanente, darse de forma interna con la participación de las estructuras gubernamentales a nivel nacional, departamental y municipal"

Éricka Bráñez
Secretaria Ejecutiva de la Federación de Maestros Urbanos de Santa Cruz

Punto de vista

La cultura y el desarrollo humano tienen que liderar'

De acuerdo a una evaluación que se realizó a nivel de maestros y un porcentaje de padres de familia, son 3 los componentes que se han descuidado históricamente en la educación. Resulta que en el país, tanto en el periodo neoliberal, republicano y en esta etapa posterior plurinacional, siempre se discriminó la inversión en desarrollo humano,  cultura y educación. Esto significa que dentro de las prioridades de los valores y los principios de la construcción del nuevo Estado no está la educación y la cultura.

Segundo, en la educación primaria no existe una formación vocacional. Cada unidad educativa debería tener un centro de música, cultura, danza, ciencia y tecnología, de tal manera que los niños de 4 a 11 años descrubran su actividad preferida y construyan su vocación.

En tercer lugar, los estudiantes de secundaria deberían salir con una formación técnica. Es decir, que sepan elaborar alimentos, manejo informático, etc. Y es que en todas las áreas productivas a nivel técnico medio no existen ni ítems, ni infraestructuras, ni equipamiento, siendo que desde el año 2010 se aprobó a nivel de norma constitucional.

Estos son los elementos centrales de la crisis de la educación. Por eso hay corrupción, violencia, pandillas y consumo de drogas: todavía los niños y adolescentes no le han encontrado sentido a su vida. Para ello, la educación, la cultura y el desarrollo humano tienen que liderar. 

Saúl Azcárraga
Exsecretario Ejecutivo de la Federación de Maestros Urbanos Santa Cruz 

Silvia Fernández T. eldia@eldia.com.bo
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día