Siguenos en:
Martes
 22 de Octubre de 2019
Portafolio
Editorial
El turismo: Factor clave
Sábado,  29 de Septiembre, 2018
El-turismo:-Factor-clave

El reciente Día Internacional del Turismo que se ha celebrado en el país ha dejado algunas enseñanzas que resulta sensato no dejarlas pasar por alto. La primera es que muchas cosas respecto al turismo nacional han variado desde un tiempo a esta parte. La segunda es que el país está realizando enormes esfuerzos para dar a esta actividad el sitial que le corresponde. En tercer lugar se puede anotar que Bolivia está descubriendo que el turismo viene a ser un factor clave para el desarrollo económico, social y cultural.

De hecho, ha sido evidente que el turismo boliviano ha crecido de manera sorprendente en los últimos diez años, lo que necesariamente debe calificarse como un enorme logro.
 
Si hay que atenerse a los datos de la Estatal Boliviana de Turismo, el movimiento económico que ha generado el turismo nacional y extranjero ha llegado a casi trescientos millones de dólares anuales. Esto significa, de modo concreto, que la industria sin chimeneas ha iniciado en el país un despegue largamente esperado y por el cual debe congratularse. Conviene señalar que el sector turismo ha desplegado grandes esfuerzos para lograr la atención de las autoridades y por dar a los sitios turísticos y potenciales lugares de visita el atractivo que han necesitado. En este afán ha cobrado un rol destacable lo hecho por Santa Cruz con las Misiones Jesuíticas, a modo de ejemplo.
 
Sin embargo, han sido los esfuerzos conjuntos por promover el turismo nacional y captar la atención internacional. Es justamente ese conmovedor esfuerzo colectivo el que ha impulsado a las autoridades del sector a proporcionar el apoyo logístico respectivo y poner en práctica las políticas necesarias para su sostenimiento. También es resultado de ello, haber obtenido el año pasado el galardón como Mejor Destino Cultural de América del Sur otorgado por la World Travel Awards. Este galardón, el más prestigioso y completo de la industria de viajes y turismo ha premiado otra vez a Bolivia como el mejor Destino Verde, reconociendo la enorme riqueza natural del país.
 
No solo eso. Por cierto que Bolivia es un país andino amazónico con una impresionante riqueza, diversidad cultural y natural en todos y cada uno de sus departamentos. Un destino codiciado es el lago más alto del mundo: El Titicaca. La Laguna Colorada, un paraíso en la altura con un perímetro costero de más de treinta y cinco kilómetros de características irreales. Otro asombroso sitio es el Parque Nacional Madidi, en la cuenca del río Amazonas, y forma parte de una de las áreas protegidas más grandes del mundo. Las misteriosas huellas de dinosaurios, cavernas se encuentran en la maravilla natural del Parque Toro Toro, donde es posible el turismo aventura. Y todavía hay mucho más.
 
A los encantos del Salar de Uyuni, en Potosí, se suma la ruta de la Chiquitania en Santa Cruz, el Carnaval de Oruro, y el nuevo circuito turístico de la ruta del vino de Luribay, en La Paz. Los destinos turísticos aumentan en cantidad y calidad, caracterizados por una originalidad producto de la autenticidad cultural y social del país. Bolivia está descubriendo en propia experiencia que el turismo puede convertirse en factor clave para el desarrollo nacional. Es posible pensar, incluso, en una auténtica y sólida opción para el futuro económico, social y cultural del país. Se trata, pues, de poseer la visión y la convicción para hacer de Bolivia un permanente mejor lugar para visitar y admirar.

Es posible pensar en una auténtica y sólida opción para el futuro económico, social y cultural del país. Se trata, pues, de poseer la visión y la convicción para hacer de Bolivia un permanente mejor lugar para visitar y admirar.