Siguenos en:
Jueves
 13 de Mayo de 2021
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Economía
La Petroqu?mica y la 4a adenda al contrato YPFB-Petrobras
ENERG?A E HIDROCARBUROS
Sábado,  16  de Enero, 2010

Carlos Miranda Pacheco • Ingeniero - Uno de los gritos de batalla en la llamada Guerra del Gas ha sido: “No exportar, industrializar”. Han transcurrido seis años y poco ha sucedido. Lo más importante, se ha creado la Empresa Boliviana de Industrialización de Hidrocarburos, para que se haga cargo de esta actividad. Pero, ¿qué petroquímica? Existe más de una opción.
Acá, una pequeña explicación técnica simplificada que puede ayudar a entender el tema. Le ruego querido lector ser paciente. Se llama gas natural al que se obtiene de los pozos petroleros, que está compuesto mayoritariamente por metano, (90% o más). Un gas cuyas moléculas tienen un solo átomo de carbón y menores cantidades de otras substancias, cuyas moléculas tienen más de un átomo de carbón (etano 2, propano 3, butano 4 y así sucesivamente). Estos acompañantes que pueden ser separados del gas metano y son los famosos “licuables” del gas, que a su vez son materia prima petroquímica por excelencia.
El gran volumen de gas de exportación al Brasil contiene los suficientes “licuables”, como materia prima, para justificar una planta competitiva. La ubicación más conveniente para instalar una planta binacional es Puerto Suárez. Materia prima boliviana, mercado brasileño. Antes de que se inicien las desinteligencias con Brasil, Braskem tenía planificado la construcción del complejo petroquímico de plásticos que lo califico de “ideal” para cuando la exportación llegue a los 30 MMm3/d. Braskem es el productor más grande de polietileno de América Latina, lo cual garantizaba mercados en toda la región. Petrobras es socio importante de Braskem. La instalación del complejo era una manera indirecta, pero determinante para que la producción y exportación de gas continúe más allá del actual límite del 2019 y siga alimentando el complejo petroquímico en Puerto Suárez.
Por lo anterior, la adenda Nº 4 firmada el 18 de diciembre pasado, en Río de Janeiro, es muy importante porque define el trato comercial de los “licuables” o “fracciones pesadas” -el documento utiliza los dos términos- que son la materia prima de la petroquímica que está en la corriente del gas de exportación.
Los ministros de Energía y los presidentes de las empresas de Bolivia y Brasil, el 14 de febrero del 2007, suscribieron en Brasilia un acta por la cual se acordó el pago de los licuables contenidos en la corriente de gas que estén por encima de 8.900 Kcal/m3. Ésta es una manera de decir que el gas (metano) sin licuables o fracciones pesadas tiene un valor calorífico de 8.900 Kcal/m3; pero como el contrato especifica que el gas a entregarse debe tener un poder calorífico mínimo de 9.200 Kcal/m3 , éste sólo se alcanza con la inclusión de licuables en el gas. La adenda es el documento que en detalle muestra cómo cumplir lo pactado políticamente. Petrobras acepta pagar por los licuables que estén en el gas hasta un máximo de 9.400 Kcal/m3, desde el 2007 hasta el 31 de diciembre del 2012 y, de ahí en adelante, hasta un máximo de 9.200 Kcal/m3 , hasta fin del contrato. Se acuerda el pago del contenido de licuables con los precios publicados en el Platts Oilgram Report. También se acuerda que el pago mínimo por año será de $us 100 millones y un máximo de $us 180 millones. Finalmente, las partes reconocen que con la suscripción de la adenda se cierran todas las controversias relacionadas con el precio del gas, existentes entre ellas.
La adenda es un interesante documento para obtener un pago por los “licuables” asociados al gas que se exporta, con una retroactividad al 2007.
De lo que se debe tomar debida nota, es cómo la adenda ratifica la especificación del contrato original, que establece 9.200 Kcal/m3 como el contenido calorífico mínimo; esto implica que los licuables obligadamente deben estar en el gas. En palabras simples, se paga por un gas que debe ser rico en licuables, conforme a contrato. Por tanto, se paga en forma separada por gas y por los “licuables”. En esa forma, Petrobras está habilitada moral y comercialmente a instalar una petroquímica en base de los licuables bolivianos donde le sea más conveniente, que inclusive puede ser en Río de Janeiro, donde se está realizando una gran ampliación petroquímica.
La posibilidad de que la Empresa Boliviana de Industrialización de Hidrocarburos construya una planta similar con licuables de gas de exportación al Brasil, es prácticamente nula, porque los licuables ya están comprometidos en el contrato de exportación.
Cálculos rápidos de una planta de polietileno muestran que se podría producir cerca de 500.000 t/año de polietilenos en base a los licuables comprometidos en la adenda. Estos polietilenos (alta y baja densidad) se cotizan en el mercado en un promedio de $us 1.600/t. O sea que si se instala una planta de 500.000 t/año en Puerto Suárez, sólo por la venta de estos productos, se puede esperar un ingreso bruto de $us 960 millones por año, que supera espectacularmente los 100 a 180 millones ahora pactados.
En síntesis, la adenda es un buen acuerdo para el pago de los licuables, pero debe ser temporal hasta la instalación de un complejo petroquímico en la frontera. De ahí para adelante, el valor calorífico del gas de exportación debe ser 8.900 Kcal/m3 y los licuables deben alimentar una petroquímica societaria entre Braskem y la Empresa Boliviana de Industrialización de Hidrocarburos.

autor : Carlos-Miranda-Pacheco-?-Ingeniero
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día