Siguenos en:
Viernes
 4 de Diciembre de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Economía
Hablemos de música
Nuestro peor enemigo
Jueves,  3 de Agosto, 2017

Sí: es uno mismo. Porque tenemos miedos y ellos se vuelven nuestro ego: ¿Qué pensarán de nosotros si hacemos algo y luego fracasamos?¿Cómo se verán esos sueños tan importantes para mí cuando los ponga en práctica, trate de llevarlos a la realidad y vea que quizás no salen como yo espero? Nos enfrentamos a la cara oscura de los anhelos: la posibilidad de fallar, de que los planes por los que vivimos simplemente no resulten. El miedo no nos deja fallar, porque cuando miramos a nuestro alrededor todo pareciera ser perfección: vemos en las propagandas sujetos sonrientes, aparentemente felices, con cuerpos perfectos. Vemos en los medios vidas perfectas, vemos solo resultados. Vemos millonarios, metas imposibles, tecnología, ideas innovadoras.

Pero, ¿realmente son vidas perfectas? ¿Todos lo logrado realmente es tan simple y nosotros somos tan tontos e incapaces que no podemos lograrlo por nuestra cuenta? Eso está muy lejos de la verdad. Lo único cierto es que todos aquellos que se animaron a perseguir sueños tuvieron que pelear por ello no solo con los demás sino principalmente con ellos mismos, contra el miedo, contra el no hacer, la pasividad. Lo que nadie sabe es que detrás de todos los triunfos hay años de prueba y error, de miles de diálogos internos y noches en vela temblando debajo de una pequeña luz preguntándose una y otra vez si lo que hace está bien, si va por el camino correcto. Lo que hay detrás de una propaganda de cuerpos perfectos y vidas perfectas son horas, días, meses de elaboración y construcción ficticia.

Es una belleza preparada, una perfección de laboratorio. Si, porque el verdadero éxito viene lleno de suciedad. De manos embarradas, de horas sin dormir, de duras peleas contra el miedo y contra aquella estúpida idea de qué pensarán los otros, porque nadie de nosotros quiere mostrarse comenzando algo, sobre todo si es muy grande, porque en el fondo sabes que los próximos años de construcción de esos sueños van a ser todo menos glamorosos. Van a ser sucios, van a ser feos, duros, sin lujos, llenos de renuncias porque si algo tiene que suceder en tu vida es aquel sueño por el que peleas y no esa noche de amigos en ese bar de moda donde todos podrían ver tu aparente éxito cuando lo único que estás haciendo es desperdiciar tu tiempo. Estás sembrando esa idea de éxito fácil, lindo, estético, de probeta, que no existe.
Pero al final el miedo es contigo mismo, la desconfianza es hacia ti, la pregunta es: ¿Lo voy a lograr? Si lo intentas y fallas, ¿volverías a intentar? El punto crítico es aquel. No se logra nada intentando una sola vez. Probablemente falles. No solo una vez, dos, tres, diez, mil. Podrías fallar por los siguientes diez o veinte años de tu vida, y diablos que es aterrador mostrarte así, ¿no es verdad?¿Qué dirían tus amigos? Allí va el perdedor, que no le resulta nunca nada. Esa es la actitud de perdedor. Porque el ganador sabe que el fallar es el camino, y que no hay atajos. Thomas Edison dijo: No fueron mil intentos fallidos, fue un invento de mil pasos. Mozart fue un prodigio de la música, sin embargo escribía todo el día música y dejó un legado de más de 600 obras. Sin duda no le fue fácil, era un trabajador compulsivo. La mayoría de los músicos consagrados tienen esto muy claro: no existe éxito sin un largo camino de trabajo duro. Pero la pasión es mucho más fuerte que el miedo, siempre. Es nuestra brújula de vida. Guíate por aquello que late adentro y es imposible ignorar.

Acerca del autor:
Zoran--Vranjican-
Zoran Vranjican
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día