Siguenos en:
Martes
 12 de Noviembre de 2019
Portafolio
the washington post - Washington, Estados Unidos
As? nos ven
Sábado,  28  de Noviembre, 2009

La gira de Amhadineyad ha sido patética y ha servido para subrayar el creciente aislamiento de su camarilla, si no fuera por la cálida bienvenida de Brasil. Lula le dio un abrazo de oso al presidente iraní, con el que constató el mayor avance en su esfuerzo por apuntalar su dudosa situación nacional e internacional. Si Brasil quiere tener influencia mundial tiene que decidir entre apoyar a parias como Ahmadineyad o tratar de posicionarse entre el occidente democrático. El apoyo de Lula a Ahmadineyad no cambiará el fanatismo del líder iraní, sino que le hará más fuerte. Lo que asegurará que cualquier intento de Brasil de mediar en Oriente Medio será rechazado por Israel y los principales países árabes.