Siguenos en:
Martes
 13 de Noviembre de 2018
Portafolio
Según expertos de distintas áreas
El Urubó crece con poco control y planificación
Zona. Luego de meses de su anuncio, aún no rige la ley que declara pausa urbana. Hay preocupación especialmente por la conservación ambiental y distribución de predios.
Domingo,  26 de Junio, 2016
El-Urubo-crece-con-poco-control-y-planificacion
Ref. Fotografia: Hidrografía. Por toda la zona pasan varias pequeñas vertientes de agua, muchas por terrenos privados y al intentar ser desviadas, estas con el tiempo incrementan y se desboran.

El Urubó es sin duda una de las zonas de mayor plusvalía en Santa Cruz, aunque esto se debe solo a la iniciativa privada, según lo reconocen las mismas autoridades de Porongo, municipio al cual pertenece esta zona. La proyección es que se expanda hasta albergar a cerca de un millón de habitantes. Esto pues solo cuatro o cinco urbanizaciones de las 124 aprobadas hasta mayo están pobladas. Este posible gran incremento de la población preocupa al resto del municipio ya que las autoridades no los hacen participar ni les informan de la planificación para que el municipio soporte este posible cambio. Especialmente, en cuanto a la dotación de servicios básicos, que hasta la fecha fueron por inversión privada. Los datos de cantidad varían en cuanto a los que manejan los dirigentes y los de las autoridades. Aunque las dos grandes zonas pobladas son el área urbana y el Urubó. Los primeros aseguran que la zona en expansión es la que cuenta con más población en la actualidad, mientras que para los segundos es a la inversa. 

La Alcaldía no brinda los servicios básicos. Osvaldo Gil, del Comité pro Puente del Urubó, explicó que desde el inicio fue todo cubierto por los recursos de las urbanizaciones y que hasta la fecha, después de tres años, aún siguen cubriendo los servicios y su mantenimiento, pues la Alcaldía no hizo ninguna obra.  Como ejemplo citó que en los últimos días los vecinos tuvieron que cubrir el mantenimiento de una calle pues, pese a que lo solicitaron a la Alcaldía, esta no lo hizo. Al igual que Gil, el vicepresidente del Comité de Residuos Sólidos, Rubén Siles, aseguró que a los dirigentes de las distintas organizaciones no les informan de la planificación ni del control que se está haciendo, pese a que lo solicitan. El asesor de gestión municipal, Jhonny Melgar, reconoció que se controló poco en la zona. El secretario municipal de Medio Ambiente, Carlos Ayala, señaló que lo que se hace es vigilar  que los servicios sean de calidad. Con el que se tiene más problema es con el drenaje, sobre esto Gil afirmó que “la mayoría de las urbanizaciones tienen pozo séptico, el tratamiento es mínimo, solo hay una urbanización que tiene alcantarillado.

Priorizan el problema de la basura. Tanto dirigentes vecinales como las autoridades se preocupan más por resolver un problema urgente que tienen, las condiciones del recojo de basura.  Desde hace más de tres años los vecinos piden el traslado del actual botadero porque está muy próximo a la zona urbana. Las autoridades se comprometieron a aplicar un plan de cierre que debe ser revisado aún por otras instancias de gobierno. La dirigente del Comité de Defensa de los porongueños, Clara Antelo, explicó que están más preocupados por ese tema, pero que igual ya solicitaron a la Alcaldía un informe sobre la expansión del Urubó. “Sabemos que se están aprobando urbanizaciones sin ninguna discriminación, no se está respetando ni ríos, ni arroyos y todo prácticamente lo están vendiendo”, sostuvo.

Hay hasta un 30% de deforestación. Según el último estudio que realizó el Servicio de Encauzamiento de Aguas y Regulación del río Piraí, (Searpi) en este municipio hay hasta un 30% de deforestación. El encargado de Manejo de Cuencas de esta institución, Álvaro Leigue, indicó que son varios los factores, uno de ellos podría ser la población del Urubó. El secretario de Medio Ambiente, aseguró que en el Urubó la mayor extensión eran solo barbechos, extensiones de tierra sin árboles, solo pasto y que en un porcentaje menor, un 20% aproximadamente, sí hay bosques. Reconoció que una de las urbanizaciones sí “cubre un pequeño porcentaje de estos”. En cuanto a las acciones que podrían dañar el medio ambiente, en los últimos meses se denunció que los dragueros no cumplen con las condiciones de extracción de áridos pues hay zonas donde extraen arena de la orilla y no del centro del río como está permitido. Por ello, la Alcaldía ya creó una unidad para este tema y se anunció que en el Concejo se conformará un Comité encargado de hacer seguimiento.

Preocupa la falta de planificación. En el Searpi informaron sobre su preocupación porque en el Urubó no se respeta el área de protección (100 metros)  que debe existir entre la orilla del río y las construcciones para la protección natural en caso de rebalse del río. Leigue detalló que otro problema es que el sistema de drenaje,  solo tienen pozos sépticos,  por lo que se hace un deficiente tratamiento de agua antes de que estas desemboquen de nuevo al río, lo que a futuro puede provocar problemas en la calidad del líquido vital. Ante ello, explicó que periódicamente monitorean esta situación y entregan el informe a las alcaldías para que subsanen las observaciones. Pese a que en estos meses identificaron que estos problemas continúan, aún no se derivó el caso a la unidad de Medio Ambiente de la Contraloría, instancia que sí tiene competencia sancionatoria. En la Secretaría Municipal de Medio Ambiente se informó que se identificaron que algunos vecinos infringieron normas ambientales, pero a la fecha tampoco se sancionó a nadie, pues están siendo corregidas.  Leigue agregó que los drenajes naturales ya fueron “taponeados”, por lo que se requiere con urgencia elaborar un plan de drenaje integral, más tomando en cuenta la posible expansión de la zona. El urbanista, Iver Pereira, señaló que no tiene contacto con las autoridades de ese municipio, pero que frecuentemente pasa por allí y “es notorio que no hay planificación. “Están haciendo lo que se les ocurra, por donde se les antoja. Hasta cerca de Terebinto están llegando las urbanizaciones y yo no sé cuáles están aprobadas, pero el daño es enorme. Camino a Terebinto hay urbanizaciones en las que se iniciaron las obras y ya no más antes de poblarla ya el río se ha llevado varias cosas, incluso en el asfalto que hicieron hay lomas de tierra y está pasando el agua. Entonces el daño medioambiental que se va a crear es bárbaro”, remarcó a tiempo de enfatizar que para la aprobación de la urbanización, por lo extensa que sea, se debe inspeccionar el terreno. “Yo como planificador no puedo aprobar una calle por una quebrada o un río, debo conocer el lugar”, remarcó. Agregó que la Alcaldía aún está a tiempo de frenar y modificar las urbanizaciones para adecuarse a las normas. Alonso Warapoigua, que estuvo como interino tres meses en la Secretaría de Ordenamiento Territorial, aseguró que en este tiempo no aprobó ninguna urbanización pues, pese a que aún no se aprobó una ley que declare “pausa Urbana”, considera que primero se requiere planificar las existentes. Hace cuatro días asumió este cargo, Juan Carlos Aguilera. 

Poco control de la Gobernación. Los vecinos de Porongo cuestionan  que la Gobernación no paralice esta situación. El urbanista Pereira afirmó que “en los años 80 en Santa Cruz el río nos enseñó lo que pasa si no se toma en cuenta a la naturaleza. Imagínese si ya tenemos esta experiencia, cómo podemos saltar al frente y volver hacer lo mismo". Por su parte, la Alcaldía anunció que se iniciará la aprobación de un Plan Director de Planificación para todo el municipio. 

Destacar

• La administración y definición de la distribución y del uso del suelo solo es competencia municipal. Esto en cuanto a lo que se refiere si en el municipio podrán permitirse las urbanizaciones cerradas, abiertas o semiabiertas. 

• El municipio de Porongo está en proceso de aprobación de su mancha urbana. Este procedimiento está en revisión en el Ministerio de Autonomías, junto a técnicos de esta instancia. En promedio este proceso demora entre 30 a 60 días. 

• En el censo realizado el 2006  se contabilizó a 12.690 habitantes en ese municipio distante a 15 kilómetros de la capital cruceña. 

• Este municipio tiene una extensión de 905 kilómetros cuadrados. 

• La alcaldía de Porongo coordina con el Ministerio de Obras Públicas la ejecución de la pavimentación de la carretera Bioceánica. 

• Los Jardines del Urubó es una de las urbanizaciones más antiguas que hay en la zona y la  que actualmente cuenta con mejores condiciones en algunos servicios. Es el único que cuenta con sistema de alcantarillado. 

Punto de vista

Eliana Torrico
Plataforma por el Medio Ambiente

"Falta control de las tres instancias de Gobierno'

Sobre la conservación de riachuelos o ríos del lugar, los tres niveles gubernamentales de medioambientales tienen competencias concurrentes dentro de la regulación. Sin embargo, en la práctica lo que sucede es que se pasan la responsabilidad entre las tres instancias y ninguna asume lo que le corresponde. Desde la Quinta Municipal se ha puesto en evidencia pública lo fácil que es alterar los resultados de la matriz ambiental a través de la cual se obtiene la categoría para la ficha, sin embargo, la norma señala dos instancias de control (municipal y departamental) tienen la competencia de observar, objetar y requerir toda la documentación complementaria, asimismo, visitar los terrenos donde se pretende llevar a cabo para asegurarse que la categoría es la que realmente corresponde. Lamentablemente este mecanismo intergubernamental no funciona como debería. 

¿Urbanizaciones cerradas?

• Las cinco urbanizaciones ya habitadas en el Urubó son completamente cerradas, es decir, la empresa dota a los vivientes desde agua potable, luz hasta el servicio de alcantarillado. 

• Desde la Alcaldía informaron que se espera una norma nacional que fije si ya no se podrán aprobar urbanizaciones cerradas para regirse a la nueva normativa. 

• Un promedio de seis meses es lo que informaron en la Alcaldía que demora el trámite de aprobación, aunque este puede variar. 

• Son varias las urbanizaciones que ofertan terrenos en la zona, estos varían en cuanto a precios y características del terreno. Hay algunas, las más lejanas, por las que se debe pagar hasta Bs 20 al día. Los lotes promedio son de 350 metros cuadrados. 

• Para la circulación en la zona la dificultad es que solo hay un puente que conecta con Santa Cruz. 

 

Acerca del autor:
Leyla-Mendieta--
Leyla Mendieta
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día