Siguenos en:
Miércoles
 12 de Diciembre de 2018
Encuentro
Pensando en Voz Alta
Carmen Villazón, la artista
Jueves,  9  de Febrero, 2012

La Guerra del Chaco trajo consigo aires de renovación y a partir de los años 40 empieza lo que podría denominarse el renacer de las artes plásticas en Santa Cruz. Es un movimiento que nació como una inquietud didáctica: primero en forma espontánea –“como adorno para las señoritas de la sociedad”--, para luego pasar a algunas escuelas y finalmente, a la creación de una institución que va a tener una influencia decisiva: la Escuela de Bellas Artes, fundada en 1945. Se trata, sin lugar a dudas, de un movimiento  sui generis; está desligado de todas las corrientes que pululan por el mundo y está apegado a una forma muy especial de entender la vida: amor a lo propio, buen humor y, en definitiva, testimonial. La etapa que arranca de los años 40 y termina en los '50, aunque en algunos casos se adentra en los '60, puede ser denominada de los iniciadores. Se trata de una etapa de hacedores de caminos en la que los artistas prácticamente caminan solos y casi a ciegas. A partir de mediados de siglo empieza un movimiento de cambio que va a estar protagonizado por Lorgio Vaca y Herminio Pedraza. Poco a poco, paralelamente al desarrollo económico, este movimiento toma un ritmo cada vez más acelerado de búsqueda y cambio. Protagonistas importantes de este movimiento son Tito Kuramotto y Marcelo Callaú que en 1974 fundaron el Taller de Artes Visuales, que ha jugado un importante rol en la formación de artistas. A partir de los '80 las artes plásticas es el campo en el que hay un mayor dinamismo y creatividad.

Cuando cumplió 17 años llegó Carmen Villazón a Santa Cruz de la Sierra desde su natal Vallegrande, con una maleta llena de ilusiones artísticas. Para poder hacer realidad su sueño se inscribió en la Escuela de Bellas Artes que dependía de la universidad estatal, pero al poco tiempo cerró sus puertas. La joven Carmen tenía las cosas muy claras: quería ser artista. Para materializar esta ambición se acercó a los creadores más representativos de la época (Jorge Rosza, Tito Kuramotto, Jorge Chuquimia, Wilfredo Salvatierra) a quienes observa de cerca y aprende. Sin embargo, Carmen Villazón, que es una mujer de espíritu libre y poco afecta a los convencionalismos y academicismos es una autodidacta que siempre ha sido fiel a  sus sentimientos.

Conocí a Carmen Villazón a fines de los '80, cuando ya había participado en varias exposiciones individuales y colectivas e incluso en la II Bienal de Arte de La Habana. Me impactó su pintura y ella misma, la artista. Desde el primer momento que la vi me pareció que estaba ante esas imágenes barrocas de la Virgen María que nutren nuestras iglesias. De mirada tierna y al mismo tiempo llena de picardía; de sonrisa apenas perceptible, a la manera de la Gioconda, y de pelo negro y la mayor parte de las veces suelto. “Sos una Madonna”, le dije.

La pintura de Carmen Villazón ocupa un lugar preponderante en la plástica cruceña y nacional. Los historiadores y críticos de arte la encuadran dentro de lo que se conoce como la pintura primitiva o naif y dicen que su nombre está inscrito, junto al de nuestro Armando Jordán, entre los llamados “primitivos americanos” con el argentino Fegari y el nicaragüense Guillén. Sin embargo, la pintura de Carmen Villazón es mucho más que el primitivismo que nuestra cotidianeidad sin perspectiva y trasgrediendo todas las normas academicistas. La pintura de Carmen Villazón es un tributo a la vida que muestra alegrías y tristezas, luces y sombras, belleza y fealdad, picardía y mordaz crítica social, todo ello envuelto en los intensos colores que ofrece esa vida.

Hace pocos días el Centro Cultural Santa Cruz ha ofrecido una exposición retrospectiva de su obra (”Carmen Villazón, 40 años de pintura”). Esta exposición ha servido para mostrar de forma contundente la maestría de la artista que sigue siendo fiel a su arte y a ella misma; que sigue siendo  una “Madonna”.

Acerca del autor:
Alcides-Parejas-
Alcides Parejas
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día