Siguenos en:
Viernes
 16 de Noviembre de 2018
Encuentro
El tacu de papel
Historia de una memoria
Martes,  31 de Mayo, 2011

En diversos momentos históricos los hombres de ciencia han encontrado objetos extraños de diferente textura y forma que los han sorprendido: Una esfera de un material desconocido, una pirámide de metal o cilindros transparentes cuyo significado se ignora, de una manera similar que otras civilizaciones del futuro encontrarían un disco compacto –CD- cuya forma circular lisa les sorprendería al ignorar que contienen información que les daría una idea de lo que somos hoy. Lo que quiero decir que es importante guardar la memoria de las civilizaciones para que otros seres las entiendan y construyan el futuro. Por ello, la memoria escrita, hoy por hoy, es un tesoro a conservar.

Cómo entender, por ejemplo, aquel surrealista ejemplo de la explotación de la plata del Cerro Rico de Potosí, cuya enorme riqueza hubiera permitido construir un puente de plata desde América hasta España. Los historiadores, metodología científica mediante, podrían comprender los avatares del surgimiento de las naciones emergentes de América del Sur por medio de la interpretación de los hechos económicos suscitados en la ruta de la plata. Resulta imposible eludir el hecho que la ciudad de Potosí fue, en su momento, una urbe que albergaba más almas que la capital de Francia, París. En Potosí se comerciaban los más variados artículos procedentes de diversas regiones del mundo.

Todo ello está registrado en la ahora declarada “Memoria del  Mundo”,  que son los testimonios escritos del Fondo Documental de la Real Audiencia de La Plata, por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). Estos documentos informan sobre el desarrollo de las minas de plata de Potosí, entre 1561 y 1825, cuya explotación se exportó a España y Europa, constituyéndose en el primer eslabón del circuito comercial globalizado para la plata en los siglos 16 y 17. Una perla comparable al patrimonio documental de la Música americana colonial, de los siglos 16 y 17, reconocido “Memoria del Mundo” en 2007.

En todo caso se trata del rescate de la memoria colectiva de los pueblos, a partir de la memoria histórica e individual registrada en documentos que reflejan la historia cultural del Nuevo Mundo en todas sus facetas, desde sus fuentes indígenas, africanas y europeas que nos han dado características religiosas y laicas, civiles y políticas peculiares, refinadas y populares, vocales e instrumentales, místicas y dramáticas, así como también renacentistas, barrocas y clásicas. Un ejemplo más del formidable mestizaje mundial que echa por tierra posturas elitistas y clasistas, y que privilegia la universalidad de los derechos humanos y el destino común de la sufrida humanidad.

La “Memoria del Mundo” se enriquece con un patrimonio documental de importancia internacional, regional y nacional cuya preservación y acceso sin discriminación obliga a los poderes públicos a ingentes esfuerzos, en estricta colaboración con los ciudadanos y los sectores empresarial y comercial. De alguna manera, se reconstruye la historia de la memoria de los pueblos a partir de una memoria de la historia registrada por quienes fueron testigos del paso del tiempo. Quizás sea una vía para entendernos, sobre la base documental que nos demuestra que no somos totalmente occidentales ni hispánicos, ni enteramente americanos. Nos ayudará a recordar de dónde somos y a qué venimos.

Acerca del autor:
Fernando-Luis--Arancibia-Ulloa-
Fernando Luis Arancibia Ulloa
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día