Siguenos en:
Sábado
 24 de Octubre de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Social/Cultura
Miradas
La sonrisa en política
Martes,  9 de Abril, 2019

Una de las famosas frases atribuidas a la pluma de William Shakespeare refiere que es más fácil obtener lo que se desea con una sonrisa que con la punta de la espada; certeza objetiva dentro de toda relación donde la voluntad de los individuos entre en juego en procura de ejercer un poder de seducción desde la esfera de la autoridad, verbigracia, es difícil ver a un político buscando votos con el ceño fruncido e increpando emociones negativas en su posible electorado.

Es por ello que tanto el periodismo como el analista político se dan a la tarea de descifrar el significado de los gestos y muecas de las autoridades que rigen los destinos de nosotros los gobernados; tómese por ejemplo el examen al que es sometida toda expresión devenida de la reina consorte de España, Letizia Ortiz, esposa de Felipe VI; que más allá de los infaltables paparazzi, exige de su misma investidura que se presente con la mejor de las disposiciones en ocasión pública que se presente.

En Latinoamérica no estamos ajenos a ello, pues la pulcritud con la que se muestran los mandatarios combina con la suciedad de los actos inmorales que se van descubriendo tras su paso por el poder que, dicho sea de paso, últimamente es cada vez una travesía más prolongada, merced a los artificios legales que se conciben en las angurrias de poseer el poder político. Piénsese en la circunstancial fama de la comunicadora social Fabiana Rosales, esposa del denominado presidente encargado de la República Bolivariana de Venezuela, Juan Gerardo Antonio Guaidó Márquez. Su comprometida esposa nos recuerda la importancia de la sonrisa colectiva, esa que resulta del ánimo popular cuando reacciona ante su gobierno. La Sra. Rosales afirmó contundente, en una entrevista ante la periodista Shirley Varnagy; que está dispuesta a sacrificar su tranquilidad por la sonrisa de los venezolanos.

Cabe entonces preguntarnos, ¿qué podemos esperar de la capacidad de sonreír y de generar sonrisas por parte de nuestros actores políticos bolivianos? En primera instancia debemos establecer que dentro del marketing político es una ventaja sustancial poseer una sonrisa fácil que resulte franca y radiante de una personalidad dominante; lo cual en muchos casos esconde falencias y vacíos de contenido en cuanto a programas o propuestas serias de un candidato cualquiera. En segundo lugar, si la sonrisa es acompañada con un sex appeal propio del gusto de las masas, en su mayoría más dilectas a ver que a observar, la fascinación política opera de maravilla. Recuérdese la reacción de la población femenina cochabambina ante la figura de Manfred Armando Antonio Reyes Villa Bacigalupi, que se ganó el alias de “Bombón”. Un tercer lugar, es aquel que busca establecerse como verdad inexorable en todo candidato y político en plena gestión: mostrarse joven, fresco ante toda cámara y sobre todo con cara de tener la solución a mano ante cualquier problema.

Y qué decir sobre la capacidad para sacarnos risas si es que no carcajadas con cada ocurrencia o desliz verbal, posibilidades que incluso terminan siendo libros como el propiciado por Alfredo Rodríguez, a propósito de las alocuciones de nuestro presidente Evo Morales. 

Hay una frase que además de sonrisas debería cuestionar nuestro propio diario vivir: “Estar sometidos a las leyes es perjudicarnos. Aunque digan que es inconstitucional nuestros decretos, nuestros hechos, no importa (...) No hay que esperar las leyes, hay que seguir trabajando con decisiones políticas, y si nos demandan de inconstitucionalidad nuestros Decretos Supremos, será el pueblo quien juzgue…” Si bien el contexto de la frase (año 2007), responde al hecho de que el MAS-IPSP no poseía los mágicos 2/3 en el entonces llamado congreso boliviano; se podía vislumbrar el afán poco legalista e irrespetuoso del orden constitucional con el que se manejaría el país. 

Es así que una sonrisa en política puede esconder lágrimas y desesperación por parte de los gobernados, ya que mientras puedo sonar divertido, la gestión y administración del poder no es un chiste ni trabajo de menor cuantía. Ahora que se acercan las reyertas electorales, además de sobrar abrazos y besos en plazas, calles y mercados, debemos ejercer una ciudadanía consciente e intentar desentrañar el significado de las sonrisas que buscan engatusar nuestro gusto electoral, provocando que tal vez cambiemos nuestra primogenitura por un plato de lentejas, y que, en nuestro caso, acarrearía no solamente un gobierno falaz sino una complicidad ciudadana.

Acerca del autor:
Delmar--Apaza-Lopez-
Delmar Apaza López
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día