Siguenos en:
Martes
 20 de Noviembre de 2018
Encuentro
Editorial
Libre expresión: Alerta máxima
Jueves,  7  de Diciembre, 2017

Salvando un puñado de casos, casi todas las iniciativas legislativas de los últimos 11 años han partido del Órgano Ejecutivo y más específicamente del mismo gabinete que ha redactado las cientos de leyes aprobadas por el régimen gobernante, incluyendo por supuesto, la Constitución Política del Estado y la demanda cuya aprobación la dejó en el aire.

Por eso mismo no se puede admitir la versión que indica que cuatro legisladores del oficialismo son los autores del proyecto de “ley de información responsable” que viene a cerrar el cerco a la libertad de expresión que ha sido vulnerada a través de varias figuras jurídicas como la Ley contra el Racismo, el Código Electoral, la Ley de Telecomunicaciones, entre otras.

El Gobierno obedece a un plan que pretende implantar en Bolivia un modelo similar al cubano, donde la dictadura comunicacional ha sido clave en la perpetuación de la tiranía castrista. Sabemos que el objetivo es copar todos los ámbitos de la vida boliviana y después de haber conquistado la totalidad del poder político, legal y económico, aún queda pendiente el dominio cultural, indispensable para reeducar a la gente en un contexto ajeno a la libertad, la justicia, la propiedad y otros valores que el “proceso de cambio” busca reinventar.

Conseguir lo que ha logrado Cuba, China o Corea del Norte, es decir, aislar a sus pueblos y someterlos a un espacio donde impera una sola voz es sumamente complicado en estos tiempos de hiperconectividad y vértigo en el flujo de la información, que prácticamente hacen imposible el control y la censura, al viejo estilo de las dictaduras del pasado.

El Gobierno boliviano está urgido de contar con una herramienta que le ayude a frenar la avalancha informativa que hace conocer el creciente malestar social, los abusos y los hechos de corrupción y si bien una ley que criminaliza el ejercicio periodístico no va a parar el conocimiento de los hechos, el escarmiento selectivo hacia la prensa independiente puede generar un efecto de autocensura en la gente que se expresa a través de las redes sociales. El encarcelamiento de un joven que grabó y difundió algunas imágenes contestatarias se produce en este mismo contexto de amedrentamiento que busca enmudecer las expresiones de rechazo hacia la perpetuación que ha sido aprobada ilegalmente en el Tribunal Constitucional.

El proyecto en cuestión es certero pues elimina las últimas garantías que dispone el ciudadano boliviano en el ejercicio de la libertad de expresión y el derecho a la información. Pasa por encima de la Constitución y del Código Penal que ya establece unos límites precisos e inequívocos a la divulgación de información y además, deroga de facto la Ley de Imprenta, portadora de las salvaguardas que aseguran la vigencia de un elemento sustancial de la democracia, como la libre circulación de noticias. El Congreso ha decidido suspender el tratamiento de esta iniciativa, pero podría tratarse simplemente de un movimiento táctico. El plan sigue en marcha.

El Gobierno obedece a un plan que pretende implantar en Bolivia un modelo similar al cubano, donde la dictadura comunicacional ha sido clave en la perpetuación de la tiranía castrista.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día