Siguenos en:
Miércoles
 27 de Enero de 2021
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Social/Cultura
Editorial
Estafas piramidales: La punta del iceberg
Jueves,  25 de Mayo, 2017

Bolivia tiene una larga y dolorosa historia de estafas piramidales. Es como si los timadores profesionales hubieran encontrado la veta soñada, rica e inagotable. Dos hechos recientes no hacen más que confirmar este fenómeno que parece pillar siempre desprevenidos a los ciudadanos y, lo peor de todo, sin capacidad de reacción a las autoridades que deberían actuar con la suficiente previsión e inteligencia para evitar la prosperidad de estos negocios que se llevan millones, en su mayor parte, los ahorros de toda una vida de miles de personas.

Suelen pasar meses hasta que se “pincha el globo” y mientras tanto, los estafadores han operado con total tranquilidad, haciendo propaganda por todos los medios, actuando a vista pública y propalando sus trucos a los cuatro vientos. Es verdad que las autoridades relacionadas con los servicios financieros realizan las advertencias del caso, pero eso no debería alcanzar para lavarse las manos.

¿Acaso el Gobierno es el último en enterarse de estas actividades? ¿Nadie sospecha cuando una oficina ofrece acciones de minas de diamantes en África, paga intereses extraordinarios o promociona extrañas transacciones digitales a través de dinero electrónico? Acá existe una tarea muy clara no sólo para los responsables de fiscalizar el sistema de bancario y otras actividades conexas, sino también para la Policía, la Fiscalía y la justicia en general, que deberían explicar cómo es posible que en pleno Siglo XXI haya quienes operan a Bolivia como si tratara de una vieja y lejana aldea sin Dios ni ley. 

Lo lamentable de todo es que estas acciones, que suelen repercutir fuertemente en los medios masivos luego de que se consuma la estafa, no son las únicas formas de extorsionar financieramente a la población.

Hace mucho que operan en nuestro país redes de prestamistas extranjeros supuestamente vinculados al narcotráfico que utilizan un método conocido como el “gota a gota”, que suele envolver a sus víctimas con cuotas muy bajas, detrás de las cuales se esconden intereses usurarios de hasta el 20 por ciento mensual. En toda América Latina los gobiernos han perseguido y expulsado a estas bandas que operan en los mercados y barrios marginales ¿Qué estamos esperando para hacer lo mismo?

Estos estafadores actúan como mafias, con algo de disimulo y reserva, pero el colmo es lo que hacen ciertas entidades que se camuflan como ONG's presuntamente dedicadas a la promoción social, pero que han bastardeado el sistema de microcrédito. Se dedican a prestar al troche y moche a personas que usan el dinero para comprar un televisor u organizar una fiesta y que se envuelven en verdaderos engranajes siniestros de pagos, garantías y préstamos en cadena que los deja más pobres, pues tienen que empeñar hasta lo último para no perder la casa o el terreno donde viven. Esos sistemas son ampliamente conocidos en Asia, donde se volvió muy frecuente el tráfico de órganos para poder cumplir con las deudas contraídas. Alguien tiene que desnudar toda esta realidad.

¿Acaso el Gobierno es el último en enterarse de estas actividades? ¿Nadie sospecha cuando una oficina ofrece acciones de minas de diamantes en África, paga intereses extraordinarios o promociona extrañas transacciones digitales a través de dinero electrónico?

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día