Siguenos en:
Jueves
 21 de Febrero de 2019
Encuentro
Tribuna
Lucha por la democracia
Domingo,  23 de Abril, 2017

El tema es de permanente actualidad y de una constante preocupación de la comunidad internacional pues tiene que ver con el ejercicio pleno de las libertades y derechos del individuo dentro de las sociedades organizadas. Venezuela, en ese sentido, es ahora el escenario donde se libra -bajo el régimen chavista-  una lucha intransigente del pueblo por la democracia latinoamericana en términos inclaudicables y con repercusiones continentales, situación a la que ha llevado el actual régimen autoritario que gobierna aquel país.

Allí se han planteado posiciones radicales por las preferencias políticas e ideológicas: o una democracia que permita el ejercicio digno de los derechos fundamentales, o un sistema autoritario que lo representa con todas sus agravantes el actual régimen gobernante de Venezuela presidido por Nicolás Maduro. Es una contienda que nos recuerda de alguna manera la confrontación ideológica de la Segunda Guerra Mundial cuando estuvieron enfrentados dos sistemas contrapuestos: el fascismo totalitario por una parte, con la democracia universal, por otra. El triunfo correspondió felizmente a esta última para bien de la humanidad.

La OEA, como organismo que aglutina desde 1948 a las Naciones de América, señala entre sus propósitos fundamentales promover y consolidar la democracia representativa, de manera que dicho organismo se ha visto en la necesidad de hacer conocer su posición ante la actitud gubernamental venezolana que se aparta de los postulados de la Carta Democrática Interamericana. Por su parte la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se pronunció ante la decisión adoptada por el régimen que dirige Maduro de “armar a 500.000 milicias civiles para defender la paz, la soberanía e independencia de la patria”, algo que llevó al Secretario General de la OEA, Luis Almagro, a calificar este hecho como “una acción represiva homicida”, nada más cabal. La CIDH, por su parte, declara que “El despliegue de las fuerzas militares y milicias civiles armadas ordenadas por el Poder Ejecutivo representa una grave amenaza a los estándares en materia de protección de la seguridad ciudadana y la protección de los derechos humanos”.

O sea que toda condescendencia con un régimen que está al margen de los postulados de la OEA y de los que sostienen las NNUU, rechazado por las corrientes democráticas del mundo, puede considerarse como una tolerancia a la dictadura o una actitud cómplice con un gobierno que ha optado por oponerse a la vía democrática y sí, más bien, seguir una línea autoritaria que resiente a la Comunidad Internacional que ha propugnado siempre el respeto a los derechos fundamentales de la persona.

Acerca del autor:
Rene-Baldivieso-
René Baldivieso
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día