Siguenos en:
Martes
 24 de Noviembre de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Social/Cultura
Pinchando globos jactanciosos
barlamentos
Viernes,  18  de Diciembre, 2009

Winston Estremadoiro - Reconozcamos que a los humanos nos gusta el humor negro. No concibo mayor travesura que la de algún imberbe armado de un alfiler escondido entre los dedos, que se desternillaba a carcajadas pinchando los globos de niños que luego lloraban agarrados de su nana en algún parque infantil.
Es esa vena de humor negro que me mueve a pinchar algunos globos de petulancia del gobierno actual. Orientados a insuflar una sensación de bonanza previa a la votación de diciembre, hoy, ufanos de haber ganado con holgura las elecciones quizá por la efectividad de su propaganda, muestran la hilacha de una soberbia ridícula. Por un lado, contradicen muestras conciliadoras con la oposición vencida, confundida y dividida. Por otro, se hinchan como sapos ante potencias como EEUU, con el que se cumple a juntillas aquello de “a Dios rogando y con el mazo dando”. ¿Le darán las instituciones de crédito controladas por los estadounidenses lo que falta de los 13.000 millones de dólares del plan de inversiones gobiernista?
La desorientación de la opinión pública –la consciente, aclaro, no la de los borregos ignaros- se destaca en el Ministro de Economía jactancioso de la “casi duplicación” del Producto Interno Bruto (PIB) –de $9.000 millones en el 2005 a $19.000 millones- en los primeros cinco años del gobierno de Evo Morales. Si el PIB es el valor en dólares de toda la producción de bienes y servicios del país durante un año, el primer globo a pinchar es la composición de dicho incremento. Es claro que no se debe al aumento de la productividad.
Si es atribuible al incremento de la renta gasífera por la bullada nacionalización, ¿no se debe poner en la balanza la espantada de las inversiones en el sector? Ciertamente la falsa nacionalización es directa culpable de perder la oportunidad de hacer de Bolivia el centro energético del sur del continente. Más bien, tiene al país en apuros para cumplir los contratos con Brasil y Argentina. En 2009, este gobierno de buenos politiqueros, pero chambón en la gestión económica, atraerá una merma de $1.155 millones de dólares en ingresos del gas: ¡corten $112.93 por nuca a los 10.227.299 bolivianos!
Si uno de los primeros ítems de generación de ingresos, quizá mayor que las exportaciones, son las remesas de los emigrantes bolivianos que salieron del país en tumulto en el período previo y durante el presente gobierno, ¿cuánto del aumento del PIB se debe a ellas?
En días previos a las fiestas de fin de año, cuando se nota la llegada de miles de compatriotas del norte potosino a aprovechar del espíritu navideño pidiendo limosna, salta a la vista la incongruencia de esa triste situación y un gobierno que presume de privilegiar a los “originarios”. A los indígenas de los bolsones de pobreza extrema debe parecer una broma cruel referirse al aumento del PIB per cápita de cada boliviano, de $1.010 a $1.857 en su ingreso anual. Burla mayor sería si se entendiera el trasfondo de jactancias del ministro superhombre, en sentido de que “estamos entrando en un umbral donde ya no somos un país pobre (…) Estamos, creo, mejor que Paraguay”.  
Es otro globo irresistible de pinchar. Primero porque está demostrado que el ingreso per cápita no guarda correlación con las medidas de la desigualdad en los ingresos de la gente. La meta del milenio es la erradicación de la miseria, de la que Bolivia tiene mucha. El 60% de su población está bajo el umbral de la pobreza, haciendo mentirosa la jactancia ministerial. La relación de la pobreza con la desigualdad en la distribución del ingreso se mide en una serie de indicadores, como el coeficiente de Gini, medida de la desigualdad que varía de cero (igualdad perfecta) a uno (desigualdad perfecta). Los países con marcada desigualdad en la distribución de ingresos tienen de 0.50 a 0.70. Nuestro país está lejos de abandonar el ribete de pobre y desigual con su 59.2 de coeficiente Gini.
La comparación con Paraguay se parece a un pobretón pavoneando una peta modelo 1990, mientras el vecino tiene una peta 1988 –y el resto del vecindario tiene Land Cruiser, cuando no Hummer parqueados en sus garajes. Mayor vergüenza para nosotros, el pobre Paraguay que incrementó su territorio en 50% en la Guerra del Chaco –penosa como pelea de dos famélicos muertos de hambre- tiene parecido coeficiente Gini, pero sin gas, ni petróleo, ni minerales. Eso sí, tiene la acería que procesa pedregones del Mutún.
Nada nuevo bajo el sol del tercer milenio, hace 234 años decía Adam Smith que ninguna sociedad puede ser próspera y feliz si la mayor parte de su población es pobre y miserable. Cuán paupérrima es esta Bolivia donde el 10% más pobre come sólo un 0.5% del pastel económico, mientras que el 10% superior se morfa 40% de la torta. Pero la austeridad pobre y solidaria de los bolivianos se refleja en que el 80% restante de la población accede a más de la mitad del magro pastel.
Tal vez el ingenio de los bolivianos para subsistir con dignidad no se deba a las nada progresivas repartijas de dinero en forma de bonos, que benefician a ricos y pobres por igual –y compran votos. Una reciente encuesta reveló que la mayoría de los compatriotas subsiste en base a ropa, electrodomésticos y vehículos usados.
La austeridad boliviana contrasta con los aires soberbios de un gobierno dispendioso, quizá porque se traga el papo de ser un país rico. Lo evidencia que se dé prioridad a la compra de un avión presidencial millonario y a la adquisición de un satélite por más de $300 millones de verdes. Los países prósperos se encandilan y aplauden las bravuconadas de su Presidente indígena ante la mayor potencia del planeta, sin saber que el deterioro del medio ambiente en Bolivia, se debe a la depredación de su patrimonio natural, en gran parte por las huestes cocaleras que dirige.

Acerca del autor:
Winston--Estremadoiro-
Winston Estremadoiro
Acerca del autor:
Winston---Estremadoiro-
Winston Estremadoiro
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día