Siguenos en:
Martes
 18 de Junio de 2019
Encuentro
Obama se atrinchera para cumplir sus promesas
Guerra en la Casa Blanca
El presidente norteamericano está decidido a usar todos sus poderes e impulsar algunas de sus 'leyes estrella' pese al boicot de la oposición.
Domingo,  23  de Noviembre, 2014
Guerra-en-la-Casa-Blanca
Ref. Fotografia: Cada año una oleada de niños y jóvenes ilegales son aprehendidos en la frontera con México.

Dos años de guerra institucional. Eso es lo que amenazan en convertirse los últimos 24 meses de Barack Obama en la Casa Blanca. El presidente de Estados Unidos está decidido a usar todos los poderes que le confiere la ley contra un Congreso en el que la oposición republicana ha bloqueado, a su vez, todas sus propuestas.

Dos frentes atrincherados. El resultado son dos bloques inamovibles. Uno, atrincherado en la Casa Blanca; el otro, en el Congreso. Es una guerra que por ahora no va a tener cuartel, y que se va a dirimir en la arena política, en la de la opinión pública y, posiblemente, también en los tribunales porque, en último término, se trata de la interpretación de la Constitución. Por el momento, ninguna de las partes tiene poder para destruir a la otra, y el riesgo de que una de ellas se exceda en el uso de sus poderes puede causar una reacción que dé la victoria a su rival. Una victoria que, además, puede tener implicaciones a largo plazo, porque quedan menos de dos años para las elecciones.

Pelea entre el Ejecutivo y Legislativo. El eje de la pelea es el poder del Ejecutivo (o sea, la Presidencia) y el del Legislativo (es decir, el Congreso). Desde que EEUU nació a finales del siglo XVIII, el Congreso ha ido cediendo poderes a la presidencia. Esta se ha beneficiado de que controla los resortes de la Administración para ir creando diversos ámbitos de poder -el más reciente, el Consejo de Seguridad Nacional- que no responden a nadie. El otro gran factor a favor de la Casa Blanca es que en ella el poder está concentrado en torno a una persona. El Congreso, sin embargo, funciona a base de comités, y ha tenido históricamente dos partidos -y en contadas ocasiones tres- que son más bien coaliciones y en las que cada legislador va más o menos por libre.

El principal frente de batalla. El gobernador de Texas -que ya intentó la conquista de la Casa Blanca en 2012 y probablemente vuelva a hacerlo en 2016-, Rick Perry, declaró que una posible demanda de ese estado contra Obama "es una posibilidad muy real". Perry dijo que el fiscal general de Texas, Gregg Abbot -que además se convertirá en el nuevo gobernador el mes que viene, tras su triunfo en las elecciones del 4 de noviembre- ha resumido su actual trabajo en los siguientes términos: "Voy a la oficina, llevo a Obama a los tribunales, y me marcho a casa".

Otro probable “presidenciable” republicano en 2016, el senador Ted Cruz, publicaba ayer un artículo de Opinión en el diario “Político” de Washington titulado significativamente "Obama no es un monarca", que concluía afirmando "si Obama no respeta al pueblo, el Congreso lo hará".

El ‘sueño americano’. La reforma prometida por Obama se ha quedado, de momento, en una acción ejecutiva que para los millones de hispanos de Estados Unidos supondrá sin duda un avance, pero un avance insuficiente. “Esta gente se merece que no la engañen más. Sin duda habrá frustración, porque muchos tienen la sensación de que lo que se hace es poner tiritas, parches, pero nunca se llega a la meta final, que es una reforma integral. Dicho esto, lo que ha decidido el presidente es, sin duda, una victoria importante”.

Esa “victoria importante” será celebrada, o criticada por insuficiente, de forma más dispersa que nunca. En 1990 había en Estados Unidos 3,5 millones de indocumentados; ahora son 12.

autor : EFE,-AFP
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día