Siguenos en:
Domingo
 17 de Enero de 2021
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Social/Cultura
Mirando de abajo
Futboleros
Martes,  10 de Junio, 2014

La fecha obliga, hay que hablar de fútbol. Comenzar, por ejemplo, con que al Apu, en Bolivia, a los cincuenta años y más cumplidos, los cambas en horrenda lambisconería, ficharon como jugador profesional. Que los venció (a los cambas), los venció, no hay duda. Tal vez aquellos pesimistas que afirman que todo hombre tiene precio no se equivocaron. Aunque cuesta generalizar, y cuesta agrupar a colectivos humanos bajo términos globalizantes muchas veces denigratorios, no le hallo otra forma, si esto hasta semeja un partido de pateapelotas donde alguna estrategia hizo que el contrario se pusiera de rodillas y, en lugar, de jugar, cometiera fellatio con su peor enemigo. Amaos los unos a los otros... resuena la voz de las iglesias en la infancia...

El nuevo contratado, de oficio presidente, no puede por supuesto estar presente en entrenamientos ni mezclarse con la chusma, de la que dice venir. Ya antes había contratado un entrenador particular para que en palacio le enseñe las suspicacias del chanfle y la contundencia del puntazo. Será que ponen bustos de egregios bolivianos frente a él, con un arco de opereta detrás, y practica una y otra vez el tiro libre para que le salga como a Maradona, porque como a Nelinho nunca. Eso era otra cosa. A cada patada caerán mostachos célebres o se rajarán calvas de los otrora notables. No importa, porque palacio es ahora, y de hoy para siempre, SU casa. Así lo determinaron los dioses de piedra cónica que se enterraban en las apachetas. Apañados por collas y cambas por igual. La paz reina en Berlín, decían los militares reaccionarios mientras asesinaban a Rosa Luxemburgo. La paz, qué más obvio, reina en La Paz, la Evo Pax, mejor que la Pax Augusta y la Pax Mongólica juntas.

El Mundial de Brasil tiene mayor espectro: pertenece en esencia a la insigne camada de raterillos que se amontonan bajo las siglas del Socialismo del siglo XXI. Tendrá que ser del XXII, porque lo de este siglo ha fracasado con fragor; ni siquiera empezó. “La” Dilma se juega el puesto, que bajo juramento prometió conservar para el retorno del capo Lula. Pierde Brasil y el Maracanazo tendrá otras características, ya no solo la angustia ebria de un proletariado que se lamentaba hasta el amanecer del día siguiente en boliches de mala muerte (según cuenta Obdulio Varela a través de Osvaldo Soriano). No, no hay muro de lamentaciones ahora, hay que incendiar.

Evo Morales ha subyugado al mundo, no hay duda. Al de académicas que se ilusionan con una igualdad que detestarían de ocurrir. A románticos maricas de izquierda. Los adalides de la revolución, con muy pocas excepciones, son justamente lo contrario. Atizan la fogata para que de allí salga fortalecido el status quo, cualquiera que fuese, el de la verticalidad, el poder y la obediencia. Su pena, que lo acompañará a la tumba, es el vacío de la máquina de fax, a donde no le llega, ni le llegará, la invitación a un mundial. A pesar de que el de hoy les, como dije, pertenezca, y se apueste en él la política futura.

Mi cuñado Danilo, que solía llorar cuando perdía Brasil, hoy putea por teléfono y quiere, por sobre todas las cosas, que Brasil pierda. Lo entiendo. Viendo la maña y la saña de los gobernantes de izquierda de esta perdida América, yo también, a pesar de que me encantaría ver coronarse al Brasil, a la Argentina, a Ecuador y Chile, a Colombia. Nuestro placer no puede encandilar nuestro deseo. Con lo lindo que fuera ver a Neymar levantando la copa, a Messi haciendo lo mismo entre escupitajo y escupitajo, prefiero ver a los capangas, caciques, mayordomos y mayorales, salir aterrados de sus palacios, tratando de escapar de los grilletes que se han ganado con creces.

 

Acerca del autor:
Claudio-Ferrufino-
Claudio Ferrufino
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día