Siguenos en:
Miércoles
 11 de Diciembre de 2019
Encuentro
Bajo el penoco
Unos simples bagres
Domingo,  23 de Marzo, 2014

En el 2007, el expresidente brasileño Lula da Silva vetó el informe de Ibama, un organismo federal que otorga licencias ambientales que había negado los permisos de construcción de las plantas hidroeléctricas de Jirau y San Antonio sobre el río Madera, a las que se considera causantes de los desastres ocurridos en el Beni y los estados brasileños de Acre y Rondonia, donde en conjunto han resultado más de 25 mil familias damnificadas y más de 110 millones de dólares en pérdidas para la ganadería beniana. "No vamos a truncar el desarrollo de Brasil por unos simples bagres", dijo en aquella ocasión el líder brasileño, haciendo alusión a los peces migratorios que serían afectados y por ende miles de pescadores que viven de esta actividad. Esa vez el Ibama declaró insostenibles las represas, no solo por los bagres, sino por muchas otras razones ambientales y humanitarias. Pero Lula ignoró todas las advertencias y "le metió nomás"; lo peor de todo es que en Bolivia nuestras autoridades se enteraron de las represas y sus posibles consecuencias y en honor a Lula y a las guirnaldas de coca que se colocó en el Chapare, las ignoraron olímpicamente. Por lo menos en Brasil un juez ha ordenado a los responsables de las represas pagar por los daños y atender a los damnificados. En Bolivia, los damnificados parecen estar después de los bagres