Siguenos en:
Lunes
 14 de Octubre de 2019
Encuentro
Negocio
Venden cabellos hasta en $us 500 en la ciudad
Los dueños de algunas peluquerías lo compran y venden a comerciantes que llevan a Brasil y Argentina. Los precios varían según el tamaño y la calidad.
Martes,  22  de Enero, 2013
Venden-cabellos-hasta-en-$us-500-en-la-ciudad
Ref. Fotografia: Peluquerías. Los letreros abundan en la mayoría de los locales del mercado La Ramada, Los Pozos y Siete Calles. La gente hace negocio con sus cabellos sin ningún tipo de control./Lesly Moyano

Se compra cabello a buen precio, dice un letrero cuyo aviso se repite en casi todas las peluquerías de la calle Chané y Tundi del mercado La Ramada. Pareciera que el mismo afiche circula por las calles Quijarro y 6 de Agosto, del mercado Los Pozos. Incluso, están pegados en algunos micros de transporte público y edificios de la ciudad con la misma leyenda: compro cabello a buen precio.

El boom de las extensiones, que generó furor en las peluquerías de la capital cruceña durante la fiestas de fin de año,  reactivó la compra-venta de cabello natural hasta nuestros días.

Es un negocio que mueve buen dinero. Un periodista de El Día se introdujo en una de las peluquerías de la calle Chané para conocer el negocio de la compra y venta de cabello. Ariel, el operario de la peluquería donde trabaja hace 5 años, comenta que en la actualidad, el cabello se utiliza para la fabricación de postizos, extensiones, colas y cortinas (que son una especie de entretejido). 

En las peluquerías se compran cabellos desde los 40 centímetros en Bs 150 hasta los 90 cm, en Bs 500 y 700, dependiendo del tipo de pelo. Pero el negocio no termina ahí, según Ariel, todos los cabellos que se compran en las peluquerías son entregados a dos personas que llegan una vez por mes procedentes de Brasil y Argentina. A ellos, dice Ariel, se les entrega a otro precio que va desde  los $us 100 hasta los $us 500, siempre va a depender la calidad del pelo.

"Cada vez vienen y llevan bolsadas de cabellos de la mayoría de las peluquerías de los mercados. Según dicen, en Brasil y Argentina es un buen negocio", comenta este operario. La versión de Ariel la confirma la señora Gladys, de la peluquería del mismo nombre en la calle Tundi.

Generalmente, dice Gladys, es que la melena esté "virgen"; sin teñir. Los rizos naturales son aptos y "vale cualquier color". Los donantes tienen que ser sanos y los mechones "tienen que manosearse poco; las puntas deben ir abajo.

Intermediarios captan donantes de pelos en las provincias. Ha llamado la atención las revelaciones hechas por los peluqueros consultados por El Día. Muchos operarios de las peluquerías viajan a las provincias, especialmente a Guarayos a reclutar donantes de cabellos. Les pagan una migaja, es decir hasta Bs 100 por 60 centímetros y en la ciudad inflan el precio hasta Bs 200 para entregar a sus jefes. Incluso hay algunos que captan donantes en las calles y luego los llevan a las peluquerías, donde según el tipo del pelo y el tamaño ganan una comisión especial de hasta Bs 100. "Es un negociado que nadie controla. Abusan de la gente que viene a cortarse el pelo", advierte Ariel, quien dice estar molesto por la forma cómo tratan a los clientes y que prefiere no meterse en el negocio para no tener problemas posteriores.

Los cabellos tienen demanda para las extensiones.
Desde el local Álex Madonna, ubicado en calle 6 de Agosto del mercado La Ramada, una experta consultada contó que “hoy hay mucha más gente que antes interesada en vender y comprar pelo porque hoy las extensiones están de moda. Los precios son más accesibles y porque la mujer siempre quiere lo que no tiene: si lo tiene corto, lo quiere largo y al revés”. Según las averiguaciones realizadas por El Día, para "estirarse" el pelo y que pase del hombro a la cintura son necesarias alrededor de 50 mechas, cada una de las cuales se cobra entre Bs 100 y 200. Algunas veces se cobra también la colocación: si la cliente trae el pelo que quiere usar, entonces solo saldrá entre Bs 70 y Bs 120. Ariel también señala que el público "subió un montón, porque ahora usan extensiones en todas las edades, desde los 16 a los 60 por moda, por enfermedad, porque se les cae el pelo, porque quieren más cantidad". La duración de una extensión varía de acuerdo con el pegamento que se utiliza, entre 2 y 3 semanas a 2 y 3 meses. “Las cortinas se cobran 100 pesos. Se usan más que la extensión porque son más cómodas: se aplican en un solo lugar y no en 100-50. Además, se pueden coser con aguja e hilo”, dijo Ariel.

La Intendencia dice que no tiene competencia. Ronald Callejas, director de Protección del Consumidor dependiente de la Oficialía Mayor de Defensa Ciudadana, manifestó que su repartición no controla la compra y venta de cabellos que actualmente se realiza en diferentes peluquerías de la ciudad; sin embargo, Callejas anunció que conminará al Departamento del área para que haga controles de higiene en los locales de corte de pelo. "Mi compromiso es hacer un seguimiento estricto sobre el control de higiene y haremos una inspección de la venta ilegal de pelos", manifestó Callejas. El director de Protección del Consumidor, también se comprometió a realizar acciones de control en coordinación con el Servicio Departamental de Salud.

El Sedes emite autorización de funcionamiento. Dorian Jiménez, Gerente de la Unidad de Salud Ambiental, dependiente del Servicio Departamental de Salud, aseguró que no hacen control sobre la compra y venta de cabellos en la ciudad, tampoco lo establece el Código de Salud. "No existe ningún tipo de sanción para la compra y venta de cabellos", precisó Jiménez. Según Jiménez el Sedes se encarga de emitir licencia de funcionamiento a las peluquerías, considerando algunos requisitos indispensables.

Entre ellos, condiciones del ambiente con ventilación y en buen estado, carnet sanitario de los operarios. Los materiales de las peluquerías deben estar desinfectados y los peluqueros deben usar guantes para cortar el pelo. Según el Código de Salud, cada establecimiento de peluquería tiene que hacer una renovación cada año. Después de eso, según Dorian Jiménez, se hacen los controles especialmente en el centro de la ciudad y en los barrios cada dos meses. Finalmente se trasladó la consulta al representante del Defensor del Pueblo, Hernán Cabrera, quien manifestó desconocer la situación y que el Código Penal no tipifica el hecho como un delito.

Dijo, además, que existen instituciones encargadas de velar por la salud de la población cruceña, como la Alcaldía y la Gobernación a través de sus respectivas dependencias. Aunque todavía no está claro qué institución tiene que ejercer el control y qué tipo de sanción debe aplicarse al "negocio negro del cabello", lo cierto es que cada día se estafa a personas y se sigue llevando los cabellos manera clandestina al extranjero.

Durante el corte de pelo
Varias infecciones se transmiten por falta de higiene

¿Cuánto cuesta el corte de cabello?, pregunta  un cliente, a lo que el peluquero le responde: 15 bolivianos. "Pase nomás joven", insiste y acomoda el sillón. El peluquero ha convencido a su cliente, le pregunta el tipo de corte que quiere y luego toma la tijera y un peine color negro y empieza su trabajo. Acto seguido, agarra la rasuradora y empieza a pasarla alrededor de la cabeza. Este es solo un ejemplo de la forma cómo en algunas peluquerías de la ciudad se practican cortes de pelo  sin cumplir con las mínimas normas de higiene.

Los más afectados de esta situación son los menores de edad. Según explicaciones de profesionales en el área de dermatología, son los niños quienes tienen mayor riesgo de contraer enfermedades en el cuero cabelludo, el cual se incrementa en edad escolar propagándose fácilmente a otros niños.

El peligro se torna porque los infantes están más en contacto con los animales domésticos, en el mayor de los casos, la infección se transmite a través de los animales (perros, gatos, conejos, etc.). En el momento que acuden a una peluquería, deberá el encargado de la atención seguir distintos pasos para efectuar una adecuada limpieza y desinfección de las herramientas que utilizará, caso contrario comienza entonces la propagación de las enfermedades e infecciones.

La falta de medidas de higiene en peluquerías y salones de belleza provocan riesgos para la salud personal, provocando la transmisión de enfermedades infectocontagiosas en el cuero cabelludo, no obstante existen varias medidas que pueden ser puestas en práctica para evitar los riesgos. “Como usuarios están en todo su derecho de exigir una debida atención y como hemos señalado los clientes deben fijarse el lugar donde ingresa para ser atendido, solo de esta forma se evitarán infecciones en el cuero cabelludo”, dijo Manuel Nina, experto en dermatología.

Al respecto, el Gerente de la Unidad de Salud Ambiental del Servicio Departamental de Salud (Sedes) Dorian Jiménez,  recomendó a la población tomar en cuenta varios aspectos, entre ellos que los locales deben mantenerse limpios, desinfectados y en buen estado.

El uso de material de corte, particularmente las hojas de afeitar, deben ser de uso individuales y desechadas posteriormente. Las toallas deben mantenerse limpias en condiciones higiénicas y deben ser renovadas después de cada atención.  Además, el material de trabajo, tijeras, peines, cepillos, esponjas, además del mobiliario, sillas, mesas, espejos y otros deben estar limpios y en buenas condiciones.

Las peluquerías están clasificada en tres niveles

Las peluquerías están categorizadas en tres niveles y el precio varía según el lugar de ubicación, de acuerdo con el informe de la Intendencia Municipal cruceña. La zona central de la ciudad está clasificada en la primera categoría y el costo del corte de cabello normal está en Bs 30. De la segunda categoría forman parte los principales mercados, como La Ramada, Los Pozos, Siete Calles,  Mutualista y el Abasto.

En estas zonas el precio fluctúa entre Bs 15 y 20. En la tercera categoría están los barrios de la periferia de la urbe, donde el precio no debe sobrepasar de Bs 5 para menores y Bs 10 para mayores. La mayoría de los peluqueros y estilistas trabajan a “medias” con los propietarios de los salones. Sus ingresos diarios fluctúan entre Bs 30 y 150, aunque en mayo, agosto, septiembre y fin de año se duplican sus ganancias.

El presidente de la Federación  Departamental de Peluqueros, Peinadores y Ramas Anexas, Fredy Reyes, manifestó que su agremiación aglutina a cinco asociaciones con más de 7 mil afiliados. “Nuestra contribución en la sociedad es muy importante. Considero que nuestra humilde labor eleva el ego a las personas”, sostiene Reyes, al señalar que ellos cumplen con todas las normas de ley.