Siguenos en:
Miércoles
 26 de Septiembre de 2018
Bajo el Penoco
Tribuna
Cuestiones del sistema interamericano
Lunes,  4 de Junio, 2012

En 1948 fue aprobada la Carta de la Organización de los Estados Americanos (OEA) luego de un largo proceso de discusiones y acuerdos que se inició en 1945 incluyendo su denominación para la que fueron propuestos varios nombres de la nueva entidad como “nación”, “comunidad regional” y “organización”, habiéndose adoptado esta última tal como figura en su Carta constitutiva aprobada por 21 países que entonces la conformaban, pues ahora son 34 miembros.

Estos son algunos de los antecedentes registrados en la historia de la OEA. Bolivia figura entre los países fundadores de este organismo, algo que tal vez lo compromete a cumplir con mayor esmero y cuidado los objetivos de la OEA y a enmarcar su régimen dentro de los moldes que señala la democracia, sobre todo los establecidos en la Carta Democrática Interamericana de 11 de septiembre de 1991.

Ahora, nuestro país acoge a los miembros de la OEA con motivo de la 42 Asamblea General que se realizará del 3 al 5 de junio en la localidad de Tiquipaya ubicada en el departamento de Cochabamba, donde ha de tratarse “la seguridad alimentaria con soberanía”, como tema central, aparte de considerar los varios proyectos de desarrollo aprobados por el Consejo Permanente que deben ser analizados por dicha Asamblea, aunque cabe esperar que las deliberaciones estén asimismo motivadas por otros temas de carácter político y jurídico que seguramente habrán de proponer los miembros.

Dentro de esta alternativa, el Ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia ha indicado  que “se planteará con firmeza y fervor patriótico” el asunto siempre vital para nuestro país: la cuestión marítima asunto en el que destacó la recomendación que hizo la OEA en 1979 dándole dimensión continental al ser un tema que “afecta a las Américas”.

Oportuna por consiguiente la decisión del gobierno boliviano de pedir el cumplimiento de esa resolución y procurar dentro del seno de la OEA, con una inteligente y persuasiva política, adhesiones significativas y tener un motivo suficiente para mantenerse alejado de acciones disolventes que podrían propiciar otras delegaciones.

Se debatirá también en esta 42 Asamblea General de la OEA el futuro de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), cuyo informe correspondiente al 2011 señala que “ha dedicado particular atención a la situación de las personas privadas de libertad en las Américas”. Y bien sabemos que esta privación resulta injusta cuando tiene motivaciones políticas como lo es también la figura de la persecución al adversario político de línea opositora, algo incompatible con los objetivos que la OEA se ha trazado desde su creación, por ser prácticas reñidas con la democracia y que deben ser erradicadas definitivamente si es que se quiere una armonía continental.
No deja de llamar pues la atención que algunos gobiernos hayan anunciado el retiro de sus países de esta Comisión, según la información proporcionada a la prensa por el Ministro de Relaciones Exteriores, quien manifestó  que “hay países que han anunciado (...), que se van a retirar de la Comisión”.

Parecería más bien aconsejable que el organismo regional (OEA) dé mayor efectividad a la CIDH, de modo que su labor alcance resultados positivos y oportunos a favor de los derechos humanos de quienes acudan a esa instancia con la esperanza de que sean realmente respetados por parte de las autoridades que hubieran incurrido en violaciones. La intención de suprimir esta Comisión, como parte de una reforma, podría generar resultados contraproducentes porque más bien evitaría toda fiscalización a los regímenes interesados en eludir la condena de la comunidad internacional por sus actos violatorios.

Por otra parte, a título de cambio no parece conveniente ir a la supresión de la  instancia moral y jurídica de América, encargada de atender las denuncias de las personas cuyos derechos fundamentales hubieran sido atropellados.

Tampoco a título de cambio puede irse al desmantelamiento de instituciones que, como la Organización de Estados Americanos, tiene más de sesenta y cuatro años de existencia, cierto que con luces y sombras, pero siempre con posibilidades de hacerla cada vez más eficaz en el cumplimiento de sus objetivos.

 

Acerca del autor:
Rene-Baldivieso-
René Baldivieso
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día