Siguenos en:
Martes
 18 de Septiembre de 2018
Bajo el Penoco
Ojo Centinela
Perdemos poco a poco las ganas de protestar
Lunes,  14  de Noviembre, 2011

Fueron 25 los años que el sudafricano Nelson Mandela pasó en prisión y eso que estaba condenado a cadena perpetua por reivindicar la igualdad entre blancos o negros.

Y fue casi una vida en un "ayuno a muerte" el que protagonizó Mahatma Gandhi también en de fecha de los derechos civiles en Sudáfrica contra el imperio inglés que gobernaba.

Pero en Bolivia y particularmente en Santa Cruz poco a poco estamos perdiendo las ganas de protestar.

Y motivos existen muchas por las cuales podemos elevar nuestra voz o iniciar algunos movimientos, uno de ellos es, por ejemplo, la inseguridad ciudadana que nos hace vivir con el Jesús en la boca, mientras las autoridades se llenan de orgullo cuando con bombos y platillos nos entregan unos cacharros que dan pena.

Los vecinos se quedaron cruzados de brazos al ver los motorizados destartalados siendo que la ola de asaltos y, especialmente en estas fiestas de fin de año  ya es insoportable.

Cruzados de brazos también nos quedamos al ver una ciudad que de a poco se convierte en un monumento al cemento, en la que se privilegia a los vehículos y se olvidan de la gente de a pie.

Basta salir a otros departamentos para quedarnos asombrados, de la cantidad de puentes colgantes peatonales que cruzan Cochabamba, por ejemplo, y que hacen la vida más llevadera al vecino.

Y peor si salimos al exterior y vemos, por ejemplo, esas ciclovías que hay en Estados Unidos o Brasil o los semáforos peatonales que son manejados en forma manual por los vecinos.

El tema del nomeimportismo fue debatido con mis alumnos en la Universidad Gabriel René Moreno precisamente porque hemos perdido la capacidad de asombro.

Y no solo de la gente, sino también de las autoridades. Hace poco el gobierno central nos acaba de recortar el 20% del presupuesto del Impuesto Directo a los Hidrocarburos e igual nos quedamos callados cuando en otras ocasiones hemos estado en huelga de hambre y elevado nuestra voz de protesta.

También hace poco cuando se produjo la brutal represión a la marcha indígena fuimos el único departamento más pasivo en el que solo hicimos anuncios de movilizaciones o paros, pero finalmente nos quedamos quietos, mientras, por ejemplo, en Beni y Sucre hubo paros cívicos.

Tal parece que como cruceños estamos en un estado de anemia o de pérdida de valores colectivos. Y cuando tocamos el tema con los jóvenes, ellos están en otra. Pensando en el chat o en la luna de Valencia.

Periodista y docente.

Acerca del autor:
Roberto-Mendez-
Roberto Mendez
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día