Siguenos en:
Viernes
 23 de Agosto de 2019
Bajo el Penoco
Palabras de combate
Olvido y supervivencia social
Sábado,  26  de Enero, 2019

En «Funes el memorioso», Borges sospecha que su protagonista, quien podía recordarlo todo, era incapaz de pensar. Le faltaba generalizar, abstraer, ir más allá de un panorama evocado sin falta. En efecto, podemos contar con una buena memoria, pero eso no garantiza que otras facultades mentales –imaginación, voluntad, al igual que, desde luego, la inteligencia– formen parte de nuestra realidad. Cabe resaltar que, en ocasiones, una consecuencia de reflexionar sería olvidar. Ciertamente, para evitar mayores inconvenientes, suprimir algún recuerdo puede resultar necesario. Es que, cuando alguna desventura nos acompaña de manera permanente, intoxicando el presente y tornando sombrío cualquier futuro, existir ya no parecería tan deseable. Así, nada impide que se reivindique al olvido, pues, mientras, por causas patológicas, no afecte nuestra esencia, se constituye en un elemento primordial para todo individuo.

Así como sucede con los hombres, las sociedades pueden necesitar que algunos o varios aspectos del pasado sean olvidados. Perseverar en el recuerdo de causas que nos distancian podría ser una invitación al conflicto. Aun cuando las pasiones parezcan inertes, distantes ya de toda peligrosidad, jamás sería sensato descartar su resurrección. En este sentido, convendría que fueran absorbidas por el olvido. Con todo, esta idea puede ser muy difícil de aplicar. Ocurre que hay situaciones en las cuales el recuerdo nos alerta del peligro de repetir infamias. Si, por ejemplo, determinadas posturas generaron actos de violencia, llegando a segar la vida del semejante, nada más razonable, desde una perspectiva social, que insistir en su evocación. Uno cree que, mientras se preserve tal información en lo que sería nuestra memoria colectiva, nos libraríamos de las nocivas reincidencias.

No todos están de acuerdo con esas bondades que la memoria colectiva traería consigo. Uno de sus críticos es David Rieff, quien escribió un provechoso ensayo al respecto, Elogio del olvido. Para este autor, nadie nos asegura que las conmemoraciones tengan el mismo designio de cuando algunas personas se decantaron por establecerlas. Nada nos libra de que, en lo venidero, nuevos regímenes amplíen, restrinjan o, simplemente, supriman esa celebración.  Por otro lado, podríamos recordar la fecha, pero debido a sus secuelas laborales, como feriados o asuetos, dejando de lado cualquier reflexión pretendida por sus forjadores. Siguiendo esta línea, la gente puede tener presente el Primero de Mayo, mas no pensar siquiera un segundo en sus antecedentes históricos ni, peor aún, sobre cómo los trabajadores son hoy perjudicados con tantas regulaciones.

El asunto se vuelve más complejo cuando hablamos del recuerdo de regímenes autoritarios, totalitarismos y genocidios, entre otras ruindades que nos ha obsequiado la especie cuando llegó al poder. Acontece que podemos levantar museos de la memoria, tal como ha pasado en diversos países, publicar informes voluminosos, aun preparar documentales a todo color y sin restricciones presupuestarias; empero, los oprobios no cesan. Reconozco que muchas de las monstruosidades del pasado ya no se repitieron. El punto es si esto se dio por la rememoración de una vileza que nos afecta todavía como seres humanos o, caso contrario, debido a una evolución de la inteligencia moral. Porque, más allá de tener una prodigiosa memoria, individual o colectiva, lo fundamental es que sepamos cómo identificar al mal y, por supuesto, a sus ejecutores en política.

*Escritor, filósofo y abogado,

Acerca del autor:
Enrique-Fernandez-Garcia-
Enrique Fernández García
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día