Siguenos en:
Miércoles
 20 de Noviembre de 2019
Bajo el Penoco
Recetas de amor por San Valentín
El amor, ese sentimiento que nos aprieta el pecho, ese tiempo en el que no dormimos ni comemos y que el paraíso es estar juntos, hay que saberlo alimentar.
Martes,  16  de Febrero, 2010
Recetas-de-amor-por-San-Valentin

Todas las parejas se prometen felicidad cuando crean el vínculo. Pero pocas recuerdan que el amor pasa por diferentes etapas. Se inaugura con el enamoramiento, ese tiempo en que sentimos mariposas en el pecho, no dormimos, olvidamos comer y la gloria es estar juntos. Pero después de un tiempo -de seis a 24 meses- se desvanece, llevándose la magia. Entonces se abren dos caminos: seguir adelante tratando de construir amor e inventar pasión; o separarse, desilusionados.
Muchas parejas -más entre los jóvenes- se separan fácilmente. Para los que quieren luchar juntos, aquí van algunas sugerencias.
 
Cómo demostrar amor
El contacto es fundamental en una relación, es un lenguaje mudo que habla de cuidado, proximidad, apego. Ocúpate en mostrar tu afecto tanto como puedas, no escondas tus sentimientos, y usa el contacto no sólo para invitar al sexo.
No olvides esa caricia en la mejilla, el beso apurado antes de partir o un baile entre sus brazos.
Estar enamorados no significa estar siempre juntos. Los momentos compartidos se gozan más cuando también existe distancia, extrañamiento. Mantener la independencia y cuidar los intereses propios -amigos, salidas- permite reencontrarse consigo mismo.
El bienestar de la relación necesita pequeñas atenciones que muestran nuestro amor por el otro. Cuántas veces discutimos por pequeños gestos, pero esos gestos tienen valor. Ser atento, cortés, cariñoso, cuesta poco esfuerzo y es repetidamente gratificante.
Que ambos se ocupen de las tareas del hogar es un gol afectivo. Una posibilidad es que cada uno elija aquellas tareas que le resultan más placenteras o menos desagradables. Que los trabajos sean aproximadamente 50/50, y que compartan algunos -hasta jugando- puede premiarse a besos y quizás goces. Un compañero colaborador resulta siempre más tentador.
Cuando hay líos en la pareja, es mejor controlar las emociones y elegir un momento de tranquilidad para hablar y escuchar al otro.
Recuerda cuando lo conociste, ¿cuánto hacías para mostrarte bella? Atraerle era una garantía de conquistar su amor. ¿Era o es? Si desaparece la atracción, tenemos un problema. Cuídate para ti y para él/ella, y seguirán conquistándose mutuamente.
¿Cómo llevar la exitosa conquista a la cama? ¿Cómo evitar que mude en rutina? Muchas parejas son buenos amigos pero malos amantes; lo opuesto también es frecuente. Como sexualidad femenina y masculina son diferentes resulta difícil complacerlas a dúo. Relatar y escuchar detalladamente qué le gusta a cada uno y ansiar satisfacerlo es un excelente comienzo.
Sexólogos y psicólogos coincidimos en que mucho de todo lo anterior funciona también para la cama.

don de la pareja exitosa
El compromiso duradero no surge solo; requiere trabajo, cuidados, amor y ahínco para adaptarse a vicisitudes y cambios. El disfrute compartido es el premio.