Siguenos en:
Jueves
 13 de Mayo de 2021
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Bajo el Penoco
Editorial
La gran oportunidad
Miércoles,  31 de Octubre, 2018
La-gran-oportunidad-

La democracia latinoamericana ha tenido dos grandes oportunidades en la historia reciente. Antes ni siquiera se pensaba en ella como un modelo viable y casi todos estaban convencidos de que la dictadura era la única manera de poner orden. Esta visión cambió a finales de los años 70, cuando los militares habían demostrado ser tan desastrosos como los regímenes socialistas que tanto temían y que en cierta medida habían justificado la aplicación de mano dura.

La democracia tuvo más de 20 años de chance para consolidarse, para dotarle a los países de modelos institucionales capaces de imponer sin violencia la justicia y la libertad; de asegurar transiciones pacíficas, garantizar el pluralismo y la libre circulación de información. Es justo reconocer que se consiguieron algunos avances importantes, pero también se debe apuntar la grave incapacidad del sistema democrático para conseguir mayor transparencia, eficacia en la lucha contra la pobreza y mejores niveles de equidad e inclusión social.

Justamente por esas deudas es que la democracia ingresó en un periodo de crisis al comenzar el nuevo milenio y, por supuesto, surgió la oportunidad de darle un nuevo rostro, más social, más inclusivo y más enfocado en las viejas demandas de los sectores oprimidos por la marginación, las carencias y la falta de oportunidades.  Hasta hace unos meses, observando los tropiezos del argentino Mauricio Macri y el empantanamiento en el que se encontraba el proceso electoral brasileño, todos estábamos convencidos de que el destino de los países que cayeron en la estafa del Socialismo del Siglo XXI era el mismo de Venezuela y de hecho, el riesgo todavía existe en la medida en que no sepamos aprovechar esta tercera gran oportunidad que se le presenta a la democracia.

El triunfo de Jair Bolsonaro y la gran apuesta que ha hecho el Fondo Monetario Internacional para transformar la historia de Argentina, deben servir para aniquilar para siempre el idiotismo que ha reinado en nuestro continente respecto de la política y la administración del Estado. Nuestros pueblos todavía creen que se puede construir sociedades prósperas, justas e igualitarias sin el concurso de la propiedad, de la iniciativa individual y de la libertad. Siguen convencidos que la riqueza y el desarrollo son obra de líderes mesiánicos, cuyo único denominador común es no haber trabajado ni producido absolutamente nada en sus vidas.

La gran oportunidad de Bolsonaro y otros líderes, no solo es desterrar la falsedad del populismo, sino también comenzar a decirle la verdad a la gente. El brasileño parece tener la fuerza y la franqueza y por eso mismo lo tildan de “ultra”, mientras que se portan complacientes con un Maduro o un Ortega, cuyo radicalismo en la impostura, están sembrando muerte, miseria y desolación. Aprovechar este momento puede ayudarle a los países a superar el círculo vicioso en el que se mantiene desde la Independencia.

El triunfo de Jair Bolsonaro debe servir para aniquilar para siempre el idiotismo que ha reinado en nuestro continente respecto de la política y la administración del Estado.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día