Siguenos en:
Lunes
 19 de Noviembre de 2018
Bajo el Penoco
Miradas
La ficción de la 'nota perfecta'
Miércoles,  9  de Diciembre, 2015

Ufanos de su cometido, las autoridades educativas efectuaron un singular acontecimiento en Santa Cruz (se reciclaría en todo el país). A algo más de dos mil bachilleres  entregaron  mil bolivianos como bono de excelencia por haber alcanzado la “nota perfecta” de cien puntos o poco menos, en la escala de cien. Se entiende que son los mejores de su grupo en su respectivo colegio. A este tiempo, el tal bono huele a febrero, asociado con Papá Noel.

Dicha entrega es parte del aparatoso ritual llamado “graduación de bachilleres”. Una gran fiesta llena de colores y de sonidos, con discursos y cánticos solemnes a la usanza de los viejos tiempos. Una gama de bachilleratos,  en humanidades,  en ciencias y técnicas, y ramas afines  de variado repertorio curricular. ¡Fantástico! La información añade que  los del ámbito rural no son menos excelentes; la diferencia solo sería de centésimos. ¡Más fantástico todavía!

Pero los  jóvenes son siempre un tema delicado. Se dice que el lenguaje con ellos se vuelve oratoria sagrada, por el deber y la responsabilidad. No importa con qué vara se haya medido su rendimiento. Son los mejores, eso no es ficción; con beneplácito nos adherimos al aplauso. El mismo tesón haya para enfrenten las vicisitudes de la vida. Una patria maltrecha les estamos dejando, con la difícil misión de reconstruirla en los próximos años.

Bolivia es un país de contrastes. Acciones de botarate en una región y mezquindad irritante en otra. La prensa divulgó que  en El Alto hay colegios itinerantes de extrema pobreza que  pasan clases en locales prestados o a la intemperie y  también que medio centenar de alumnos perdieron el año por aplazamientos. Un alto funcionario ministerial, con la crueldad de un juez insensible, dijo que no retrocederá. Y son víctimas de un sistema anacrónico y deficiente. Solo necesitaban un poco más de tiempo.

La “revolución educativa” es solo una propaganda. En la realidad pervive el vetusto aparato de antaño. El aplazamiento y la repetición son productos de su  anacrónica organización por grados, con su respectiva evaluación punitiva. Se ensaya con éxito en otros países la sustitución por ciclos didácticos, como solución pedagógica. El aprendizaje no es uniforme, este es su fundamento psicológico. Y los puntajes siempre tienen un  valor relativo. Hablar de “nota perfecta” es una aberración.

Aislados del mundo, no sabemos por dónde vamos.  Bolivia no es parte del Programa de Evaluación Internacional de Alumnos (PISA, por  sus siglas en inglés), por eso no sabemos a qué atenernos respecto al rendimiento cualitativo del sistema.  El procesamiento estadístico de datos con parámetros comparativos es  un procedimiento conocido en otras latitudes del mundo. La reforma anterior se aproximó un poco, pero le faltó recursos humanos para la aplicación  técnica; el Sistema de Medición de la Calidad (Simecal) se quedó en medio camino. Con la “Avelino Siñani” estamos en retroceso a las calendas.

El autor es pedagogo y escritor.

Acerca del autor:
Demetrio--Reynolds-
Demetrio Reynolds
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día