Siguenos en:
Jueves
 20 de Septiembre de 2018
Bajo el Penoco
Miradas
Muchedumbre de 'notables' para el TSE
Miércoles,  8 de Julio, 2015

A unque vivimos hoy bajo el brutal imperio de las masas, no dejó de sorprender el medio millar de ciudadanos que creen ser “notables” o pretenden serlo a través de una consigna en la Asamblea Plurinacional. ¡Es increíble: para seis vocalías 403 postulantes! No ocurre eso con frecuencia ni en todas partes. Es una experiencia inédita y originaria, protagonizada por  originarios del siglo XXI, aquí en la misteriosa comarca de los Andes.

Por si las moscas,  “notable” es una persona de gran reputación personal y profesional, con trayectoria pública conocida y, por eso,  digna de confianza; una personalidad que destaca por sí misma en medio  de la parda uniformidad de la masa. Son cumbres solitarias que se avizoran desde lejos,  como el Illimani o el Sumac Orko.  Igual que esas cimas   en la orografía, hay también contadas celebridades en la colectividad humana; pero son raros, no alcanzan  en cada país ni a los cinco dedos de la mano.  

Por eso fue  novedoso  saber que habíamos tenido  nada menos que  403 ejemplares de esa especie.  Si no es una broma pesada de algún ironista solapado,   nos sentiríamos dichosos y felices; pues tendríamos “notables”  hasta para exportar, con valor agregado y todo, no solo como materia prima. Sin ser muy ambiciosos,  nos contentaríamos  incluso con unos cuantos para tenerlos como líderes en el ejercicio de la democracia. La carencia crítica de estos “valores” nos está perdiendo. 

En medio de ciegos tener por lo menos un tuerto, ya sería una ventaja.  En países medianamente civilizados nadie, ni el más recalcitrante “orgánico”,  se empecina en confundir  papas con cebollas,  o lo que es lo mismo: cargos electivos con cargos de alta competencia técnica. A causa de esta confusión,  y por ignorar  cómo se selecciona el personal para un determinado cargo,  el sindicato legislativo utilizó   la “vara” de la democracia  para medir la competencia  de los postulantes al TSE, que es como querer medir  con un palo   la dimensión precisa de un objeto. 

Alguien dijo que  el hombre es el único ser  que tropieza  dos o más veces en la misma piedra, y los que de manera torpe lo hacen son por supuesto los políticos. Ya en una ocasión anterior  les fue muy mal en la elección de jueces, y también lo mismo  con los vocales para el TSE. Pero no aprenden. Son incapaces de entender que la democracia no sirve para todo, que el talento no se determina por voto. Tal vez no tienen  la culpa; ellos mismos fueron elegidos así: solo tenían que saber levantar la mano. 

Por lo que se sabe, la famosa “banda de los cuatro” - de la que creíamos habernos librado - ha vuelto. Uno de ellos ya es asesor y los otros son de conocida filiación oficialista. La desorientada oposición hace juego  con ellos. Ambos, y en condición de antihéroes,  son realmente “notables”. 

El autor es escritor, 
miembro del PEN Bolivia 

Acerca del autor:
Demetrio--Reynolds-
Demetrio Reynolds
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día