Siguenos en:
Domingo
 16 de Mayo de 2021
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Bajo el Penoco
Tribuna
La violencia humana
Lunes,  16 de Marzo, 2015

Qué factores intervienen en la conducta humana para que surja la idea de delinquir?  ¿Qué convierte a la persona en un delincuente violento? Será que puede darse una respuesta científica a estas interrogantes?. Científicos de diversos países, sobre todo especialistas en neurología tratan de dar una respuesta en el ámbito neurológico y de cómo interviene ésta en la conducta violenta de los individuos. Ellos sostienen que en  la conducta criminal intervienen tres factores fisiológicos definidos sobre todo en aquellos que influyen en la aparición de los asesinos en serie, como también en el desarrollo de las conductas alevosas y violentas del sujeto.

Estos patrones fisiológicos serían el maltrato o tortura infantil, el daño cerebral mínimo o máxima que puede afectar la conducta de la persona y aun la propia enfermedad mental establecida, severa o transitoria. La sevicia es el maltrato que se hace a los infantes, tanto de palabra o de obra.  Entre éstas tenemos: contusiones, heridas, latigazos, quemaduras, exabruptos de palabra que mellan la dignidad del niño, abuso sexual, violaciones sexuales, actos obscenos, etc. Esto demuestra, que en cierta forma, los asesinos han tenido una infancia muy difícil porque han sufrido vejámenes crueles e inhumanos. Según las estadísticas de análisis del comportamiento humano, siete de cada diez han sufrido maltrato infantil, ocho de cada diez han tenido violación carnal, el maltrato psicológico lo han sufrido nueve de cada diez.

La violencia infantil engendra seres humanos despiadados y a veces incorregibles. De acuerdo al nivel de desarrollo cultural de la gente, hay una relación entre clase social y maltrato infantil. En las zonas con un nivel económico paupérrimo el maltrato es más elocuente. Aunque esta no es una razón para justificar que el maltrato infantil se debe exclusivamente al bajo nivel económico, porque interactúan otros factores condicionantes como el alcoholismo, prostitución, promiscuidad y el propio consumo de drogas peligrosas para el organismo humano. Estos son los verdaderos desencadenantes del maltrato infantil y deja tremendas secuelas en el niño y aún adulto.

Por otra parte, los científicos, sostienen que el cerebro de un asesino se encuentra dañado. Y, cuando aparece la conducta criminal es porque las zonas cerebrales que controlan los impulsos y la agresividad están afectados, principalmente el lóbulo frontal del cerebro que es el fundamental para que una persona se comporte correctamente en sociedad.

Si estas zonas se vieren dañadas provocaría trastornos cognitivos, de memoria y de habilidad motriz. También producirá falta de concentración, problema al expresarse, así como el cambio de personalidad, impulsividad e incapacidad para poder relacionarse y aceptar los sentimientos diversos de los demás miembros de la sociedad. Otro fundamento de los especialistas, es  que las lesiones en el lóbulo frontal pueden provocar alteraciones desenfrenadas del sujeto por lo que podría transformarse en un ser humano más propenso a cometer hechos delictivos al aparecer en él daltonismo moral.

El daño cerebral puede ser físico pero también puede deberse a cualquier tipo de intoxicación por consumo excesivo de alcohol o estupefacientes. Las enfermedades mentales como la esquizofrenia, neurosis, psicosis, etc., alteran la conducta humana. Estas patologías en sí no dan a lugar a la violencia pero en determinados casos pueden producir alteraciones sociales y de razonamiento de la realidad y cometerse delitos.

Acerca del autor:
Pablo-Gutierrez-Urgel---
Pablo Gutiérrez Urgel
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día