Siguenos en:
Jueves
 17 de Octubre de 2019
Bajo el Penoco
Bajo el penoco
Pecado de oposición
Miércoles,  4 de Marzo, 2015

Acaba de componerse una nueva pieza de nuestro folklore político, en el que la cueca “Yo le meto nomás” ocupa el primer lugar en el ranking de los más tocados. El presidente Morales ha dicho no trabajará con aquellos gobernadores y alcaldes de la oposición que resulten elegidos el próximo 29 de marzo. Y para dejarlo más claro que el agua, asegura que el Gobierno central no financiará obras en departamentos y municipios de los bandos opuestos.  Más allá de que este puede ser un lapsus que refleja los resultados de las encuestas, para quienes han ejercido los cargos de gobernador o de alcalde en los últimos diez años esta amenaza no es nada novedosa, pues el pecado de la oposición o de pensar distinto, no solo implica el peligro de ser excluido, sino también derrocado, perseguido, encarcelado, enjuiciado y hasta asesinado, tal como sucedió con mujeres concejales que tuvieron la osadía de pedir cuentas o cuestionar algunas acciones oficialistas. Algunos municipios como La Guardia, por ejemplo, han pagado caro el precio no solo de transitar por otro camino político, sino por ser eficientes y pese a todo, la gente sigue buscando la respuesta que mejor se adapte a sus necesidades, hecho que no se asocia con los que parecen tener la sartén por el mango.