Siguenos en:
Jueves
 15 de Noviembre de 2018
Al Cierre
La fuerza de los gremiales
Editorial
Sábado,  19 de Junio, 2010

Los gremiales del mercado La Ramada pueden estar de plácemes porque finalmente han impuesto su fuerza a las autoridades ediles luego de un conflicto de varias semanas, donde la violencia se había asomado peligrosamente y los intentos de entendimiento tropezaban ante la intransigencia de las partes. Asimismo, se puede afirmar que los comerciantes prácticamente han obligado al Alcalde a autorizar no sólo su retorno a las calles aledañas al mercado, sino que le han arrancado la firme promesa de construir a la brevedad un gran mercado para ellos. En los hechos, se ha puesto nuevamente en evidencia que la autoridad municipal está a merced de una fuerza gremial que se ha mostrado inflexible y organizada.
Con estos antecedentes, todo hace presumir que el mercado La Ramada se trasladará al Distrito 10 urbano, donde se ha previsto construir cuanto antes un gran centro de comercialización de acuerdo a las necesidades y requerimientos de los comerciantes gremiales. La noticia del traslado ha sido recibida con satisfacción y cautela por la opinión pública y la ciudadanía cansada de tanto desorden, hacinamiento, congestión vehicular, ausencia de auténtico control edil sobre los productos de expendio y, fundamentalmente, por ser potencial foco de contaminación y lugar de elevado riesgo de producción de siniestros para los propietarios de viviendas de la zona. Por donde se vea, resulta un alivio.
Sin embargo, a la luz de la experiencia del traslado de la feria de Barrio Lindo a sus nuevas instalaciones, se debe evitar la repetición de los errores. La fuerza gremial, que ha doblado el brazo de la autoridad edil, bien puede ser canalizada al mejoramiento de los diferentes centros de expendio de la ciudad y en el caso que nos ocupa, convertir a la nueva La Ramada en el mercado modelo de la ciudad. Esto quiere decir que los gremiales deben asumir que su rol es de servicio y están obligados a ofrecer calidad y garantía de productos, seguridad para los potenciales clientes no sólo en el aspecto comercial, sino en los decisivos rubros de la salud pública, el ornato y la imagen pública para propios y extraños.
Esto quiere decir que se debe evitar, coordinación previa con las autoridades ediles y la  Guardia Municipal, juntas vecinales y organizaciones gremiales, el asentamiento de comerciantes ambulantes en las calles aledañas al nuevo centro de expendio. Si la ocupación de los espacios públicos tiene lugar,  ésta convertiría al nuevo emprendimiento en un fracaso de las mejores intenciones y echaría por la borda proyectos similares de ordenamiento de centros de expendio. Se debe concienciar a la fuerza gremial para que la normativa legal municipal sea la guía que redunde en beneficio de comerciantes y clientes.
Conviene que la dirigencia de los gremiales comprenda, de una vez por todas, que debe mirarse al futuro y sembrarse desde ahora la semilla de la organización al servicio de la ciudadanía, a través de la coordinación interinstitucional. Corresponde que asimilen que la fuerza de las organizaciones gremiales debe canalizarse por la vía del respeto a la autoridad y al marco jurídico que ampara al comercio legal. Es hora que asuman que sus derechos terminan donde comienzan los de la ciudadanía. Si esto ocurre, no sólo que se beneficiarán de los resultados, sino que habrán demostrado su fuerza, inteligencia y pragmatismo.
 

Es hora que los comerciantes gremiales asuman que sus derechos terminan donde comienzan los de la ciudadanía.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día