Siguenos en:
Lunes
 14 de Junio de 2021
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Seguridad
Mirando de abajo
'Colla': el racismo interno
Martes,  14 de Julio, 2015

Conversando anoche con mi hermano Armando, agrónomo que ha trabajado en los campos de cultivo de diversos países, incluyendo Bolivia/Chapare cuando dirigía el programa de cultivos alternativos, hasta las sierras frijoleras de Guatemala donde los hombres juntan la azada con la pistola, nos referimos al tema boliviano del racismo interno. El “nigger” del norte podría compararse dentro de nuestras fronteras al “colla” (“coya” más al sur, en el norte argentino), con la diferencia que la población afroamericana de los Estados Unidos es porcentualmente mucho menor que la blanca mientras que en Bolivia el indio siempre fue, y sigue siendo también en su condición mestiza, mayoritario.

Recuerdo, casi diez años atrás, cuando Armando refiriéndose al novel gobierno masista decía que le haría bien al país que se le sentara la mano al racismo del oriente, él que de entrada admiró la pujanza de su gente y de su industria. Era el momento en que Morales iniciaba su ataque desenfrenado a Santa Cruz. El comentario nada tenía que ver con apoyo al régimen sino como nota a un drama que atenazaba el futuro. Lo que no entendieron los padres de la patria y sus hijos es que este, el futuro, pasaba por la inclusión de las razas. Sigo en familia y parafraseo a mi padre, burlón, diciendo que la culpa la tenían los abuelitos que no supieron leer la historia. Morales, el MAS y sus desmanes eran producto de aquel error y llegaba el tiempo de pagar.

Conversamos sobre el tema a raíz de historias locales que acaban de contarnos, donde el epíteto “colla” mantiene su connotación despectiva. Eso no lo cambia ningún gobierno; saldrá de un largo proceso en donde la educación sea prioritaria, pero, ya que hablamos en términos inmediatos, hay que reconocer que lo sucedido, liberándolo de las brumas de corruptela y tiranía, ha servido para al menos crear un esbozo de dignidad que se le había negado al indio desde siempre. En medio de un gigantesco negativo, hay que reconocer algo positivo. Lo he visto en bancos, en tiendas, en supermercados. Es quizá el miedo al castigo por un ente superior lo que hace que se muestre respeto por las etnias originarias. Vale incluso así, porque se hará costumbre. El convivir con el Otro en condiciones de paridad, no ideales sin embargo, fundará algo que ha de servirnos. El hecho de que en una churrasquería “elegante” se tenga que servir a un grupo indígena en las mismas condiciones que a cualquier otro tiene que ayudar, guste o no.

Hablamos de clases sociales pero en términos regionales el problema se agranda. El oriente ha despreciado al occidente de antiguo. En el siglo XXI sigue hablándose del determinante color de la piel. Y al oriente le ha costado mucho vivir una realidad inesperada. Hasta el punto que el pragmatismo de los poderosos de la región ha sucumbido por medio del dinero a la sociedad con quienes consideraron inferiores. Poco dice de sus convicciones y mucho de su vicio, felizmente en este caso.

No me refiero en este texto al racismo opuesto, el de la aymarización a ultranza de todos. No, porque mi conversación con mi hermano mayor se refería a la otra, y lo que en términos históricos ha significado este quiebre en ese sentido. No hay vuelta atrás, así lo pregonen con bombos y sonajas. Y eso está bien, por fin.

Jamás me he dedicado, menos ahora, a gloriar analectas del masismo. Pero lo que me dijo Armando me ha hecho reflexionar y decidir escribirlo. En el fondo persiste ese oprobio y se dice “colla” queriendo decir todo lo malo, casi como Trump con los mexicanos. Pero si para algo ha de servir el desastre que vivimos, que al menos sea para ello, porque los amos pasan, pero los países crecen, o debieran.

Acerca del autor:
Claudio-Ferrufino-
Claudio Ferrufino
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día