Siguenos en:
Domingo
 18 de Noviembre de 2018
OPINION
Ojo Centinela
Nuestro cumpleaños 187 y las bendiciones naturales
Lunes,  6 de Agosto, 2012

Bolivia ha sido un país privilegiado de nacimiento. Desde que heredamos los territorios de la Real Audiencia de Charcas, una vez emancipados de España, fuimos bendecidos con los 2.300 mil kilómetros de suelo, una salida soberana al mar y una diversidad geográfica en los llanos, los valles y el altiplano, como para que a estas alturas, a 187 años, no tuvieran que aparecer escritores como René Zavaleta a decir que somos un Estado fallido.

En este día todos los bolivianos tenemos que preguntarnos y qué nos pasó entonces. Por qué otros países que tienen su certificado de nacimiento casi en la fecha que nosotros, como Perú en 1821, Brasil y Ecuador en 1822, Chile 1823 e inclusive otros que llegaron más tarde, como Paraguay en 1842, tengan menores condiciones de vida que nosotros y no estén peleando el último lugar en la tabla con Haití, un país de 27 mil kilómetros cuadrados frente al 1098.571 kilómetros con los que en Bolivia nos hemos quedado, después de tantas guerras y estupideces como la de Melgarejo que, según historiadores, le obsequió al Brasil lo que marcaba la pata de un caballo que le regalaron.

Desde que nacimos hemos sido bendecidos por la naturaleza. Primero con el guano y el salitre por el que nos peleamos con Chile, la goma y la castaña por los que nos enfrentamos con Brasil, el gas y el petróleo por el que nos matamos con el Paraguay.

Si nos comparamos con Suiza, geográficamente del tamaño de Warnes y sin salida al mar, aún continuamos teniendo un extenso territorio, por el que nos hemos enfrentado en 1952 durante la revolución nacional y por el que aún luchamos para que exista equidad y desaparezcan los terratenientes que nacieron con la vida republicana.

Y si de bendiciones hablamos, seguimos también volando en gas y petróleo, solo hay que erradicar algunos vivillos que cuando manejan estas empresas del Estado creen que se han sacado la lotería.

Y tenemos hierro en el Mutún como para competir con la gran siderurgia brasileña que ha explotado la otra parte, la más pobre, del mismo cerro del Mutún, solo que no sabemos cuál es el encanto que existe porque no podemos echar a andar el proyecto.

Ni que decir de otros minerales como el oro y la plata por el que tomamos minas y bloqueamos caminos o el mismo litio que nos han puesto en una de la mayores extensiones del mundo, en el Salar de Uyuni.

Que este día sea para reflexionar, para asimilar nuestros errores y pensar en positivo, porque el progreso de Bolivia no solo depende del gobierno de turno, depende de cada uno de los bolivianos.

• El autor es docente

Acerca del autor:
Roberto-Mendez-
Roberto Mendez
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día