Siguenos en:
Miércoles
 19 de Septiembre de 2018
OPINION
Editorial
¿Callejón sin salida?
Sábado,  30 de Junio, 2012

Resulta lógico y deseable que la ciudadanía cruceña exija que las autoridades elegidas mediante el voto popular, asuman a plenitud su responsabilidad de administrar el municipio y hagan de la ciudad capital un lugar apto para vivir con seguridad, servicios básicos accesibles para todos y propicio para desarrollar las múltiples actividades normadas por ley. Esta plausible aspiración se fundamenta en el incontrovertible hecho de haber optado por el sistema de derecho para regular la convivencia civilizada de los habitantes de la ciudad. En otras palabras, cumplir con las normas establecidas y hacerlas cumplir. Derechos y deberes puntuales para todos: Los vecinos y autoridades.
 
Sin embargo, la situación en que se encuentra el Gobierno Municipal de Santa Cruz de la Sierra viene a ser no solo deplorable y lastimosa, sino también inaceptable para un municipio que se precia de ser uno de los más importantes del eje central del país y uno de los que maneja mayores presupuestos para desarrollar sus actividades. Si se analiza con serenidad, es inevitable lanzar la pregunta ¿A dónde se irá a parar? No solo la mayoría de los miembros del Concejo está sumida en un laberinto jurídico legal con procesos en su contra, sino que también se han iniciado procesos contra el burgomaestre. Como si ello no fuera suficiente, también la oposición edil está procesada
 
Esto significa, nada más ni nada menos, que una virtual paralización del municipio que no se había previsto y menos deseado, dentro de los posibles escenarios que los avatares de la vida política nacional podía haber abierto. En los hechos, la ruptura entre el Alcalde y sus propios concejales de la agrupación ciudadana que los ha sustentado, que no partidista pero sí con tintes políticos, ha hecho saltar por los aires no solo los escasos proyectos de unidad cruceña, sino que ha permitido una toma de posición más fortalecida por parte de los adherentes ediles al oficialismo central. No ha extrañado, por tanto, que tras los problemas del municipio se hayan movido otros intereses ajenos.
 
El problema del municipio cruceño ha dado sobradas muestras de ser una pulseta por el poder edil, y no otra cosa. De pronto, ha quedado claro que nuestros concejales y el propio alcalde actúan velando por sus propios intereses y no por los de la ciudadanía que ha confiado en ellos la administración de la ciudad. Esta lucha intestina tiene que perjudicar, por fuerza y sin vuelta de hoja, a toda la población que ve postergadas obras prometidas y en curso. La situación se pinta ahora tan desoladora que hasta la intimidante marcha de los gremialistas en apoyo a los concejales “rebeldes” se ha perfilado como un ejemplo más de la intromisión política en la problemática municipal.
 
Conviene advertir que si los procesos legales prosperan hasta las instancias que los demandantes y demandados pretenden -luego de la vacación judicial- se habrá culminado un proceso lastimoso, donde el municipio queda sin autoridades electas en quienes confiar y a expensas de otros intereses político partidarios. También resulta prudente recordar que esta embarazosa situación viene a ser resultado de compromisos incumplidos entre aliados, ruptura de la cadena de confianza y lealtad por quienes se han comprometido a trabajar por la ciudad. Todo indica que el problema edil se puede convertir en un oscuro callejón sin salida para quienes han olvidado deberes y promesas.

Resulta prudente recordar que esta embarazosa situación viene a ser resultado de compromisos incumplidos entre aliados, ruptura de la cadena de confianza y lealtad por quienes se han comprometido a trabajar por la ciudad.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día