Siguenos en:
Martes
 10 de Diciembre de 2019
OPINION
Tribuna
Se complica el desarrollo petroquímico en la región
Jueves,  29  de Diciembre, 2011

Es diciembre 15 de 2011, fecha en la que escribimos la presente entrega. El precio spot Henry Hub en Estados Unidos (USA) se cotiza en 3.08 US$/MMBTU y el Nymex Henry Hub Future en 3.15 US$/MMBTU.  Durante casi todo el mes de diciembre del 2011 el principal marcador de precios para transacciones de gas natural en Norte América (incluyendo USA, Canadá y México) ha bordeando los 3.00 US$/MMBTU. Esto sucede además en época de pleno invierno, cuando la demanda aumenta notablemente por la necesidad de calefacción y los precios usualmente tienden hacia arriba.

Estos competitivos precios son fruto de lo que viene aconteciendo en USA en materia de producción de shale gas y más recientemente también de shale oil. De la mano de tecnología y un sistema de acceso a áreas de explotación casi único en el mundo, la producción de gas no convencional y luego también la de petróleo no convencional se han incrementado en forma excepcional. En varios países de Latinoamérica obtener una concesión de área para exploración y explotación es motivo de largas y costosas licitaciones o tediosas negociaciones con funcionarios de gobiernos de turno.

El punto de inflexión en la curva de producción de gas natural en USA empezó a ser muy notorio a partir del 2008. El año 2010 USA produjo casi 21.5 Trillones de Pies Cúbicos (TPC) de gas natural un 20% más que el 2005 y todo atribuible a la producción de shale gas. Los productores por falta de infraestructura de transporte, distribución y cambio en los patrones de uso,  no pueden acomodar la producción de gas que está disponible o podría estar disponible con más perforación en las distintas formaciones (plays)  de shale gas. Esto ha hecho que exista sobreoferta y los precios bordeen los 3 US$/MMBTU.

Mientras se desarrolla infraestructura de transporte y distribución de gas, los productores no se han cruzado de manos y están buscando alternativas para monetizar su gas. Han visualizado anclar proyectos de exportación de GNL y desarrollar proyectos petroquímicos, que pueden tomar gran producción muy rápidamente.

Hace media década, USA se encaminaba para continuar incrementando sus importaciones de gas natural de Canadá y mayormente vía GNL de varios lugares del planeta. En Canadá (que ve sus exportaciones mermadas por precio y volumen) y USA, hay varios proyectos de licuefacción que se han sometido a aprobación para poder exportar los excedentes gas natural y levantar un poco el precio. En particular, varios proyectos de regasificación existentes están siendo analizados para viabilizar posibles exportaciones de GNL desde USA. Dos de ellos por lo que entendemos ya están en adecuación/construcción para comenzar exportaciones 2013/2014.

De la misma manera, un buen número de plantas petroquímicas en base gas natural (metano y etano), y que se habían cerrado años atrás por oscilantes y elevados precios de gas, y por insuficiente y declinante producción, se han retomado y hay ya nueva producción petroquímica en Norteamérica. Una parte de esos productos ya van llegando a su mercado interno, al mundo y por supuesto a Latinoamérica.

Varios proyectos petroquímicos del tipo “grass roots” (nuevos) se están evaluando y algunos ya empiezan a concretarse en Norteamérica. Ello en vista de abundantes recursos de shale gas, abastecimiento de largo plazo garantizado por empresas que mantendrán perforación para fracturar la roca en el tiempo y precios que de ninguna manera deberían superar la barrera de los 6 US$/MMBTU en un horizonte de 10 a15 años.

A materia prima abundante y económica le debemos añadir que Norteamérica (USA/Canadá/México) tiene muy buena seguridad jurídica para las inversiones (menor costo en el financiamiento), tiene menores costos de inversión y operación por acceso a tecnología de primera mano y la existencia de varios complejos petroquímicos que es el aditamento en la cadena de valor de la petroquímica. En pocas palabras diríamos que los nuevos proyectos petroquímicos base gas en esta parte del mundo miran a Norteamérica como destino, incluyendo México.

Suramérica tendrá que ser ingenioso para poder otorgar incentivos que hagan que algunos proyectos petroquímicos se anclen en algunos países de la región. La coyuntura que se avecina es muy diferente de la que se tenía solo dos a tres años atrás.

* Actual Socio Director
de Gas Energy y DI International.