Siguenos en:
Viernes
 5 de Marzo de 2021
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
OPINION
Tribuna
TIPNIS: Democracia vs dictadura
Viernes,  23 de Septiembre, 2011

No deja de despertar cierta inquietud la pertinaz posición de Evo Morales al negarse a dialogar en persona con los marchistas del Tipnis, si uno repasa con detenimiento las actividades del Presidente, notamos que la regla fue actuar de forma directa y en diálogo presencial evitando más bien intermediarios, lo que por cierto facilitó el consenso. ¿Qué impide entonces que este habitual procedimiento presidencial sea negado sistemáticamente ahora?

Lo que impide a Morales “bajar” a las bases indígenas a discutir sus demandas y encontrar soluciones está –en mi opinión- más allá de las implicancias técnicas o compromisos coyunturales. Dos componentes delimitan las posibilidades reales del diálogo: la naturaleza interpelatoria de la marcha y su carácter democrático. En efecto, por primera vez en los dos periodos que lleva Evo Morales, un sector social desafía la omnipresente aura que, unas veces de forma natural otras como construcciones mediáticas, rodeo el Poder del presidente. Los indígenas de Tierras Bajas no solamente han impuesto sus propias condiciones, sino que además articulan un discurso crítico desde el interior del espectro étnico en el que Evo Morales articula todas las relaciones sociales de poder, es como si la oposición surgiera de la propia matriz de la que surgió el MAS, y en consecuencia se genera un conflicto “entre iguales” cuya discrepancia no se expresa como un conflicto de raza, sino, como una disputa por la vigencia de los derechos y las libertades vilipendiadas de muchas formas por el régimen.

En la medida en que el conflicto no se inscribe en el horizonte las clases sociales, y tampoco en el de las razas, las confrontaciones no adquieren contornos adscritos a la economía y la diversidad étnica exclusivamente, se trasladan a la superestructura jurídica y terminan obviando las históricas demandas por la distribución desigual de la riqueza o la exclusión crónica de las etnias, se centran básicamente en la violación de sus derechos, de hecho la intención de bloquear el avance de los marchistas movilizando gente afín al MAS, y creando así un escenario de enfrentamiento, apunta a suprimir desde las mismas raíces los emergentes movimientos que ponen en duda, no la identidad étnica entre unos y otros, sino, sus diferencias en la práctica de los derechos que unos creen poseer en propiedad y los otros haber perdido, lo que los enfrenta es un litigio por la vigencia de la democracia a partir de la conservación medioambiental, y no a la inversa; no es un enfrentamiento medioambiental que termina evocando los derechos civiles y humanos maltratados; a la inversa, es una marcha que comienza defendiendo los derechos y termina en la tierra  porque estos, poseen autonomía de gestión frente a la tierra siempre sometida a los designios del Poder, como es el  caso de los productores de coca en el hasta hace poco paradisiaco Chapare con más de 76 mil hectáreas devastadas por la siembra de cocales.
Es altamente probable que la marcha termine por cansancio a más de otro tipo de maniobras propias del régimen actual, empero, habrá socavado de forma irremediable la base social del gobierno y le habrá mostrando al mundo su verdadera naturaleza.

Acerca del autor:
Renzo--Abruzzeses-
Renzo Abruzzeses
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día