Siguenos en:
Domingo
 23 de Septiembre de 2018
OPINION
?Democracia?
MI OPINi?N
Martes,  31 de Marzo, 2009
Luis Cordero Montellano Mucho se habla de ella, que ha sido conseguida y conquistada a partir de 1982, pero yo pregunto, ¿será que efectivamente vivimos en ella tal como la definió Lincoln cuando dijo: "es el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”? ¿se la aplica realmente?.
Para que sea un gobierno del pueblo se requiere como es obvio, que haya pueblo. Y para haberlo se tiene que dar aquella estructuración de la sociedad de abajo hacia arriba que le permita al hombre o la mujer, a todos organizarse y expresarse libremente, participar activamente en los centros, en los cuales se decide sobre sus vidas. Es decir, se tienen que dar en la población aquellas características contrapuestas a la masa (intuitiva, amorfa, despersonalizada, inestructurada). Si acaso se quiere hacer hincapié en la buena voluntad y honradez de ciertos gobernantes que pueden hablar de gobiernos para el pueblo. Pero para servir realmente a ese pueblo, hay que partir por la decisión de contribuir a su formación allí donde no está más que en estado de potencia. Y promoverlo a trabajar en pro de su toma de conciencia de su organización, de su participación en las decisiones que le conciernen sin  padrinos.
¿Podemos decir que en América Latina estamos en presencia de gobiernos conducidos por el pueblo? ¿Dónde están los mecanismos para que el pueblo intervenga en  las decisiones, una vez que ha elegido a sus “mandatarios”, en aquellos lugares en los cuales los pueda elegir? ¿Qué puede hacer entre una elección y otra, libremente sin “voto comunitario” impuesto y controlado? No sea sentarse a esperar la nueva oportunidad en la cual sea dable volver a la urna electoral para depositar su voto, con las mismas características y mañas relatadas? En el intervalo que media entre una elección y la otra, en los regímenes  electorales controlados por gente a fin a los mandamases de turno, en este tiempo o intervalo se legisla y decide sobre las más variadas materias sin la “real” participación popular.
Se pierde así la riqueza que representaría la contribución de quienes son los “verdaderos” especialistas en los asuntos tratados, aquellos que día a día se dedican a esas actividades sobre las cuales se van a tomar acuerdos de imperioso cumplimiento. Se le niega así al hombre o mujer el ejercicio de su derecho y el cumplimiento de un deber que emanan de su libertad, de su responsabilidad, tomar parte en las cuestiones que afectan su vida. Y si se le permite intervenir en las elecciones se le impone consignas  de cómo debe votar, por cual candidato, etc. Se legisla y se decide, sobre la familia, pero ésta como tal no está presente para decir su palabra y que se la oiga.
Se legisla sobre reforma agraria, pero los campesinos no deciden, se les declara de hecho. Se toma decisiones sobre la cultura y ni estudiantes, ni profesores, ni artistas, de nuevo la familia, pueden exponer, con validez sus criterios. Se configura así, en general,  una democracia de meras formas, pero vacía de substancia, ya que todo está dirigido por los jerarcas del partido, o  mandamases de turno que se encuentran gobernados y disponiendo de bastos recursos para conseguir sus objetivos de hegemonía. Ni base económica, ni formación educacional, ni organización para conducir adecuadamente el rumbo de nuestra sociedad, sólo priman intereses de grupo,  ¿se le puede llamar a esto democracia, gobierno del pueblo, por el pueblo y para el  pueblo?. Es el fenómeno de la marginalidad que afecta de manera violenta a los sectores menos favorecidos a esos que algunos llaman “sectores populares o movimientos sociales” que son por lo tanto los que requieren mayor atención para que obren en apego a la Ley. “Dios concede la victoria a la constancia” (Bolívar)
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día