Siguenos en:
Lunes
 16 de Septiembre de 2019
OPINION
Libertad
?Es o no es verdad?
Domingo,  29 de Marzo, 2009
Por José Gramunt de Moragas • Libertad ¡Qué palabra tan rica de sentido y también tan malentendida! La libertad es una condición intrínseca a la naturaleza humana, dada por Dios al ser humano en forma exclusiva. Ninguna otra obra del Creador posee en don de la libertad. Este don divino sitúa al ser humano en una permanente disyuntiva: hacer u omitir. Escoger el bien o elegir el mal. He aquí la gran aventura humana que permite a sus protagonistas merecer el premio o el castigo
 En la larga historia del género humano, la libertad se ha confrontado con la esclavitud. La esclavitud en el ámbito personal se manifiesta en la supeditación a las malas pasiones desordenadas (el odio, la codicia, la lujuria, la ira, la venganza, la injusticia, la opresión, la violencia …) frente al ejercicio de las virtudes (el amor, la magnanimidad, la continencia, el perdón, la justicia, la mansedumbre …)
 La libertad de la persona individual se extiende a su organización como ser social: así se justifica la libre asociación, el pluralismo político, la libertad de expresión, de información y la debatida libertad de prensa. Aquí nos tomamos con la libertad del ciudadano, y la autoridad del Estado. Entendemos que el Estado es la forma legítima de organizar, dirigir, promover y proteger una sociedad de hombres libres. En la medida en que el Estado se aleja de estos objetivos fundamentales, va perdiendo legitimidad democrática e ingresa en el totalitarismo. Así entendido el Estado, justifica los recortes que impone a las libertades personales alegando que dichas limitaciones no son tales sino que son “reorientaciones” al servicio de la sociedad. Esta falacia conduce a la exaltación del Estado, por encima de la persona humana y, por ende, contradice un valor consagrado por el Derecho Natural cual es la libertad personal, condición inseparable de la dignidad inalienable de la persona humana.
 Hecha esta breve cita, la presente situación en que vivimos en Bolivia no parece la más conforme con los grandes principios que acabo de recordar. En efecto, lo que entendemos como libertad de asociación y de la consiguiente libertad de representación ante los poderes públicos se ha restringido al predominio de unos llamados sectores sociales exclusivos y excluyentes (que algunos llaman con sarcasmo “SS”) que controlan y suplantan las instituciones del Estado democrático y social de Derecho. El Parlamento nacional, bajo el constante asedio de las “SS” (actualmente para que apruebe la controvertida Ley Electoral); el Poder Judicial – hoy día rebajado a “órgano”, sometido al “órgano” “Ejecutivo (vulgo, Gobierno). FFAA, Policía, Aduanas y ramas anexas, bajo graves denuncias – algunas en vías de proceso judicial – de corrupción y por consiguiente descrédito. ¿Y la prensa independiente? Simple y llanamente, amenazada.
 Frente a este panorama, me permito recoger la valiente expresión del Papa Benedicto XVI dirigida a los fieles y a todo hombre de buena voluntad: “¡No tengáis miedo!”. Pues eso. ¡Ciudadanos demócratas y honrados, no tengáis miedo de proclamar los valores de la persona humana y de la familia! ¡Periodistas independientes, no tengáis miedo de pronunciar y escribir vuestra palabra con honradez y libertad!
autor : Por-Jos?-Gramunt-de-Moragas-?-Sacerdote-jesuita
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día