Siguenos en:
Lunes
 17 de Mayo de 2021
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
OPINION
Miradas
Su hijo es un triunfador, ¡miente con un envidiable don!
Jueves,  25  de Febrero, 2021

¿El lenguaje es un poderoso instrumento de alienación y dominación, en cuyo manejo y  utilización los populistas son los maestros. Se trata de modelar el lenguaje buscando el enaltecimiento de la mentira y el escarnio de la verdad; esto en un mundo de apariencias donde los hechos pierden relevancia y donde la mentira prevalece y a nadie importa si algo es verdad o mentira, pues todo depende del cristal con que se mira. 

¿Reprime usted a su hijo por mentir? Sí, señora/señor, usted se ha enterado con notorio desagrado y frustración que su hijo miente y miente mucho: al profesor, a los compañeros, a la novia/o y a quien se cruce en el camino. Usted se desconsuela y llora, preguntándose con pasmoso dolor: “oh, no, ¿qué va a ser de este mi hijo mentirosín?”. No sufra. Lo más probable es que su hijo sea Presidente de la República.

¿Quéeee? “Pero si mi hijo es peripatéticamente mentiroso”. “Tranquila señora, tranquilo señor, su hijo tiene el mejor perfil del curso: miente mucho y eso habla bien de él. Lo más probable es que llegue a Presidente”.

La fantástica revista Science acaba de publicar un notable trabajo de investigación del MIT. ¿Qué cosita dice esa prestigiosa universidad? He aquí las conclusiones: “Las informaciones falsas se difunden “significativamente más lejos, más rápido, más profunda y ampliamente” que las verdaderas “en todas las categorías de información, y los efectos fueron más pronunciados para noticias políticas falsas”. ¡Epa! ¿Qué quiere decir esta tesis? No hay duda: el mundo es de los mentirosines, y si la información falsa llega más lejos, quienes la promueven también llegan más lejos. 

Sigamos: “Las informaciones falsas reciben un 70% más retuits que las veraces, es decir, que los usuarios las comparten mucho más entre sus seguidores, ayudando a multiplicar su difusión. Del análisis pormenorizado de 126.000 afirmaciones difundidas en Twitter entre 2006 y 2017 los investigadores han descubierto que las mentiras, además, triunfan porque suelen provocar respuestas de temor, indignación y sorpresa”. ¡Eso carajo! ¡vamos Lucho!

¿Más? Sí: “En el otro extremo, a las afirmaciones veraces analizadas les llevó seis veces más tiempo alcanzar a 1.500 personas que a los bulos. Las mentiras políticas no sólo se comparten más, es que corren como la pólvora: alcanzan a más de 20.000 personas casi tres veces más rápido de lo que tarda el resto de noticias falsas en llegar a 10.000 individuos, según han calculado en este trabajo”. ¡Eso Luchito! ¡Adelante ese triunfador!

¿Se entiende? Sí: las mentiras llegan más rápido a la cabeza de la gente. Primer punto: las mentiras corren como Usain Bolt en los 100 metros dejando a los competidores honestos y tiernos por detrás y bien detrás. ¿Algo más? Las mentiras llegan más rápido y tienen efectos más pronunciados: “estos malditos le han dado un golpe de Estado al bueno del Evo”. Segundo punto: los neoliberales enmascarados han dado un golpe de Estado. 

Perfecto. ¿Más? Sí, por supuesto: ya que ha sido golpe de Estado, el Chompiraz, el Cuajinais y aquellos violadores, ladrones, asesinos y malparidos tienen libertad. Tercer punto: ¡la Amnistía decretada por el gobierno se cumple! ¿Última? Sí, última: podemos gobernar como nos dé la gana. No importa: vamos a mentir y seguir mintiendo. Cuarto punto: los neoliberales no nos dejan, el imperio sigue malo, Evo es pobre y muy pobre, pero nosotros somos luchadores y vamos a seguir valiente y mitómanamente gobernando. 

¿En serio? Claro. O, ¿ustedes creían que el Presidente es un tipo inteligente que sabe lo que va a hacer? No, claro que no, no seamos injustos: el tipo miente y ya. ¡No pidamos tanto! Ese es su fuerte repitiendo “golpe de Estado” a lo que se presente: “le voy a dar un golpecito de Estado a mi señora” (ya usted lo entiende amable lector). Ajá. Pero, ¿y programa de gobierno? ¡El Murillo se lo ha llevado a donde sea que se haya ido!

Che, pero y el cuentito de Pinocho que le crece la nariz por andar diciendo mentiras, ¿acaso no nos enseñaron que estaba mal lo que hacía este campeoncito de madera? Umm si, pero hoy le estamos haciendo una estatua a Pinocho donde estaba la Fuente de la Juventud del Prado. ¿Quéeee? Sí. Ahí estamos poniendo el cuerpo y su nariz va a llegar a la Arce. Estamos buscando revolucionariamente un crédito para que esa nariz no se haga con plata del Fondo Monetario: ¡Pinochos anti-imperiales o muerte!

 

Acerca del autor:
Diego--Ayo-
Diego Ayo
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día