Siguenos en:
Domingo
 25 de Octubre de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
OPINION
Editorial
Mitos y verdades en tiempos de peste
Domingo,  26 de Abril, 2020
Mitos-y-verdades-en-tiempos-de-peste

Antes de la pandemia del Coronavirus era muy difícil pronunciar ciertas verdades en Bolivia. Estaban guardadas bajo siete llaves; era prácticamente imposible mencionarlas y el que osaba hacerlo era tildado de derechista, neoliberal, gonista y vendepatria. Eso no ocurre sólo en nuestro país, pues el marxismo ha sido derrotado en los campos político y económico, pero sigue siendo una potencia global en el plano cultural.


 La gente defiende su propiedad con uñas y dientes, es partidario de la libre empresa, de la rentabilidad y de la competencia, pero cuando se trata de su propio negocio. La postura cambia radicalmente al referirse a “lo público”, ámbito en que se torna incoherente y defiende la nacionalización, los controles de precios, se vuelve igualitario y proclive a la gratuidad de los servicios, la mal llamada “justicia” social y se convierte en enemigo de las libertades individuales, se inclina por el bien común y la supremacía del Estado intervencionista. “Lo más grave sería que te vuelvas vegetariano”, bromeaba el escritor colombiano Plinio Apuleyo cuando le reprochaba a su mejor amigo, Gabriel García Márquez por qué defendía la dictadura cubana, cuando en sus libros él condenaba todo tipo de tiranos y demagogos.

Hace unos días ocurrió algo que, sin temor a pecar de exagerados, podría calificarse de  histórico. En medio de un foro sobre la situación económica del país, el ministro de Finanzas, José Luis Parada confirmó se aprobará el uso de los cultivos transgénicos como eje primordial para reactivar el sector agropecuario que compite en inferioridad de condiciones respecto de países vecinos que desde hace años vienen usando esa tecnología.

La satanización de los transgénicos es uno de los tantos mitos que forman parte del abanico cultural de la izquierda que ha ganado la pulseada en numerosos escenarios, entre ellos Bolivia, donde nadie cuestiona los chaqueos, los desmontes indiscriminados o el uso de prácticas anacrónicas, pero un puñado de dogmáticos ha impedido avanzar en un aspecto que ya no admite discusión, que es aceptado en todos los círculos científicos y que es patrimonio de la agricultura orientada a incrementar con urgencia la producción de alimentos.

Esperamos que la peste ayude a derribar todas esas falacias y que el Gobierno se atreva a darle el empujón a los muros mentales que nos impiden abandonar viejas taras, apuntaladas al extremo por el régimen del cocalero prófugo, que llegó a tildar como “positivo” el déficit fiscal, que no veía nada de malo en fomentar empresas que sólo reportaban pérdidas y que llamaba “modelo” al despilfarro de recursos en banalidades y veleidades de los espurios gobernantes.

La satanización de los transgénicos es uno de los tantos mitos que forman parte del abanico cultural de la izquierda que ha ganado la pulseada en numerosos escenarios, entre ellos Bolivia, donde nadie cuestiona los chaqueos, los desmontes indiscriminados o el uso de prácticas anacrónicas, pero un puñado de dogmáticos ha impedido avanzar en un aspecto que ya no admite discusión.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día