Siguenos en:
Jueves
 23 de Mayo de 2019
OPINION
Mirando de abajo
De los demonios del amor
Martes,  26 de Marzo, 2019

Tema febril, pero mejor que los consabidos, tristes, desquiciantes, asquerosos momentos que tenemos (lo recalco) que escribir acerca de las divas del sexo revolucionario: Evas, Evos, Maduros y maduras, para no olvidar y anotar el desastre hasta que tengan que pagar. Que lo han, no hay duda, y a la mala. Horcas, hoces y martillos se preparan, afilan, amarran para el momento preciso, la sima de los tiranos, las barrancas de su desafuero y muerte.

Pero no se puede vivir en la espera, en los tal vez y los quizá. La historia no se arredra ante los bravucones; las hienas suelen reír en los estrados y llorar en las mazmorras. La Hiena, en especial, esa mujer que da amores, dicen, a los eternos curacas del averno entre papeleos y meneos de su curul “democrático”. A todos les llega el instante; a todos nos.

Sigamos.

Del amor y otros demonios, afirmaba el Gabo, que de putas y amores de puta sí sabía. ¿Acaso, pregunto, difiere ese amor del de otra mujer? No, claro que no, por supuesto que no. Amor de puta es también amor de mujer. Hasta ellas mismas, las de la muchedumbre, pobrecitas algunas, repiten como loros parlanchines que son damas en la calle y putas en la cama. El dicho popular, la cursilería machista, y feminista machera, acuna necedades como esa. Si me preguntaran, alguna vez lo hicieron, qué hubiese sido de ser mujer: “puta”, he respondido.

Indalecio Prieto, creo que en el Madrid sacrificado -lo cuenta quizá Dos Passos- ayudó a unas mujeres de negro a salir de las cloacas en que se escondieran para evitar las bombas. Preguntó el ministro si eran “hermanitas” o “monjitas”. No señor, respondieron, somos putas.

Pero, parece que el autor está confundiendo palabras y en lugar de hablar de amor lo hace de meretrices. El hecho de poner título a un artículo no garantiza, para nada, ni obliga, a que se tenga que hablar de ello. Hay que ser disidentes hasta de uno mismo. Derecho que nos acoge y acogemos, en bien y mal.

Venía el tema del amor debido a que entre las muchas ventanas que se abren cuando se está en el ordenador salió una llamada Tentaciones. Y como no somos San Antonio para repelerlas, le eché una mirada a la página en que anunciaban mujeres locales. Me había dicho un primo de nombre impronunciable que había aquello, que si sexo se buscaba, sexo diario había en todas las ciudades de los Estados Unidos, que se podía ser selectivo, informal, vicioso, pervertido, recatado pero ardiente y tonterías varias para llenar esa simple necesidad de las pieles.

Mujeres casadas anunciando la partida en viaje de maridos; muchachas despechadas por quiebres y divorcios. Las hay en todo el mundo, pero primera vez que lo veo en anuncio casi comercial, con fotos explícitas para que el solitario o lo que fuere sepa a qué atenerse. No quiero una relación, ni enamoramiento ni drama, decían algunas sofisticadas de cabeza fría. Una mujer no quiere cargarse un crío, se entiende, pero no lo comprenden los machos. Por eso se desesperan.

¿Búsqueda de afecto? ¿Hay afecto en el placer? ¿O cuestionarse demasiado no ayuda? En la duda se desvanecen los humos del deseo y del amor. Miro esos rostros, tetas de toda especie de frutas colgantes, puntiagudas, paltas y duraznos. Berenjenas y sandías. Ojos azules, cabellos negros. Nombres no, que son privados, que hay un pacto de honor, de “caballeros”, de nunca descubrir el objeto (mutuo) de su saciedad.

Lo que en el lecho (por nombrar lugar común) se cueza, allí se queda, que un día el marido retorna y besa a la esposa y le pregunta si lo ha extrañado. Pero claro, una cosa no tiene nada que ver con la otra, supongo.

Acerca del autor:
Claudio-Ferrufino-
Claudio Ferrufino
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día