Siguenos en:
Jueves
 13 de Diciembre de 2018
OPINION
Elecciones presidenciales en Colombia
La paz está en juego, la izquierda se asoma
Votación. 36 millones de colombianos acuden hoy a las urnas para elegir al sucesor de Juan Manuel Santos.
Domingo,  27 de Mayo, 2018
La-paz-esta-en-juego,-la-izquierda-se-asoma
Ref. Fotografia: La paz firmada entre Juan Manuel Santos y Rodrigo Londoño de las FARC vive su peor momento.

Colombia se juega hoy la consolidación de la paz en las elecciones presidenciales, en medio de una polarización política sin precedentes y con dos candidatos favoritos que representan los extremos del espectro político.

Como hace cuatro años, aunque en circunstancias distintas, la paz vuelve a ser el eje central de la elección presidencial, esta vez por el temor a que su consolidación se lleve o no a cabo, por cuenta de quien será el nuevo huésped de la Casa de Nariño (sede de Gobierno).

Se puede perder una oportunidad histórica. "Está en juego el perder una oportunidad histórica, una más de todas las que arruinamos, para un país que ha estado en guerra durante 200 años, y ha tenido pocos momentos de tranquilidad, y eso no nos ha permitido atender nuestros problemas", dijo Fernando Giraldo, catedrático de la Universidad del Norte de Barranquilla.

Una opinión compartida por el también profesor Yann Basset, director del Observatorio de Procesos Electorales de la Universidad del Rosario, para quien la "evidencia" de lo que está en juego "es el porvenir del proceso de paz y sobre todo de su implementación", que podría quedar en manos de "alternativas políticas muy opuestas". 

Dos candidatos favoritos. Los dos candidatos favoritos, según el total de las encuestas, son el derechista Iván Duque, del partido Centro Democrático, fundado alrededor de la figura e ideas del expresidente Álvaro Uribe, abierto contradictor del acuerdo de paz con las FARC.

Y el izquierdista Gustavo Petro, exalcalde de Bogotá del movimiento Colombia Humana, promotor del SI durante el plebiscito de paz, que reveló la fragmentación política del país y su posterior polarización.

Aunque Duque no ha sido radical, como algunos integrantes de su partido que han pedido hace "trizas" los acuerdos, ha advertido de cambios profundos al pacto de pacificación, en particular con el acceso de exguerrilleros acusado de delitos al Legislativo y en promover que el narcotráfico no sea considerado delito conexo al político.

Mientras que Petro es partidario de mantener los acuerdos como están y ha propuesto cambios estructurales en el modelo político y económico del país, por ser el elemento que ha fomentado el descontento social y el surgimiento de las guerrillas.

Resurgimiento de la izquierda. Ante una multitud en la pequeña ciudad industrial de Yumbo, al suroeste de Colombia, el candidato presidencial izquierdista, Gustavo Petro, lanzó una propuesta: comprar una inmensa extensión de tierra en donde el magnate Carlos Ardila Lulle cultiva caña para producir azúcar y etanol.

"Bonito sería el gesto, que (Ardila Lulle) decidiera una vez la Colombia Humana sea gobierno, vender su hacienda de Incauca al Estado para que la entregue al pueblo campesino", aseguró el exalcalde de Bogotá. 

La multitud gritó y aplaudió celebrando la inédita idea en un país con profundas diferencias entre ricos y pobres que históricamente ha sido gobernado por líderes de derecha o de centroderecha, y en donde la izquierda solo ha accedido al poder local y regional en los últimos años. 

Apuesta a futuro. Si bien la izquierda sigue siendo diversa y abarca tanto a exguerrilleros como a tecnócratas progresistas, un buen desempeño de Petro puede sentar las bases para un movimiento más dinámico en futuras elecciones. 

El candidato, quien como alcalde de Bogotá fue polémico por un escándalo en el sistema de recolección de basuras que lo sacó temporalmente del cargo, está 12 puntos porcentuales por debajo de Duque según el último sondeo. 

Historia trágica de la izquierda. El candidato presidencial liberal Jorge Eliécer Gaitán, un famoso orador que criticó la desigualdad, fue asesinado en 1948 en un incidente que desató violencia e inspiró a grupos rebeldes como las FARC. 

El primer intento de las FARC de fundar un partido -La Unión Patriótica- terminó con el asesinato de unos 5.000 militantes a manos de paramilitares de derecha en la década de 1980. 

Muchos colombianos asocian partidos izquierdistas con grupos guerrilleros que aterrorizaron al país con secuestros, asesinatos y atentados, especialmente con exrebeldes como Petro. La ideología sigue siendo "satanizada".  

Partido de las FARC sufrió duro revés en las legislativas. El nuevo partido creado por los líderes de las FARC -algunos de los cuales probablemente enfrentarán tribunales por crímenes de guerra- fue desairado en las elecciones legislativas de marzo, con una escasa votación. 

Analistas

Hastiados.  Muchos analistas dicen que el avance de la izquierda recaerá en los votantes jóvenes sin recuerdos personales del conflicto que están hastiados de una cúpula salpicada por escándalos de corrupción e indiferente ante la desigualdad.  

Credibilidad. "Hay una falta de credibilidad para la clase política que siempre ha estado en el poder", dijo Emanuel Peña, un estudiante de veterinaria de 25 años. "Y eso te hace pensar que un cambio hacia la izquierda, incluso si no es radical, es necesario y muy posible". 

Desafío. Pero el mayor desafío para la izquierda viene desde adentro: las luchas ideológicas entre partidos a menudo han obstaculizado las coaliciones. Una broma bien conocida dice que la izquierda es "reunida, no unida". 

36 Millones 
de colombianos están convocados a las urnas para votar.

155 Mil 
policías y militares garantizarán la seguridad de los comicios.


Fin a cinco décadas de conflicto tras acuerdo

La firma del acuerdo de paz en 2016 con la exguerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que acabó cinco décadas de conflicto, ha cambiado las prioridades de muchos votantes y abierto el camino para la izquierda en las urnas. 

Preocupaciones. La pobreza, la desigualdad, la educación, la salud y la corrupción comienzan a reemplazar a la seguridad como las preocupaciones más apremiantes para millones de ciudadanos.

Duros retos. Al sucesor de Juan Manuel Santos en la Presidencia de Colombia no tendrá un camino fácil en los próximos cuatro años, puesto que deberá resolver varios temas urgentes que van desde la seguridad hasta la economía. 

Élites. Si uno hace un mapeo de vínculos se puede demostrar que claramente hay una política de castas y familias tradicionales que han gobernado el país y que hoy en día son sus nietos y bisnietos los que gobiernan.

EFE eldia@eldia.com.bo
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día